INFORME DE GREENPEACE

Revolución energética para las islas Canarias

Canarias podría ahorrarse hasta 2050 42.000 millones de euros en su factura energética, con una inversión que sólo superaría en 257 millones anuales la tendencia actual.

Foto: Greenpeace
Foto: Greenpeace

Canarias puede tener un modelo de desarrollo exportable al resto del planeta

Greenpeace ha investigado y presentado escenarios de [R]evolución Energética a nivel nacional e internacional desde el año 2005, más recientemente basado en los informes realizados por el Departamento de Análisis de Sistemas del Instituto Técnico de Termodinámica perteneciente a la Agencia Espacial Alemana (DLR por sus siglas en alemán). Este resumen ejecutivo está basado en una investigación especialmente elaborada por la DLR para Greenpeace sobre las Islas Canarias.

El análisis recogido en este informe estudia cómo configurar un sistema energético en el archipiélago canario que mantenga el uso de recursos y el despliegue de infraestructuras dentro de unos límites que nos permitan situarnos en una senda de sostenibilidad, para que Canarias pueda tener un modelo de desarrollo exportable al resto del planeta, y por tanto, con potencial de ser precursor e impactar, sobre las problemáticas globales que afrontamos.

El sistema energético canario tiene un alto potencial de cambio. Canarias podría ahorrarse en todo el período hasta 2050, 42.000 millones de euros en su factura energética, con una inversión que sólo superaría en 257 millones anuales la tendencia actual. Además de contar con un sistema energético libre de emisiones y 100% renovable. Por tanto, el ahorro económico sería más del doble de la inversión necesaria en todo el período. Como contraposición a un escenario que sigue las políticas convencionales este estudio plantea uno que permitiría al archipiélago prescindir del gas en la transición del petróleo a las renovables.

Resultados de este informe:

  • La reducción de la demanda en un 37% respecto al consumo actual por la aplicación de políticas de eficiencia.
  • La electrificación de la mayor parte de la demanda que hoy cubren los combustibles fósiles y su cobertura con un sistema cien por cien renovable en 2050.
  • La sustitución de las centrales térmicas de petróleo por renovables sin necesidad de pasar por centrales térmicas de gas.
  • La reducción en 9 céntimos de euro/kWh de los costes de generación
  • respecto a los del escenario de referencia con predominio de las fuentes convencionales.
  • Una inversión de 20.000 millones de euros que permitirá, al concluir el periodo, ahorrar un total de 42.000 millones de euros en combustibles fósiles.
  • Un subescenario (Grid+) basado en mayor inversión de las conexiones eléctricas entre las islas que mejoraría notablemente la eficiencia de las inversiones.
  • Una rápida penetración del vehículo eléctrico, idóneo desde ya a las distancias a cubrir en las islas.
  • Una reducción de las emisiones desde los 14 millones tCO 2 /año a 0,02 millones tCO 2 /año en 2050, excluido el transporte extra insular.