Nuevatribuna

El Cuerpo de Marines se prepara para una gran tormenta solar

Foto: Cuerpo Marines
Foto: Cuerpo Marines

Ha sido una de las noticias más sorprendentes del cierre de 2018. El Cuerpo de Marines de los Estados Unidos lleva desde febrero de 2018 preparándose para caso de gran tormenta solar y sólo muy recientemente ha trascendido.

Así se desprende de la orden firmada por el Subsecretario de Estado de la Marina del Gobierno Trump, Thomas B.Modly, la instrucción 2400.2A, de 2 de febrero de 2018, "Electromagnetic enviromental effects and space weather event preparedness Policy and Management".

Conforme a dicha instrucción todo el Departamento de la Marina EEUU y el Cuerpo de Marines, debe prepararse para responder ante un fenómeno extremo solar o EMP artificial, lo que supone entre otros múltiples aspectos tratados en la instrucción de 10 páginas: tomar las medidas necesarias para asegurarse de que "todos los equipos electrónicos y de comunicación se mantendrán a salvo de daños y capaces de operar" (Pto 5.b de la instrucción); promover las inversiones y adquisición de equipos que permitan "gestionar, reducir o mitigar los impactos de pulsos electromagnéticos (EMP) y fenómenos del clima espacial, incluidas eyecciones de masa coronal (CME)" (pto 5.d.6.b) así como, en general, "ampliar sus capacidades ante tales fenómenos" (pto. 5.d.6.a), autorizándose así todas las acciones para planificar, organizarse, entrenarse, equiparse y ejercitarse para desarrollar y sostener las capacidades necesarias para prevenir, protegerse, mitigar y recuperarse de tales fenómenos electromagnéticos" (pto. 5.d.5).

Proveyendo, en definitiva, soporte a la continuidad del Gobierno y a la realización de operaciones y misiones críticas (pto.5.d.6.c).

Toda una pormenorizada política que en algunos pasajes parece, de hecho, estar más orientada hacia el componente E3 del pulso (esto es hacia un fenómeno solar extremo de tipo geomagnético) antes incluso que a un pulso artificial, aunque ambos resultan en todo caso abordados.

¿Cabe esperar un fenómeno "inminente"? No, o por lo menos no en principio, aunque, qué duda cabe que toda esta serie de medidas tan poco habituales por parte de las autoridades EEUU, y cada vez por parte de más organismos, no dejan de llamar la atención entre especialistas en prevención de este riesgo.