#TEMP
martes 17/5/22

El ejército mantiene el cierre de la frontera y Zelaya decide acampar

La situación en la fronteras entre Honduras y Nicaragua sigue siendo tensa. Incluso se ha empezado a hablar de muertos. Concretamente de uno, un joven que habría aparecido con signos de haber sido golpeado tras su detención por la policía.
> Zelaya quiere volver a entrar
> "Acción de soberanía"
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 25.7.2009

Manuel Zelaya, anunció este sábado que levantará un campamento en la frontera entre Nicaragua y Honduras para continuar con su reivindicación de retorno a su país como presidente legítimo. "Hoy vamos a poner aquí campamentos con agua y comida y aquí vamos a estar hoy en la tarde, hoy en la noche, mañana en la mañana esperando a los amigos y compatriotas que vienen", afirmó Zelaya con un megáfono ante sus simpatizantes en la zona fronteriza de Las Manos.

Zelaya pasó la noche en la localidad de Ocotal, en Nicaragua, después de que el viernes entrara brevemente en territorio hondureño y pidiera, sin éxito, entrevistarse con su familia y dialogar con la cúpula militar que el 28 de junio lo expulsó del país. "Que vengan los hondureños para la frontera con Nicaragua en Las Manos", convocó Zelaya en declaraciones a la radio hondureña Radio Globo. Mientras, al otro lado de la frontera, a unos 35 kilómetros adentro los militares y policías bloqueaban el paso a su esposa y partidarios.

El gobierno de facto de Roberto Micheletti amplió el toque de queda que decretó el pasado sábado en la zona de El Paraíso, en la frontera hondureña con Nicaragua, al establecer que la medida regirá desde las 6:00 am hasta las 6:00 pm (12:00 a 00:00 GMT).

teleSUR informa de que "la población amaneció en la entrada (de El Paraíso) justo como ayer (por el viernes) y se mantiene ahí a ver si existe la posibilidad de avanzar hacia la frontera", donde permanece desde el sábado el mandatrio legítimo de Honduras, Manuel Zelaya.

Sin embargo, con la ampliación del toque de queda, con el que se suspenden las garantías y derechos que la Constitución de Honduras otorga a sus ciudadanos, se ve truncada la posibilidad que el legítimo presidente hondureño regrese a su país de la forma como él lo ha planteado, por la vía pacífica.

Asimismo, la enviada especial de teleSUR a la zona precisó que "continúa la barricada militar donde se encuentra la caravana con la familia presidencial, que se encuentra a una hora de donde está el presidente Zelaya".

Por otra parte, un hondureño apareció muerto este sábado en un camino rural en la zona fronteriza con Nicaragua y partidarios del depuesto presidente culparon a los uniformados por el crimen. Periodistas de la AFP vieron el cadáver del hombre, de unos 25 años, con señales de golpes, tirado a un costado de un predio cafetalero, mientras manifestantes pro Zelaya impedían el acceso al lugar de la policía y los forenses. “Ayer (viernes) fue visto por testigos que lo capturó la policía” mientras participaba en manifestaciones por el retorno de Zelaya en El Paraíso, un pueblo situado a 10 km de la frontera nicaragüense, dijo la Radio Globo.

La agencia de noticias ABN informa de que las fuerzas de seguridad hondureñas están acondicionando el estadio deportivo de El Paraíso, a unos sesenta kilómetros de Tegucigalpa, para albergar a seguidores de Zelaya, detenidos en la zona.

La agencia recoge unas declaraciones de un activista simpatizante de Zelaya, Eddy Guifarro: "Muy cerca de aquí hay un estadio donde se juegan partidos de liga nacional y parecer que lo están por habilitar para llevar a las personas que capturen. Hace un momento estábamos viendo a agentes de la policía cargando y repartiendo bombas lacrimógenas". Guifarro forma parte de un comité de disciplina creado por los manifestantes con el objetivo de detectar a infiltrados "que han tratado de ingresar armas y sugestionar a las personas para que provoquen a los policías".

El viernes unas 3.000 personas se concentraron en El Paraíso para reclamar el regreso al país de Zelaya. Las fuerzas de seguridad desplegaron un cordón policial para impedir posibles traslados a la frontera con Nicaragua por donde tenía previsto entrar Zelaya en territorio hondureño. El sábado, el presidente Manuel Zelaya, cruzó la frontera por primera vez tras de 26 días del golpe de Estado en contra de su Gobierno, pero se vio obligado a retroceder para esperar un encuentro con los altos jefes del Ejército.

El mandatario solicitó una reunión privada con el Jefe del Estado Mayor Conjunto, General Romeo Vázquez y miembros de las Fuerzas Armadas para agilizar su retorno al poder del país. Sin embargo, las autoridades de facto insisten en su posición de no permitir el regreso de Zelaya a territorio hondureño y amenazaron con ponerlo preso si ingresa a esa nación.

El ejército mantiene el cierre de la frontera y Zelaya decide acampar
Comentarios