#TEMP
domingo. 26.06.2022

Al Qaeda: Manual de un secuestro

Según su Ley de los prisioneros extranjeros las mujeres retenidas podrían convertirse en sus esposas, los militares serían ejecutados y los ‘otros’ se retendrían para obtener un rescate. El principal temor de las autoridades españoles es que pidan a cambio la liberación de presos terroristas…
AGNESE MARRA / NUEVATRIBUNA.ES - 09.12.2009

…ahora sólo queda esperar. Una vez comprobado que el comunicado llevaba la estampa de Al Qaeda, Exteriores sabe que tiene las manos atadas hasta que los secuestradores vuelvan a comunicarse con las autoridades españolas.

Los trabajos de expertos en terrorismo internacional y la experiencia con otros secuestrados permite dibujar el previsible mapa de acción de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). Siguiendo pautas anteriores, el secuestro de los tres cooperantes catalanes “podría ser muy largo”, ha advertido el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, quien conoce que la media en otros secuestros ha sido de cuatro meses hasta la liberación.

Se espera que en menos de una semana se conozca un nuevo comunicado en el que aparecerán las fotos de los rehenes colgadas en webs islamistas. Esta vez informarán sobre las “legítimas demandas de los muyahidines” que anunciaban en el primer aviso, y en este punto comienzan las primeras preocupaciones de las autoridades españolas.

El objetivo principal de este tipo de secuestros es la recaudación de dinero para seguir financiando las cédulas islamistas de la zona. Pero en algunas ocasiones se han hecho peticiones políticas que inevitablemente complican la situación. Uno de los temores que tiene Exteriores es que los secuestradores pidan a cambio la liberación de terroristas de cárceles españolas o incluso de otros países de Europa. Pero por ahora el Gobierno tiene que ir pensando en quién será el negociador que intermedie entre España y los terroristas de AQMI. En algunas ocasiones esta función la ha ejercido la Fundación Gadafi que preside el hijo del presidente libio.

MANUAL DEL SECUESTRO

En 2008 la Gendarmería mauritana encontró en el piso de un terrorista de AQMI un documento titulado La ley de los prisioneros extranjeros en el que se especificaban las normas de actuación durante un secuestro.

Los tres puntos principales decían: Si hay una mujer entre los secuestrados se la puede tomar como esposa; si son enemigos (militares, policías o agentes secretos), deben ser ejecutados; si no pertenecen a estos dos grupos, se debe negociar un rescate económico o un intercambio de prisioneros.

Los analistas franceses que asesoran a la Gendarmería mauritana estiman que los tres miembros de la ONG catalana se encontrarían en el último grupo.

El ejemplar de este manual pertenece Jahen Olsaman, un islamista sospechoso de participar en el asesinato de cuatro franceses, una familia con dos menores que disfrutaba sus vacaciones de Navidad a 250 kilómetros de la capital mauritana. Olsalam hoy cumple su pena en la cárcel mauritana de Lahsar junto con otros 24 miembros de AQMI, el grupo aliado a Osama Bin Laden.

OTROS SECUESTRADOS

Desde febrero de 2008 Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) ha secuestrado a ocho occidentales: dos canadienses, dos austriacos, dos suizos, un alemán y un británico. Los secuestros e produjeron en Túnez, Níger y Malí.

Salvo en el caso del ciudadano británico, todos los secuestrados fueron liberados meses después a cambio de una importante suma de dinero, sin embargo ninguno de los Gobiernos afectados admitió el pago públicamente.

La historia de Edwin Dyer, turista británico secuestrado en 2009, tuvo un fatídico final. Los secuestradores le exigieron a Gordon Brown la liberación del terrorista jordano Omar Mahmud Othman, conocido como El predicador del odio. El presidente británico se negó a aceptar el chantaje y AQMI ejecutó a Dyer, convirtiéndose en el primer secuestrado occidental asesinado por esta cédula del Magreb.

SAHEL: CAMPO DE ENTRENAMIENTO DE TERRORISTAS

Al Qaeda en el Magreb Islámico se ha convertido en una de las bases más importantes de Al Qaeda en África. Desde el 2007, los informes de las Fuerzas de Seguridad españolas advierten al Gobierno sobre la “grave amenaza” que supone.

AQMI se nutre de militantes de seis nacionalidades: argelinos, marroquíes, tunecinos, mauritanos, malienses y senegaleses, y su principal centro de reclutas europeos está en España y Francia, según informes reservados del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), la Comisaría General de Información de la policía y la Guardia Civil.

El Sahel es una zona semidesértica de África que se extiende desde el océano Atlántico hasta el mar Rojo, y que según los expertos en terrorismo internacional, tiene su refugio más seguro en Malí, el país fronterizo de Mauritania, donde supuestamente los secuestradores han conducido a los cooperantes españoles.

El AQMI se divide en dos grupos. El primero y el más antiguo está dirigido por el argelino, Mokhtar Belmokhtar, al que se le considera poco violento. Sin embargo el segundo ‘equipo’ está encabezado por el también argelino, Abdelhamid Abu Zeid, con una fama bastante más sanguinaria. Según el CNI los cooperantes catalanes estarían secuestrados bajo el mando del primer grupo. Francia sospecha que el secuestrado francés habría caído en manos del segundo equipo.



Al Qaeda: Manual de un secuestro
Comentarios