#TEMP
sábado 28/5/22

El Consejo de Guardianes admite irregularidades en las elecciones

La televisión estatal iraní asegura que al menos 13 personas habrían muerto en enfrentamientos entre la Policía y "grupos terroristas", en alusión a los manifestantes que denuncian el fraude electoral y exigen la repetición de las elecciones.
> Ahmadineyad arremete contra EEUU y Reino Unido
> Las redes sociales muestran la cara más dura de la represión iraní
> Mousavi pide una "comisión de la verdad"

NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS 21.06.2009

El Consejo de Guardianes iraní ha admitido que los votos recogidos en 50 ciudades superan el número de personas censadas con derecho a votar, según publicó hoy la cadena estatal Press TV.

El portavoz del Consejo, Abbas Ali Kadkhodaei, que estaba hablando ayer para el canal 2 de la emisora IRIB, hizo estos comentarios en respuesta a la denuncia de Mohsen Rezaei, candidato derrotado en las elecciones presidenciales del 12 de junio.

"Las cifras proporcionadas por Mohsen Rezaei por las que denuncia que más del 100 por cien de los votantes metió su papeleta en 170 ciudades no es cierta, el incidente ha ocurrido en sólo 50 cuidades", confirmó Kadkhodaei.

El portavoz, de cualquier modo, dijo que aunque el recuento del voto afectado por estas irregularidades es superior a los tres millones de papeletas, "todavía no se ha determinado si la cifra es decisiva en los resultados electorales", informó.

SIGUEN LOS DISTURBIOS

Mientras tanto, continúan las protestas en la calle de los partidarios del reformista Musaví. Fuentes diplomáticas consultadas por Efe elevaron este domingo la cifra de muertos en los enfrentamientos hasta los 19, además de más de un centenar de heridos y cientos de detenidos. La cifra no ha podido ser confirmada por otras fuentes, ya que el régimen iraní ha vetado la presencia de medios de comunicación extranjeros en las calles del país.

La televisión estatal afirmó, asimismo, que los "saboteadores" habían quemado dos gasolineras" y numerosos autobuses, y que habrían tratado de asaltar un puesto militar.

El canal oficial asegura, además, que varias personas habrían perecido cuando un grupo de "alborotadores" prendió fuego a una mezquita de la capital durante la manifestación que la oposición trató de celebrar ayer en Teherán, reprimida violentamente por la Policía, que no logró evitar que, subidos a las azoteas y balcones de las casas, prosiguieran los cánticos de protesta toda la noche.
"Grupos de saboteadores quemaron una mezquita en la intersección de las calles Azerbaiyán y Navab, y un número de personas resultó muerta", afirmó la televisión.

Fuentes médicas afirmaron hoy a Efe que al menos cuatro cadáveres ingresaron el sábado en uno de los principales hospitales de la ciudad y que se recibió a numerosas personas con heridas de gravedad.

Irán es escenario de protestas y violentos enfrentamientos desde que hace una semana el Ministerio de Interior concediera al actual presidente Mahmud Ahmadoneyad una polémica victoria por una sorprendente mayoría absoluta.

La situación fue especialmente tensa este sábado, una vez que las Fuerzas de Seguridad y las milicias islámicas "Basij", afines al Gobierno, reprimieron con violencia un intento de marcha en el centro de Teherán.

El pasado viernes, el líder supremo de la Revolución, ayatolá Ali Jamenei, negó el fraude y respaldo la vitoria del ultraconservador Ahmadineyad.

Además, advirtió a la oposición de que debía poner fin, de forma inmediata, a las protestas y acusó a la prensa internacional de interferir en los asuntos internos del país.

El presidente del Parlamento iraní, Ali Lariyani, criticó anoche al régimen y en especial a la televisión nacional, controlada por Jameneí, por hacer una cobertura parcial que "provoca" tensión en el país.

El líder de la oposición iraní, Mir Husein Musaví, ha advertido a la República Islámica que debe "limpiar las mentiras y las actitudes deshonestas" que amenazan con destruir el sistema.

En una documento colgado en su página web, el ex primer ministro advirtió al régimen de que debe permitir las protestas o hacer frente a las consecuencias.

El Consejo de Guardianes admite irregularidades en las elecciones
Comentarios