lunes 18/10/21

Diario de un terrorista: del University College of London a Yemen

Umar Farouk Abdulmutallab, que ya ha sido acusado formalmente de intentar volar un avión en EEUU, es hijo de un banquero retirado y se licenció en ingeniería en la prestigiosa universidad londinense. Se identifica con Al Qaeda, pero no está demostrada su pertenencia a la organización.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 27.12.2009

Estados Unidos ha acusado formalmente al nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab, de 23 años, de intentar destruir un avión de Northwest que estaba a punto de aterrizar este viernes en Detroit y de introducir un artefacto explosivo en la cabina de pasajeros, según ha informado el Departamento de Justicia.

El sospechoso, sentado en una silla de ruedas por las graves heridas que sufrió en las piernas, compareció ante un juez en Detroit (Michigan) para escuchar los cargos presentados por el incidente que resultó fallido. Inicialmente ha sido representado por un abogado de oficio, pese a que se cree que su padre es un potentado banquero de Nigeria.

Las autoridades han presentado una querella criminal tras tomar declaración en las últimas horas al nigeriano, quien asegura estar vinculado con la organización terrorista Al Qaeda, término que no ha sido confirmado de momento. En la querella se explica que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por su sigla en inglés), que está a cargo de la investigación, ha encontrado en el artefacto que portaba el sospechoso restos de PETN (tetranitrato de pentaeritritol), un conocido explosivo también conocido como pentrita.

SOSPECHOSO DE TERRORISMO

En noviembre de 2009 el Gobierno de Estados Unidos dio de alta a Umar Farouk Abdulmutallab en una base de datos de sospechosos de terrorismo, el registro central de información sobre terroristas internacionales de la inteligencia estadounidense, pero no reunió datos suficientes como para colocarle en la lista de "excluidos para volar", según una fuente de la administración que prefirió mantener el anonimato. "En ese momento no disponíamos de información negativa suficiente" para incluirle en la lista de excluidos. "Por lo tanto, eludió estar bajo nuestra supervisión hasta el 25 de diciembre de 2009", añadió. Alrededor de 550.000 individuos integran la base de datos de sospechosos de terrorismo.

Las últimas averiguaciones, según la cadena CNN, han revelado que el padre del presunto extremista nigeriano, Alhaji Umar Mutallab, un banquero retirado, contactó recientemente con la embajada de EEUU en Nigeria para alertar de la radicalización de su hijo y de que estaba planeando algo.

La CNN ha contado que Alhaji Umar Mutallab, que hace poco se jubiló como presidente de uno de los grandes bancos de Nigeria, ha seguido en los últimos años con preocupación la evolución de su hijo, lo que le llevó incluso a contactar con las autoridades estadounidenses. EEUU tomó nota de las advertencias del financiero y pusieron el nombre del joven en una base de datos de presuntos terroristas, pero sin las alarmas necesarias para que se le negase un visado y se le impidiese subirse a un vuelo comercial, como hizo el pasado viernes.

En sus declaraciones, Abdulmutallab ha asegurado que forma parte de Al Qaeda y que viajó a Yemen para obtener el dispositivo explosivo y recibir instrucciones sobre cómo activarlo. Aunque los investigadores no descartan esta posibilidad, también creen que el joven pudo actuar solo inspirado, y no entrenado, por la red terrorista.

UN NIÑO RICO IDENTIFICADO CON AL QAEDA

Antes de experimentar esta radicalización, Umar Farouk Abdulmutallab, estuvo tres años, del 2005 a 2008, residiendo en barrio acomodado de Londres, donde se licenció en Ingeniería en la prestigiosa University College of London. Su ultima dirección conocida en Londres es un apartamento situado en la planta baja de un edificio, que aun mantiene y que la policía está investigando para obtener pruebas de su presunta relación con la red terrorista.

Cuando Abdulmutallab regresó de Londres a Nigeria, dijo a su familia que quería obtener un segundo título universitario en Egipto o en Arabia Saudí, algo a lo que su familia se negó por temor a que estuviera ya bajo la influencia de radicales islámicos. En su lugar, fue a estudiar a Dubai, si bien hace tres meses comunicó en un mensaje de texto remitido a su familia que lo abandonaba todo para marcharse a Yemen, para cambiar de vida y seguir la llamada del Islam. Alertaba además que no se le podría localizar, porque iba a destruir la tarjeta de su teléfono.

Alarmado por el mensaje, su padre Alhaji Umar Mutallab, que durante años presidió el First Bank PLC de Nigeria, decidió contactar con varias agencias de seguridad estadounidenses. Se pudo en contacto además con el personal de la embajada de Washington en Abuja, a los que mostró su temor de que su hijo se hubiera enrolado en "una especie de Yihad". La información que facilitó el financiero fue reenviada al Centro Nacional contra el Terrorismo de EEUU, pero el cambio de vida del joven no aportó las evidencias necesarias para vincularlo con el terrorismo islámico.

Este fin de semana, su padre volvió a contactar con las agencias de inteligencia de EEUU, atemorizado por el destino de su hijo. En esta ocasión su llamada fue atendida de inmediato.

EL REINO UNIDO LE NEGÓ LA ENTRADA

Abdulmutallab viajaba con un visado estadounidense perfectamente válido con el que embarcó en un vuelo de KLM desde Lagos (Nigeria) hacia el aeropuerto de Schiphol (Ámsterdam), donde enlazó con el vuelo 253 con destino a Detroit con otros 277 pasajeros a bordo.

Tanto pasajeros como tripulación aseguraron a la cadena británica Sky News que Abdulmutallab se pasó 20 minutos en el cuarto de baño antes de regresar a su asiento. Abdulmutallab explicó a los pasajeros que se sentía mal del estómago y procedió a tapar su cuerpo con una manta. Minutos después, comenzaron a escucharse desde su asiento pequeñas explosiones similares a las de un petardo, antes de contemplar como la pierna de Abdulmutallab comenzaba a arder. El joven fue reducido por la tripulación y los pasajeros, y el incendio resultó apagado con mantas y extintores.

Tras su detención, Abdulmutallab fue ingresado en un centro médico de Michigan para ser atendido por las quemaduras de tercer grado que presentaba. Allí fue interrogado por las autoridades, a las que aseguró que actuaba por orden de la red terrorista Al Qaeda.

Los informes preliminares del FBI han identificado el explosivo como tetranitrato de pentaeritritol (PETN), uno de los más potentes que se conocen. También se ha localizado un jeringuilla cerca del asiento del joven nigeriano, y que presumiblemente podría ser parte del artefacto explosivo.

Otro dato que se ha conocido ahora es que Abdulmutallab intentó ingresar en el Reino Unido en 2008 con el pretexto de que iba a realizar un seminario. Al comprobarse que dicho seminario era ficticio, le fue denegada la entrada al país.

Diario de un terrorista: del University College of London a Yemen
Comentarios