Martes 25.06.2019
Declaración de la Casa Blanca de ayer

Trump ordena que EEUU se prepare ante un EMP o una gran tormenta solar

El Parlamento de Canarias acaba de dar también un paso en la misma dirección.

El enfoque de todo parte por reconocer desde el primer momento que tormentas solares y EMP son cuestiones que afectan a la seguridad nacional

En pocos temas como este han podido mostrar la administración Obama y la administración Trump un mayor consenso y mismo criterio: es necesario proteger Estados Unidos de los dañinos efectos de una posible tormenta solar extrema o de un ataque EMP (arma de destrucción masiva de tipo electromagnético, pero que podría estar al alcance de determinados grupos terroristas internacionales).

Así, si el presidente Obama sorprendió al mundo en Octubre de 2016 dedicándole una orden presidencial a la Coordinación de esfuerzos para preparar a la nación ante eventos del clima espacial el Presidente Trump acaba de cerrar una semana en la que ha adoptado también toda una serie de contundentes medidas con el máximo rango gubernamental y en la misma dirección. 

Así el Martes de esta misma semana, 26 de Marzo de 2019, la Casa Blanca hacía pública una nueva Orden ejecutiva presidencial, en este caso de Trump, “Sobre coordinación de la resiliencia nacional ante los pulsos electromagnéticos”.

Equiparable ésta a la del propio Obama, si bien recogiendo ahora en ésta el pulso electromagnético artificial (las tormentas solares como las abordadas en la orden presidencial de 2016 vienen considerándose una suerte de “pulso electromagnético natural” o GIC por sus siglas en inglés).

Orden-Trump-EMPY ayer mismo por la tarde, Viernes 29 de Marzo de 2019 la propia Casa Blanca daba un paso más con una declaración oficial titulada “Mejorando la preparación de América ante eventos del clima espacial”, y en el que se anunciaba la paralela aprobación de una nueva estrategia y plan de acción nacional para proteger a la nación de fenómenos solares extremos (revisando la previamente formulada por Obama).

“En 1859, la mayor Tormenta solar de los registros desencadenó un evento de pulso electromagnético peligrosamente poderoso, o EMP, que cortocircuitó las líneas telegráficas y desencadenó incendios. En 1989, la Tierra experimentó, de nuevo, un evento espacial importante, resultando en un corte de energía de nueve horas en Quebec y causando daños a los componentes de la red eléctrica en los Estados Unidos. Más recientemente, en Suecia, los eventos meteorológicos espaciales en 2003 y 2015 resultaron en apagones de energía eléctrica, desvío de vuelos comerciales y cierre del espacio aéreo sueco durante más de una hora. Es por eso que la administración Trump publica un nuevo plan de acción y estrategia nacional para preparar mejor la infraestructura crítica y la seguridad de nuestra nación frente el próximo evento del clima espacial“, decía ayer por la tarde la Casa Blanca en su nuevo comunicado.

El enfoque de todo ello parte, en definitiva, por reconocer desde el primer momento que tormentas solares y EMP son cuestiones que afectan a la seguridad nacional y ante la que se debe impulsar y priorizar una plena coordinación entre todos los niveles de la administración y con los actores del sector privado y la sociedad civil, mejorando los mecanismos de detección , alerta y respuesta, y haciendo de las medidas de resiliencia y protección uno de sus elementos esenciales en modo que se puedan mitigar los peores efectos de este tipo de eventos llegado el caso, y se proteja así a la población de los Estados Unidos.

Nuevas medidas todas ellas que cabe encuadrar, además, dentro de la actividad sin precedentes de los últimos meses, con toda suerte de informes y llamamientos desde las propias fuerzas armadas del país (como, por ejemplo, la Electromagnétic Defence Task Force de Noviembre de 2018), del propio Consejo Nacional Asesor sobre Infraestructuras (NIAC) de Diciembre de 2018 o con otras muchas otras medidas a lo largo de 2018 como la orden del Subsecretario de la Marina para que la marina de los Estados Unidos, y el propio Cuerpo de Marines, revisen sus capacidades ante este tipo de fenómenos extremos para garantizar su plena operatividad en sostenimiento del Gobierno Federal en un tal escenario.

El hecho es que Estados Unidos se está tomando muy en serio la protección del país ante un posible fenómeno extremo del clima espacial a gran escala y ante la amenaza del EMP artificial, y con visible preocupación, además, como quedó de manifiesto hace tan sólo 3 semanas en la sesión del propio Comité de Asuntos Gubernamentales y Seguridad Nacional del Senado de los Estados Unidos, dónde justamente se vino a reclamar al Gobierno Federal la urgente adopción de medidas efectivas ante ambos tipos de amenaza electromagnética natural y artificial.

El Parlamento de Canarias da un paso al frente, pero ¿el resto de España?

¿Cuanto tiempo más podrá seguir ausente el Gobierno de España actuando como si la amenaza ni existiera?

En España, mientras tanto, se sigue sin hacer nada en el plano nacional, aunque algo parece empezar a moverse finalmente en el plano autonómico gracias al empeño de la AEPCCE (Asociación Española de Protección Civil para el Clima Espacial y el EMP) que hace justo dos semanas, el pasado Lunes 18 de Marzo, acaba de conseguir la unánime aprobación de una pionera PNL (votos a favor de PP, Partido Socialista Gomero, PSOE, Coalición Canaria, Podemos y Nueva Canarias) “sobre la mejora efectiva de la resiliencia y autoprotección ante grandes emergencias”. Y entre ellas expresamente y de forma destacada en la resolución canaria el EMP y los fenómenos extremos del clima espacial, llegándose a plantear en su punto 1.l (“puesta en marcha del primer simulacro regional de gran emergencia por fenómeno por fenómeno extremo del clima espacial”).

Antes el propio Gobierno de Extremadura del popular Monago (bombero de profesión) había roto el silencio institucional en todo este tema impulsando algunas medidas puntuales en materia de autoprotección ciudadana (Decálogo ciudadano) y de resiliencia regional (inclusión en el PLATERCAEX), en el ámbito de sus competencias territoriales, pero nada tan amplio y sistemático como acaba de aprobar ahora el Parlamento de Canarias respecto el archipiélago.

Parlamento-de-Canarias

De hecho esta misma asociación española de protección civil es la que ha conseguido que el pasado mes de Diciembre de 2018 el propio Parlamento Europeo admita a trámite su petición para que la Comisión Europea (el “Gobierno federal” de Europa, o lo más parecido que existe a ello) defina también una “estrategia europea ante el clima espacial y el EMP”, exáctamente en esa misma línea de lo realizado ayer por el Gobierno Trump. 

Todo ello ya que sus previos esfuerzos ante la Comisión Mixta-Congreso Senado de Seguridad Nacional de España para la definición de una “Estrategia nacional española ante el clima espacial y el EMP” encontraron todo tipo de dificultades y no recibieron apoyo de las instituciones (se puede apoyar su petición aquí). 

¿Cuanto tiempo más podrá seguir ausente el Gobierno de España actuando como si la amenaza ni existiera?.

Para saber más de Autoprotección: “Tormenta Solar: Guía de Autoprotección Familiar”

Comentarios