#TEMP
lunes. 04.07.2022
CATÁSTROFE ECOLÓGICA EN EL GOLFO DE MÉXICO

"BP es responsable y pagará la factura"

El presidente de EEUU quiere que la petrolera BP asuma el coste del gran vertido de crudo que afecta desde el 20 de abril al Golfo de México. Obama, sobre quien han recaído no pocas críticas por su gestión de lo que muchos consideran el 'Katrina' del actual inquilino de la Casa Blanca, ha sido tajante...
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 3.5.2010

...al afirmar: "Permítanme ser claro: BP es responsable por este derrame. BP pagará la factura". El presidente de EEUU hizo estas declaraciones el domingo en Luisiana, a donde viajó para evaluar personalmente el impacto de la 'marea negra', doce días después de que se produjera la explosión que puede dar origen, según sus palabras, a "un desastre medioambiental sin precedentes". "Como presidente de Estados Unidos no voy a escatimar esfuerzos para responder a esta crisis mientras continúe", ha asegurado y ha explicado que el objetivo es ahora poner un límite al derrame provocado por la rotura del pozo petrolífero submarino.

Desde la explosión el mes pasado en la plataforma Deepwater Horizon que mató a 11 personas, cientos de miles de barriles de crudo han brotado en el Golfo. Las últimas estimaciones indican que el derrame ronda los 800.000 litros de petróleo diarios, aunque Lamar McKay, presidente de BP en EE.UU., concesionaria de la plataforma hundida, reconoce que, hoy por hoy, es imposible saber cuáles serán las consecuencias. De hecho, se especula con cifras muy dispares, que oscilan entre ese dato que admiten las autoridades y los cuatro millones de toneladas arrojados cada día al mar que consideran muchos expertos. "La cantidad real es imposible de estimar", ha admitido Doug Suttles, presidente ejecutivo de operaciones de la unidad de exploraciones y producción de BP, a CBS News.

La petrolera británica ha dicho que está haciendo todos los esfuerzos posibles para cerrar el pozo, ubicado a una profundidad de casi 1.6 kilómetros bajo las aguas del Golfo de México, pero ha descrito una operación extraordinariamente complicada que podría llevar semanas o meses. Es como realizar una "operación a corazón abierto a 5 mil pies en la oscuridad con submarinos controlados por robots", ha explicado Lamar McKay a la cadena ABC News.

La marea negra amenaza la vida salvaje, las playas y una de las zonas de pesca más fértiles de la nación, que se extiende por el delta del Mississippi desde Luisiana a Florida. Los esfuerzos desesperados sobre y debajo de la superficie del océano, para comprobar los flujos de petróleo y dispersar y contener la propagación de la mancha se ven obstaculizados por potentes vientos y la fuerte marea. El Gobierno suspendió el domingo la pesca a lo largo de una amplia franja de sus aguas del Golfo de México, por miedo a la contaminación de los mariscos. La zona es el origen de la mayor parte de la producción estadounidense de ostras y camarones. La industria pesquera estadounidense en el Golfo de México es la segunda más importante en el país después de Alaska.

Las acciones de BP y de otras compañías involucradas en la operación de la plataforma se desplomaron la semana pasada ante los temores de los crecientes costos financieros y la responsabilidad legal del accidente. El desastre podría eclipsar la catástrofe del Exxon Valdez en Alaska en 1989, el peor derrame de petróleo de la historia hasta ahora.

Los fiscales generales de cinco estados estadounidenses con costa sobre el Golfo de México se reunieron el domingo en Mobile (Alabama), y dijeron que redactarán cartas a Obama y a BP, buscando el envió de ayuda federal más rápido posible y compensación para los afectados.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus iníciales en inglés) ha pronosticado que es inevitable que el petróleo filtrado desde el Golfo de México alcance la costa de Estados Unidos, y que posiblemente llegará a las costas de Luisiana, Mississippi y Alabama impulsada por vientos del sur. La proyección indica la posibilidad de alguna acumulación de petróleo en parte de las islas Chandeleur en el borde del delta del Mississipi. Las islas periféricas son el sitio del refugio Nacional de Vida Silvestre Breton, hogar de grandes colonias de aves.

"BP es responsable y pagará la factura"
Comentarios