lunes 06.07.2020
EDMUNDO FAYANÁS ESCUER

Butan ¿Un paraíso en el Himalaya?

Bután es un pequeño Estado de 47.000 km2. Su capital es Thimbu. Se localiza en el tramo oriental de la cordillera del Himalaya, entre la India y China. Su nombre significa “la tierra del dragón del trueno”.

La orografía de Bután se divide en tres regiones:

- La zona más montañosa, que corresponde al Himalaya con montañas que oscilan entre los 6.000 y 7.500 metros de altitud.

- Una segunda zona compuesta por los profundos valles formados entre las montañas y que tienen una altitud que oscila entre los 1.500 y 2.700 metros.

- La tercera zona corresponde al sur de su territorio que se corresponde con zonas de colinas con altitudes de 1.500 metros y que están cubiertas por bosques caducifolios, que recuerdan el paisaje predominante en la India.

Todos los ríos que discurren por su territorio, pertenecen a la cuenca del río Brahmaputra. Son ríos de montaña, con abundante agua y con fuertes desniveles. Cuatro son los sistemas hídricos: el Drangme Chhu, el Puma Tsany Chhu, el Wang Chhu y el Amo Chhu. Como son ríos de alta montaña no son navegables, pero sí son utilizados para la producción hidroeléctrica.

Mapa de Bután

Dispone de numerosos glaciares de montaña y hay muchos lagos. Estos glaciares cubren el 10% de su territorio y las lluvias del monzón son los que alimentan sus numerosos ríos.

Su clima es variado. Mientras que en la zona sur del país tiene un clima subtropical con grandes precipitaciones, en los valles es mucho más templado con calurosos veranos y fríos inviernos. En las zonas montañosas del norte los veranos son frescos y los inviernos muy fríos y largos.

La población no llega a los 700.000 habitantes, con una densidad muy baja, unos 15 habitantes por km2. Bután está compuesta por distintas etnias, las dos principales son los bhutias y los tibetanos, que representan el 50% de su población. Estas minorías se encuentran separadas geográficamente: los ngalong se sitúan en el oeste del país, los sarchops en el este; y los nepaleses en el sur y representan el 35 % de la población. Están también los lepchas (pueblo nativo) y los santal, que son descendientes de los inmigrantes hindúes. Los santal fueron privados de la ley de ciudadanía por una ley de 1985, alegando que eran inmigrantes ilegales.

El 65% de la población tiene menos de 30 años y el 40% menos de 15 años. Desde 1990, Bután es el país donde mayor porcentaje de niños trabajadores se da en el mundo, siendo un 55% de niños entre 10 y 14 años los que se encuentran trabajando. En consecuencia su tasa de escolaridad es muy baja. La tasa de mortalidad en menores de cinco años es de 80 muertos por cada mil vivos. La malnutrición y la anemia son muy elevadas. En el año 2008, un 40% de los niños sufría atrofias de crecimiento.

Los hombres deben de vestir una pesada chaqueta que llega hasta la rodilla y que se cierra con un cinturón, llamado gho, que se dobla de forma que aparece un pliegue en forma de bolsillo frente al estómago. Las mujeres visten blusas de colores, sobre las que se dobla y fijan un gran trozo de tela llamado Kira, con lo que resulta que su vestido llega hasta el tobillo. Sobre el Kira se puede usar una chaqueta de seda, denominada toego.

Dos son los principales idiomas que se hablan en Bután, el dzongkha y el sharchop que se encuentran relacionados con el tibetano. Los monjes del Bután leen y escriben la versión antigua del chhokey

La religión mayoritaria (el 70%) es la budista mahayana, que es la religión del Estado. Muchos de sus habitantes viven en monasterios budistas, que son al mismo tiempo grandes centros educativos. El 25% de la población profesa el hinduismo, principalmente los nepaleses asentados en el sur del país. Un 5% son musulmanes de la corriente sunnie.

Las creencias religiosas están presentes en todos los aspectos de la vida. Las banderas de plegaria están situadas en las faldas de las montañas. En cada casa ondea una pequeña bandera blanca sobre su techo. esto significa que su dueño ha realizado las contribuciones para apaciguar al dios local. En cada valle hay un monumento o dzong, o fortaleza de murallas elevadas, que sirve de centro religioso y administrativo de la zona

Un aspecto que es muy llamativo es, que el 95% de los profesores y el 55 % de los funcionarios son de origen hindú.

Las mujeres siempre han tenido más derechos que los hombres, siendo el más destacado su derecho a la posesión de la tierra. La propiedad de cada familia es controlada por una madre principal, que es ayudada por otras mujeres de la familia en administrar el bienestar. Cuando la mujer se hace mayor y ya no tiene capacidad para la administración de sus posesiones, este derecho, pasa a una hermana, hija o sobrina.

A pesar de esto podemos afirmar que tradicionalmente la mujer butanesa ha sido discriminada y explotada. Un 90% son analfabetas. Su situación de salud es pobre, presentando altas tasas de mortalidad materna y anemia durante los embarazos

Los hombres realizan una parte importante de las tareas del hogar, es habitual que cocinen y son los encargados de hacer las vestimentas, pero nunca tejen. Sin embargo, con la llegada de los modelos occidentales todo esto está cambiando.

Los casamientos se realizan mediante mutuo acuerdo y son comunes los divorcios. La ceremonia de casamiento consiste en un intercambio de pañuelos blancos y el compartir la taza. Los matrimonios son registrados oficialmente a los seis meses de la ceremonia. Normalmente el novio, va a vivir a la casa de la novia.

Desde 1998, rige una ley discriminatoria sobre los casamientos mixtos entre hombres de etnias dominantes y mujeres de etnias inmigrantes, perdiendo automáticamente derechos civiles, económicos y sociales

Los nombres de Bután no tienen apellidos. Los nombres por lo general no indican si es hombre o mujer, sólo en el segundo nombre se puede intuir su sexo.

La historia de Bután

En el siglo XVII, después de un largo periodo de enfrentamientos entre diversos grupos, el lama Drukpa Kargyud unifica el país. A partir de esos momentos, es gobernado por los denominados Shabdrung que tiene también el control religioso. La administración colonial británica fue firmando distintos tratados con Bután.

Poco a poco, estos Shabdrung, fueron perdiendo poder y en diciembre de 1907 se establece la primera monarquía hereditaria en Bután. En 1910, se firma el Tratado de Punakha, donde los británicos garantizan que no interferirán en la política interna del país pero lo convertía en un nuevo protectorado británico, en todo lo referente a sus relaciones exteriores.

Con la independencia de la India, se firma un nuevo Tratado con este país homólogo al firmado con los británicos.

El actual monarca Jigme Singye Wangchuck, que fue proclamado en el año 1972, inició un lento proceso de apertura hacia el exterior. En el año 1985 firma un Decreto de Ciudadanía, donde muchos sureños fueron declarados inmigrantes ilegales, imponiendo el uso del traje típico nacional. Prohibió las lenguas no oficiales, así como la enseñanza del nepalés. y se ilegalizaron los pases de trabajo para los extranjeros, lo que provocó un éxodo de más de 105.000 butaneses de origen nepalíes hacia Nepal, donde viven en campos de refugiados, siendo una de las mayores expulsiones étnicas de la historia.

LA ORGANIZACIÓN POLÍTICA

Está basado en una monarquía autoritaria de corte absolutista.

- El poder ejecutivo está presidio por el rey que recibe el título “Rey del Dragón”, y es al mismo tiempo jefe de gobierno. Es aconsejado por un Consejo Real de Asesores, a cuyos miembros designa.

- El poder legislativo, lo desempeña el Tsongdu (asamblea nacional, formado por 151 miembros, de los cuales 45 son nombrado por el Rey y el resto son elegidos por el pueblo. Los partidos no son legales.

- El poder judicial, se basa en la ley hindú y en el derecho anglosajón. Los principales órganos judiciales son la Real Corte Suprema de Apelación y la Corte Suprema. Todos estos jueces son nombrados por el Rey.

- Los gobiernos locales, están formados por 20 distritos llamados dzongkhag, y estos forman los qewog que son unos 200, formados por pueblos que son gobernados por un gup que es elegido por votación popular.

Como vemos, su actual entramado político está basado en el control total por parte del Rey, pudiéndola calificar como una monarquía absoluta, fuera de la realidad en el actual siglo XXI.

LA ECONOMÍA DE BUTÁN

La economía de Bután es una de las más pequeñas del mundo, basándose en la agricultura y ganadería, donde trabaja el 85% de su población. Podemos afirmar que es una economía de subsistencia. Su renta per cápita es de 2.000 dólares por persona/año

La principal actividad de Bután es la agrícola. Sus principales producciones son el arroz, el trigo, el maíz, las frutas y hortalizas. En la zona del Himalaya se dedican a la cría del ganado vacuno y yaks.


Típico templo budista en Bután

La industria es muy escasa y su principal actividad es la transformación de alimentos, la artesanía y el textil, fundamentalmente para atender su consumo interno.

Es muy destacable la emisión de sellos postales, destinados principalmente para coleccionistas de todo el mundo, siendo una importante fuente de ingresos para el país.

Debido a sus condiciones orográficas tienen una gran potencial en la producción hidroeléctrica. Bután podría convertirse en el mayor productor de energía hidroeléctrica de Asia. Tiene firmados acuerdos con la India, por los que exportará unos 5.000 megavatios mensuales a este país. Esto representa el 45% de todas sus exportaciones y es una fuente de ingresos, que puede favorecer su desarrollo económico.

Con el cambio climático, que provocará un retroceso de los glaciares himalayos, hará que aumente de forma importante las cantidades de agua disponible por los fuertes deshielos que se prevén.


Trekking en Bután

La economía de Bután está unida a la de la India, dependiendo mayoritariamente de este país, pues un 95% de su comercio es con este país por lo que ha establecido fuertes vínculos de dependencia económica y financiera.

Es muy llamativa la filosofía de desarrollo que plantea el rey, cuando plantea, que el progreso material no es la única forma de alcanzar la realización personal, ya que debería acompañarla con igual énfasis la seguridad emocional y espiritual.

La meta a alcanzar en Bután es la Felicidad Nacional Bruta (FNB) por encima del Producto Nacional Bruto (PNB).

Como vemos, es un país con una naturaleza sorprendente, siendo uno se los más aislados del mundo, con grandes problemas sociales y fuerte represión política. No es admisible, que en el siglo XXI, siga habiendo sistemas políticas basadas en monarquías absolutas y donde la falta de derechos humanos sea algo normal.

Butan ¿Un paraíso en el Himalaya?
Comentarios