#TEMP
domingo 29/5/22

“Hemos perdido de facto una alianza estratégica con Washington”

Esas han sido las primeras declaraciones del número dos de la Oficina Polaca de Seguridad Nacinal, tras conocer la decisión de Obama de no seguir adelante con el proyecto del escudo antimisiles. Las reacciones han sido de todos los tipos. Mientras Rusia agradece el gesto y anuncia “mejores relaciones”, la República Checa no se lo ha tomado tan bien. La OTAN desde el primer momento ha felicitado a Obama y ha augurado “un mejor futuro para el grupo de la Alianza”.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 17.09.2009

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha anunciado hoy la retirada del proyecto del escudo antimisiles que había prometido el ex presidente, George Bush. El controvertido sistema defensivo fue ideado por la anterior administración estadounidense. El objetivo de este proyecto era el de contrarrestar la posible amenaza de Estados que, como Corea del Norte o Irán, tienen ambiciones atómicas y una tensa relación con Occidente.

La marcha atrás de Obama ha generado polémica y algunos la han recibido con aplausos, otros con un disgusto, y un tercer grupo todavía prefiere no opinar. En el caso de Rusia, la decisión norteamericana ha sentado bien ya que consideraban una amenaza directa tener misiles estadounidenses a las puertas de su territorio. Obama ha reiterado que su deseo es "reiniciar" las relaciones con Moscú y olvidar la tensión que presidió los vínculos en la época de Bush para trabajar juntos en asuntos como la amenaza iraní o norcoreana, la guerra de Afganistán o la no proliferación nuclear. Parece que el objetivo de Obama se puede cumplir. El presidente ruso Dimitri Medvdev ha apreciado el “enfoque responsable del presidente estadounidense encaminado a implementar nuestros acuerdos", señaló Medvedev en una declaración difundida por la televisión pública. "Estoy dispuesto a continuar el diálogo", añadió.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, cree que la decisión del presidente Obama augura que la nueva Administración norteamericana tendrá más en cuenta a los aliados en sus futuros planes sobre este asunto. "Mi clara impresión es que los planes de Estados Unidos sobre el escudo antimisiles implicarán a la OTAN en un mayor grado en el futuro", dijo el máximo responsable de la Alianza. A su juicio, se trata de un "paso positivo" hacia una relación "inclusiva y transparente" que es también del interés de los miembros de la Alianza.

"Agradezco mucho esto. Está completamente de acuerdo con el principio de solidaridad en el seno de la Alianza y la indivisibilidad de la seguridad en Europa", agregó Rassmusen, que habló esta mañana con el Embajador norteamericano en la OTAN e informó de que el Consejo Atlántico abordará este punto en una reunión que se celebrará esta tarde.

No tan bien ha respondido la República Checa: "Después de la medianoche, Barack Obama me llamó para notificarme que EE UU retira su plan de construir una base de radar", ha dicho el primer ministro checo, Jan Fischer, confirmando una información difundida esta mañana por The Wall Street Journal.

Poco después, una fuente polaca cercana a las negociaciones ratificaba que "por ahora", tampoco habrá misiles en Polonia. Una delegación estadounidense encabezada por la vicesecretaria de Estado responsable del Control de Armas y Seguridad Internacional, Ellen Tauscher, visitará hoy Polonia y República Checa para explicar a ambos ejecutivos la decisión de su Gobierno.

Tanto Polonia como la República Checa, veían la instalación del escudo como símbolo del compromiso de EE UU con su seguridad. Ahora, puede surgir el temor de que Rusia interprete la renuncia como un síntoma de debilidad de EE UU e intente recuperar su órbita de influencia en Europa del Este. "Sin el escudo, perdemos de facto una alianza estratégica con Washington", ha dicho a Reuters Witold Waszczykowski, número dos de la Oficina Polaca de Seguridad Nacional, que asesora al Gobierno.

“Hemos perdido de facto una alianza estratégica con Washington”
Comentarios