martes 30/11/21
TRAGEDIA EN CHILE

El terremoto "de proporciones históricas" deja ya 708 muertos

El Maule es la zona más afectada, pero todavía están en grave alerta Valparaíso y La Auracania. Hasta el momento se han registrado 15 nuevas réplicas de más de 5 y 6 grados. El futuro presidente Sebastián Piñera ha anunciado que utilizará el 2% del presupuesto en reconstruir el país con más temblores sísmicos del mundo. La presidenta saliente, Michelle Bachelete, ha impuesto el estado de catástrofe.
> Un terremoto de 8,8 grados destruye Chile
> Primeras ayudas de la comunidad internacional
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 28.02.2010

El último balance oficial proporcionado por la presidenta chilena, Michelle Bachelet, incrementa hasta 708 el número de fallecidos por el fuerte terremoto de 8,8 grados en la escala de Richter que sacudió en la madrugada del sábado el centro-sur de Chile. "Este número creo que va a seguir creciendo", afirmó Bachelet.

Las autoridades chilenas han decretado el toque de queda para la VIII y IX regiones, Biobío y Maule, las más afectadas por el seísmo, que será efectivo entre las 21.00 y 6.00 horas, según explicó el jefe de zona del Ejército para Maule, Rosco Pesse, en declaraciones difundidas por el diario 'La Tercera' en su edición digital.

La propia presidenta chilena, Michelle Bachelet, anunció la imposición del estado de catástrofe previsto en la Constitución chilena para facilitar los esfuerzos de distribución de ayuda a los afectados y evitar saqueos como los que se han producido en la ciudad de Concepción, capital de Biobío. El presidente electo, Sebastián Piñera, se lo pidió este domingo sobre todo para evitar los casos de "vandalismo y pillaje".

Según el artículo 41 de la Constitución chilena, es el Presidente de la República quien debe decretar el estado de catástrofe, en caso de calamidad, determinando la zona afectada. "Por la declaración del estado de catástrofe el Presidente de la República podrá restringir la circulación de las personas y el transporte de mercaderías, y las libertades de trabajo, de información y de opinión, y de reunión. Podrá, asimismo, disponer requisiciones de bienes y establecer limitaciones al ejercicio del derecho de propiedad, y adoptar todas las medidas extraordinarias de carácter administrativo que estime necesarias", explica la Constitución.

La Carta Magna puntualiza que "el Presidente de la República sólo podrá declarar el estado de catástrofe por un periodo superior a un año con acuerdo del Congreso Nacional".

Una vez que se decreta el estado de catástrofe, "las zonas respectivas quedarán bajo la dependencia inmediata del Jefe de la Defensa Nacional que designe el Presidente de la República. Este asumirá la dirección y supervigilancia de su juridiscción con las atribuciones y deberes que la ley señala". En este caso, los generales Guillermo Ramírez y Rosco Pesse asumirán las jefaturas de plaza en las regiones de Biobío y Maule respectivamente.

PRIMEROS VUELOS COMERCIALES

El alcalde de Santiago, Pablo Zalaquett, explicó que en la capital hay dos colegios que han sufrido daños irreparables, lo que afectará a 1.600 escolares, mientras que otros cuatro presentan daños serios y el reinicio de las clases tendrá que demorarse. Asimismo, en declaraciones al Canal 13, reconoció que "hay más de mil familias en una situación muy complicada".

Entretanto, al aeropuerto de Santiago ya han comenzado a llegar los primeros vuelos comerciales. Según el comandante en jefe de la Fuerza Aérea Chilena, general Ricardo Ortega, "hay algunos vuelos que ya han llegado". Esto "no significa que vayan a llegar de manera regular, pero se están haciendo procedimientos para que puedan ingresar por etapas, por jornadas", añadió.

Respecto al futuro de los vuelos comerciales, tanto nacionales o al extranjero, el general precisó que ahora el principal problemas es de las aerolíneas, ya que todos sus sistemas electrónicos colapsaron. "La infraestructura del terminal sufrió muchos daños y ahí están todos los sistemas de computación, de reserva de pasajes, en fin que no están disponibles", aclaró. No obstante, las pistas y todo el sistema de control está funcionando, por lo que se espera que dentro de 48 horas se regularice más el flujo de pasajeros.

DIVERSAS VERSIONES

El Instituto Geológico de EEUU informó que el terremoto alcanzó una magnitud de 8,8 Richter y situó su epicentro en la sureña región del Bío Bío, a 500 kilómetros de Santiago y a unos 90 kilómetros al sureste de Concepción, la capital regional.(Lea sobre la dificultad de predecir un terremoto).

Sin embargo, el Instituto Sismológico de la Universidad de Chile dijo que el seísmo alcanzó los 8,3 en la escala Richter y localizó el epicentro en la costa, a 63 kilómetros al suroeste de la ciudad de Cauquenes, en el límite entre las regiones del Bío Bío y del Maule, más al norte.

En cualquiera de los casos, el temblor recordó a los chilenos que viven en uno de los países más sísmicos del planeta.

ADEMÁS, UN TSUNAMI

Asimismo, el terremoto en Chile ha provocado un tsunami en el Océano Pacífico que llegará a Hawai poco después de las 21.00 GMT, informó la Administración Nacional de Atmósfera y Océanos (NOAA, por su sigla en inglés).

"Se ha generado un tsunami que podría causar daño en la costa de todas las islas del estado de Hawai. Se deben tomar medidas urgentes para proteger vidas y propiedades", dijo la NOAA en un comunicado.

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, que llegó a la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) pocos minutos después del sismo, viajó a la región del Maule poco antes del mediodía, para conocer sobre el terreno los efectos del fuerte terremoto.

Su sucesor y presidente electo de Chile, Sebastián Piñera, anunció que destinará el 2% del presupuesto público para la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto y estimó que la cifra de muertos ya alcanza los 122, a pesar de que la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) mantiene en 82 el número oficial de víctimas.

ESTADO DE ALERTA

Todo el territorio entre las regiones de Valparaíso y La Araucanía fue declarado zona de catástrofe por el Gobierno, que de inmediato comenzó a confeccionar un registro de los daños materiales, que incluyen caída de puentes y pasarelas peatonales en las autopistas que comunican Santiago con el norte y sur del país.

Las autoridades recomendaron a los chilenos no viajar, salvo por estricta necesidad, mientras las ciudades, incluida la capital, permanecían casi paralizadas.

En Santiago de Chile no funcionaba el ferrocarril subterráneo y el transporte de superficie era escaso y el aeropuerto internacional fue cerrado debido a algunos daños en la torre de control y terminal de pasajeros.

En principio se dijo que el aeropuerto estaría cerrado 24 horas, pero más tarde se extendió la medida a 48 horas y fuentes aeronáuticas no descartaron una nueva prórroga de la paralización.

A nivel local, se suspendió el fútbol del fin de semana y la jornada de clausura del Festival de Viña del Mar.

El terremoto se extendió por más de 800 kilómetros de la geografía chilena, con intensidades de hasta 9 grados en la escala internacional de Mercalli, que va de uno a doce, según las autoridades.

RÉPLICAS

Hasta ahora 58 réplicas han seguido al terremoto registrado en Chile, algunas de las cuales han superado la magnitud 6 en la escala de Richter, según el Instituto Geológico de Estados Unidos (USGS, en inglés).

La mayoría de los movimientos telúricos tuvieron su epicentro en las localidades chilenas de Bío Bío, Maule o Valparaíso, y seis de ellos fueron de 6 o superior, incluido uno frente a las costas de Bío Bío que alcanzó 6,9.

Chile está ubicado en el "Cinturón de Fuego", una de las zonas más sísmicas de todo el mundo. Estadísticamente, la interacción entre las placas tectónicas de Nazca y de Sudamérica produce un sismo destructor cada 10 años, un promedio de veinte pequeños temblores diarios y casi 4.000 movimientos sísmicos anuales, según el Instituto de Geofísica de la Universidad de Chile.

En la historia sísmica de Chile destaca el temblor del 28 de octubre de 1562, en el que murieron 2.000 personas en la zona de Concepción, a 520 kilómetros al sur de Santiago.

Desde entonces Chile ha sufrido 83 grandes terremotos, que en los últimos 50 años han causado 40.265 víctimas mortales.

El último gran seísmo que afectó al norte de Chile, ocurrió el 30 de julio de 1995, cuando un terremoto de 7,8 grados Richter sacudió la ciudad de Antofagasta, a 1.368 kilómetros de Santiago, causando numerosos muertos, heridos y daños de consideración.

El terremoto "de proporciones históricas" deja ya 708 muertos
Comentarios