sábado 28.03.2020

Finaliza el rescate de víctimas mientras aumenta el riego de enfermedades

La preocupación de los equipos internacionales de ayuda humanitaria en Haití está pasando de la urgencia por encontrar con vida a algún sobreviviente entre los escombros a la posibilidad de que surjan brotes infecciosos.
> Unicef denuncia el rapto de niños
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS 23.01.2010

La Cruz Roja ha detectado los primeros casos de enfermedades como diarreas, infecciones respiratorias, problemas dermatológicos, tétanos y meningitis, según la delegada de Salud de ese organismo en Haití, Beatriz Karottki.

Pasados diez días desde el devastador terremoto, ha descendido algo la avalancha de heridos con traumatismos y amputaciones y se ha entrado en una segunda fase, en la que comienzan a darse casos de enfermedades potencialmente epidémicas, explicó.

En este sentido, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) anunció que la semana que viene comenzará una campaña de vacunación contra el tétanos, la polio y el sarampión que alcanzará a 360.000 niños menores de 5 años.

MÁS DE CIEN MIL PERSONAS HAN PERDIDO LA VIDA

Las esperanzas de hallar con vida a más sobrevivientes bajo los escombros se van difuminando, como demuestra el hecho de que el último equipo de protección civil de la Comisión Europea enviado a Haití ya no se centrará en misiones de búsqueda, sino en la asistencia médica a los haitianos. "Las tareas de búsqueda de víctimas con vida está llegando a su fin" y ahora la prioridad es ofrecer la ayuda indispensable a los rescatados, explicó el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

Al menos 111.499 personas han perdido la vida según el último balance ofrecido este viernes por la Dirección General de la Protección Civil de Haití.

Además, según datos del ministerio de Interior haitiano citados por los medios locales, más de 193.000 personas han resultado heridas por el seísmo, unas 11.000 viviendas quedaron destruidas y otros 32.321 se ha visto afectados.

El departamento Oeste, donde se encuentra la capital del país, Puerto Príncipe, ha sido la región que ha registrado un mayor número de víctimas, más de 111.000. La mayor parte de los edificios gubernamentales se derrumbaron, y cerca de un millón de personas se han quedado sin hogar.

Finaliza el rescate de víctimas mientras aumenta el riego de enfermedades
Comentarios