miércoles. 24.07.2024

El dirigente libio, Muamar Gadafi, ha anunciado este jueves que la ofensiva sobre la ciudad rebelde de Benghazi comenzará "esta noche" y que "no habrá piedad", al tiempo que ha pedido a todos los ciudadanos de esta localidad que permanezcan en sus casas.

Gadafi, que ha ofrecido en un discurso a través de la radio una amnistía a los rebeldes que depongan las armas, ha asegurado que los residentes de Benghazi no tienen nada que temer, aunque todas las casas serán registradas.

"Ahora estáis hambrientos y sedientos", ha dicho el mandatario a los ciudadanos de la segunda mayor ciudad del país, pese a que no ha habido un "desastre" como el ocurrido en Japón. Gadafi quiere que Benghazi demuestre al mundo que "no es una ciudad de traidores".

El dirigente libio ha dicho que ha recibido miles de llamadas de familias de Benghazi en las cuales la población pide al Gobierno que les rescate de los rebeldes, a los que ha vuelto a tachar de "terroristas" y "drogadictos" y quienes, a su juicio, quieren convertir Libia en Somalia. En este sentido, ha recordado que Libia es un país rico pero que, a causa de las revueltas, ha visto interrumpido su capacidad petrolera.

Miles de personas se encontraban en las calles de Benghazi mientras el líder libio pronunciaba sus discursos, recibido con gritos contra el régimen, según muestra la cadena de televisión qatarí Al Yazira.

Gadafi advierte de que "no habrá piedad” con los rebeldes de Benghazi