#TEMP
sábado 21/5/22

El sindicalismo internacional pide a la UE que no firme el TLC con Colombia

Líderes sindicales europeos, estadounidenses y colombianos se reúnen con diferentes miembros y funcionarios del Parlamento Europeo para informarles sobre la aniquilación del movimiento sindical en Colombia que durante el gobierno de Álvaro Uribe ha llevado a la muerte a 500 líderes sindicales.
NUEVATRIBUNA.ES - 29.4.2009-

Denuncian, entre otras cosas, que los hijos del presidente de Colombia serían beneficiarios directos de un Tratado de Libre Comercio con la UE, porque tienen inversiones en la Zona Franca de Bogotá, puesta en marcha recientemente, bajo la administración de su padre. Y advierten que de firmar la UE un acuerdo comercial con Colombia, Europa estaría apoyando el 96% de impunidad existente en Colombia y respaldando la violación de los derechos humanos. "Sería una vergüenza para los europeos -dicen- que mientras EE.UU. no ha firmado el TLC con Colombia debido al exterminio de sindicalistas, la UE lo firmara".

En Colombia se asesina al 60% de los sindicalistas muertos en todo mundo. Y las organizaciones sindicales europeas y estadounidenses no están dispuestas a que esto siga sucediendo y que la UE mire para otro lado mientras firma un Tratado de Libre Comercio con Colombia. Por ello, Simon Dubbins, director internacional del sindicato UNITE de Reino Unido, el más grande de este país miembro de la UE y que cuenta con 2.100.000 afiliados; Dan Kovalik, abogado del sindicato del Acero de EE.UU. con más de millón y medio de afiliados; y Tarcisio Mora, presidente de la CUT, la más grande central obrera de Colombia, están en Bruselas esta semana, reuniéndose con parlamentarios y funcionarios europeos, para entregarles las estadísticas del exterminio de los líderes sindicales en Colombia y denunciar el comportamiento del gobierno de Álvaro Uribe en contra de los derechos sindicales y su política de aniquilación del movimiento sindical.

Se han reunido con importantes miembros y funcionarios del Parlamento Europeo, entre ellos el eurodiputado laborista Richard Howitt y otros eurodiputados del Partido Socialista Europeo, así como con funcionarios que estarán en las negociaciones con el gobierno colombiano entre el 5 y 8 de mayo próximos. El sindicalista británico Simon Dubbins, subraya que ha venido a Bruselas no sólo a respaldar a los sindicalistas colombianos sino a reunirse con miembros de la Comisión y del Consejo Europeo para entregarles personalmente toda la documentación que tiene sobre la persecución y aniquilación sistemática de los miembros de los sindicatos colombianos: “También”, afirma, “para hablar con la Conferencia Europea de Sindicatos, porque empezaremos una campaña de denuncia en cada país de la UE, especialmente en España, Francia. Alemania y Reino Unido, sobre los que está sucediendo en Colombia con la violación de los derechos humanos, sobre todo contra los trabajadores afiliados a los sindicatos”.

Por su parte, el estadounidense Dan Kovalik, que junto con su sindicato han sido motores de presión para que EE.UU. no firme el TLC con Colombia, afirma que es imposible firmar un TLC con un gobierno “que permite tal violencia contra los líderes sindicales y con un país donde la impunidad es del 96%. Colombia es el lugar del mundo donde más se asesina a sindicalistas”.

Tarcisio Mora, líder sindicalista colombiano, ha llegado con diversas investigaciones y estudios que demuestran la total pasividad del gobierno colombiano ante el exterminio de los sindicalistas y la ausencia de políticas para frenarlo. “Estamos entregando a los europeos las estadísticas sobre la masacre del movimiento sindical. Si la Unión Europea”, advierte, “firma el TLC con Colombia, estaría respaldando y permitiendo el aniquilamiento del movimiento sindical en Colombia”. También ha denunciado ante los eurodiputados y funcionarios europeos, el beneficio que unos pocos obtendrían con esa firma, entre ellos los hijos del presidente Uribe, “que serían unos de los primeros beneficiados, ya que, tienen inversiones en la Zona Franca de Bogotá, aprobada recientemente, durante la administración de su padre”. Mora también ha puesto en conocimiento de la UE que algunos líderes paramilitares de extrema derecha extraditados a Estados Unidos han afirmado que colaboraron con dinero para la campaña presidencial de Álvaro Uribe: “Sería un escándalo que la UE respaldara el delito, la impunidad y mirara para otro lado ante el asesinato de 500 sindicalistas durante el gobierno Uribe”. “Un TLC”, continúa, “únicamente beneficia a quienes están sembrando de sangre el territorio colombiano. Los obreros, trabajadores, campesinos, indígenas, pequeña y mediana empresa, serían los más afectados directamente porque perderían el empleo que allí ya está en precario”.

Los líderes sindicales continuarán sus contactos esta semana en Bruselas, y esperan que la información que han traído contribuya a que el TLC UE-Colombia no se firme la semana que viene: “Hemos sentido hoy, tras hablar con funcionarios europeos que estarán en las negociaciones que, probablemente ese tratado no se va a firmar la semana que viene”, afirmó el británico Simon Dubbins, quien recientemente estuvo con una delegación británica del Partido Laborista británico en Colombia hablando con el presidente Uribe sobre el extermino de los trabajadores: “Quedamos absolutamente convencidos de que las violaciones al derecho laboral no han disminuido, y por esa razón creemos que Reino Unido y Estados Unidos deben acabar ya con la ayuda militar al gobierno colombiano y no deben firmar ningún acuerdo comercial”.

El sindicalismo internacional pide a la UE que no firme el TLC con Colombia
Comentarios