jueves 05.12.2019
CRÓNICAS DE AMÉRICA LATINA | ANA INÉS LÓPEZ ACCOTTO

Ban Ki-moon elogia a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo durante su visita a Argentina

El Secretario General de las Naciones Unidas visitó el ex Centro de Detención Clandestino ESMA y elogió la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo.

Ban Ki-Moon junto a Eduardo Luis Duhalde y la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.
Ban Ki-Moon junto a Eduardo Luis Duhalde y la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

Ban Ki-moon afirmó que “su compromiso como máxima autoridad de la ONU es decirle a los argentinos que la era de la impunidad ha muerto y que la era de la responsabilidad y rendición de cuentas ha llegado”En una extensa e intensa gira por la región en busca de apoyo para su reelección en el cargo por cinco años más, Ban Ki-moon visitó Argentina donde, tras un largo viaje por tierra debido a las cenizas volcánicas que obligaron a cerrar el aeropuerto de Buenos Aires, fue recibido por la presidenta Cristina Fernández en la Casa Rosada, almorzó con ella en el Museo del Bicentenario recién inaugurado, recorrió el ex Centro de Detención Clandestino que tuvo la Armada durante la dictadura en plena zona norte de la ciudad y culminó su agenda en un acto en el Centro Cultural Haroldo Conti, que funciona actualmente en esas otrora siniestras dependencias.

El coreano Ban Ki-moon, que asumió como secretario general de la ONU en 2007, después del ghanés Koffi Annan, recibió el apoyo de la presidenta argentina, “vemos con beneplácito su reelección al frente de Naciones Unidas”, afirmó y destacó la importancia de la ONU como ámbito donde “se evitan momentos indeseables y conflictivos de la política internacional” así como que “en este mundo global, Naciones Unidas debe significar la casa común de todos los países para encontrar la solución de todos los conflictos”.

Por su parte, Ban Ki-moon recordó que Cristina Fernández es una de las pocas mandatarias mujeres, resaltó su rol en el G-20 y en el G-77 más China, que preside actualmente Argentina, “la voz de Argentina ha tendido un puente entre el G-77 y el G-20”, afirmó y destacó la política de derechos humanos y los importantes avances en “áreas de mortalidad infantil, salud materna y educación primaria universal”.

En un clima de gran cordialidad, Cristina Fernández volvió a solicitar al secretario general de la ONU un compromiso de los países centrales y del organismo internacional para que Gran Bretaña se siente a negociar con Argentina la situación de las islas Malvinas:"Reclamamos por parte de todos los países de las Naciones Unidas y de la ONU un rol más activo aún para lograr no que le den la razón a nadie, sino simplemente que se cumpla esa resolución que solamente exige que dos países se sienten a negociar una controversia (…) "Es hora de que los países que tienen un lugar importante por formar parte del Consejo de Seguridad o del Grupo de los 8 convenzan al resto del mundo de que ellos también están sujetos a las normas de las Naciones Unidas; si no, ese multilateralismo resulta muchas veces algo de doble estándar", sostuvo la presidenta argentina.

A su vez, Ban Ki-moon le solicitó apoyo para impulsar un compromiso global en seguridad en centrales nucleares, tras el desastre de Fukushima (Japón), teniendo en cuenta que Argentina ratificó el uso con fines pacíficos.

Después de almorzar en el flamante Museo del Bicentenario y recorrerlo con la presidente, el secretario general de la ONU visitó el Espacio para la Memoria en la ex Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), acompañado por la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, entre otros miembros de organismos de derechos humanos y de autoridades argentinas. Ban Ki-moon elogió la labor de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y sostuvo que “libraron una lucha con coraje para proteger los Derechos Humanos”; también elogió al ex presidente Néstor Kirchner y a la presidenta Cristina Fernández “por su fuerte liderazgo, compromiso y creencia en los derechos humanos”. “Los argentinos han derogado las leyes que protegían a los culpables de la represión y han elegido instituciones democráticas sólidas y duraderas”, añadió y consideró destacable que “la Argentina busque la verdad sobre quiénes dieron las órdenes y cometieron los crímenes, como también los que sabían sobre ellos y podrían haberlos impedido”. Afirmó que “su compromiso como máxima autoridad de la ONU es decirle a los argentinos que la era de la impunidad ha muerto y que la era de la responsabilidad y rendición de cuentas ha llegado”.

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, le entregó el simbólico pañuelo blanco -que Ban Ki-moon se ató al cuello- y señaló; “tenemos la fortuna, desde 2003, de tener el comienzo de una gestión de gobierno que, sin hacer propaganda previa para que los elijamos, tomó la bandera de los derechos humanos firmemente y, como vocación de Estado, ha conquistado un avance único en Latinoamérica”.

Además, Argentina y Chile aprovecharon la visita de Ban Ki-moon para firmar un acuerdo que pone a disposición de Naciones Unidas la fuerza de paz binacional “Cruz del Sur”, producto de un acuerdo firmado en 2006 para crear el Estado Mayor Conjunto Combinado con la finalidad de conformar dicha fuerza de paz.

Ban Ki-moon elogia a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo durante su visita a Argentina
Comentarios