Nuevatribuna

ENTREVISTA A MANUEL DE LA ROCHA

“Pido a Sánchez que también venga al acto de presentación de mi candidatura”

El candidato a las primarias socialistas para la alcaldía de Madrid exige “neutralidad” a la dirección del PSOE para garantizar la “igualdad de armas”.

manuel de la rocha 2Sus credenciales son una larga experiencia política y de gestión y una vida profesional de amplia trayectoria como abogado laboralista.

Exalcalde de Fuenlabrada, exconsejero del Gobierno de la Comunidad de Madrid y exdiputado regional y nacional, Manuel de la Rocha fue el primero en posicionarse en la carrera a las primarias socialistas para la alcaldía de Madrid que se celebrarán el 9 de marzo.

Muy crítico con la gestión realizada por el equipo de Manuela Carmena, confía en que el PSOE pueda recuperar el ayuntamiento de la capital casi tres décadas después de que fuera desalojado el socialista Juan Barranco.

Asegura que llegará hasta el final, que no tirará la toalla y que en ningún caso se integraría en la candidatura del exseleccionador de Baloncesto, la apuesta personal de Pedro Sánchez que, según él, ha provocado cierto malestar entre la militancia. Eso sí, no descarta alcanzar algún tipo de acuerdo con otros precandidatos con planteamientos afines a los suyos. Exige “neutralidad” a la dirección del PSOE que permita el debate y no condicione la libertad de voto de los militantes. “La candidatura a la alcaldía de Madrid no es ningún juego”, asevera.


Nuevatribuna.es | Usted fue el primero en anunciar que concurriría a estas primarias. ¿Qué le llevo a tomar esta decisión?

Manuel de la Rocha | Primero me movió gente que te lo plantea y luego una toma de conciencia personal de que soy una persona con conocimientos, con experiencia en la vida municipal, autonómica y parlamentaria. También con respecto a mi vida profesional, soy abogado del sindicato (UGT), he defendido mucho a los trabajadores, estoy muy vinculado con el movimiento de derechos humanos, con movimientos de memoria histórica, y quizá por esa trayectoria, por mi experiencia, era una obligación moral y política dar el paso y comprometerme.

"Era una obligación moral y política dar el paso y comprometerme" 

¿Cuál es su proyecto para la ciudad de Madrid?

El gobierno de Ahora Madrid ha buscado tapar agujeros, herencias del PP

Madrid es una ciudad desigual que viene soportando los 26 años de gobierno del PP que sobre todo incrementó la desigualdad entre el norte y el sur. Cuando uno entra en datos, en cifras y en aproximaciones más concretas, se queda perplejo de que por ejemplo la esperanza de vida de un niño que nazca hoy en Villaverde, Usera o en Vallecas, sea 3 o 4 años menor que la de un niño que nazca en el barrio de Salamanca o Chamartín. Eso es inaceptable e inasumible y deriva de que el PP hizo de Madrid un ámbito de realidad sujeta a la especulación, con aquel plan general del ‘97 de todo urbanizable, aquella idea de que cuanto más suelo se clasifique mejor porque bajarán los precios, se demostró y ya se sabía que era falso, que lo que hacía era generar un proceso especulativo de alza de precios y de segregación espacial. Eso se ha incrementado. Creo que estos 3 años y medio no han servido para cambiar la dirección heredada, sino que se ha seguido en inercias. El gobierno de Ahora Madrid ha buscado tapar agujeros, herencias del PP, como la Operación Chamartín, la operación del sureste que está mejor desarrollada, pero no se basa en una idea que me parece clave para Madrid, que es la descentralización. Madrid tiene que tener varios centros cívicos, urbanos, donde la gente se sienta vinculada y representada. Lo hicimos cuando llevamos la Asamblea de Madrid a Vallecas en época de Almunia. Cuando ganó el PP todo el tema de la descentralización desapareció. A la derecha no le interesan los barrios del sur ni que otras zonas tengan también entidad institucional.

Precisamente una de las críticas que se le hacen al gobierno de Ahora Madrid por el proyecto de Madrid Central es que esté centralizado en el corazón de Madrid en detrimento del resto de zonas.

Madrid Central fue una iniciativa socialista

Pero el problema de Madrid Central no está ahí. Madrid Central fue una iniciativa socialista que estaba en nuestro programa y que Ahora Madrid, necesitando el voto socialista, asume y gestiona muy lentamente. Algo que debía haberse hecho en menos de un año, se tarda dos años en ejecutar, con deficiencias y poca información. Madrid Central era una operación necesaria, positiva, al servicio de la salud de los madrileños y del medio ambiente que habrá que extender a otras zonas. Los centros de las grandes ciudades del mundo, modernas, sostenibles, no pueden estar llenos de coches contaminantes. Pero una cosa es Madrid Central y otra que hay que descentralizar. Está la operación Campamento que sigue todavía virgen -nadie se ha metido con ella-, y que es otra oportunidad, otro núcleo de descentralización. También una propuesta reciente planteada por el grupo socialista de Purificación Causapié de un gran plan para los siete distritos del sur, para potenciar el sur, reequilibrar el sur frente al norte, frente a otras operaciones como la de Chamartín, inercias históricas que son profundamente desiguales.

"Nuestro gran error ha sido no entrar en el Gobierno de Manuela Carmena"

¿Cómo valora la posición que ha jugado el Grupo Socialista como aliado de Manuela Carmena en esta legislatura?

Nuestro gran error ha sido no entrar en el gobierno. Es cierto que tras las elecciones de 2015 era muy difícil un pacto. Era la época en que Pablo Iglesias y otros colegas suyos de Podemos hablaban insistentemente de la casta y de que el PSOE formaba parte de la casta. Pero hubo momentos posteriores que lo posibilitaron claramente. Quizá el más nítido fue cuando el PSC entró en el gobierno de Ada Colau en Barcelona. Entonces debía haberse dado el paso y eso hubiera tenido unas consecuencias positivas. Primero, el poder contar con gente muy preparada como la propia Purificacion Causapie, Chema Dávila, Nacho Benito, Mercedes González; y segundo, que se hubieran visibilizado las iniciativas del grupo socialista y no como está ocurriendo con su progresiva invisibilización en los medios de comunicación. Nos hubiera permitido tener una vicealcaldesa, tener presencia pública, pero también ayudar en la gestión de los proyectos.

"El Gobierno de Ahora Madrid ha hecho una gestión manifiestamente mejorable"

¿A qué proyectos se refiere?

El Gobierno de Ahora Madrid ha hecho una gestión bastante criticable, bastante negativa y manifiestamente mejorable. En materia de presupuestos, sobre todo los de inversiones, cada año no se ha gastado ni el 50% de lo presupuestado: compromisos de centros de mayores, escuelas infantiles, obras civiles, calles…, que no se ha ejecutado. ¿Por qué? Porque no sabían ejecutarlo. Por un problema de experiencia, de mala gestión que, con los socialistas, hubiera mejorado mucho. Si hubiéramos entrado en el gobierno hubiera mejorado la gestión de la ciudad, se hubieran hecho mejor y más rápidamente muchos proyectos que estaban previstos y el PSOE hubiera podido visibilizar, capitalizar ante la ciudadanía aquello que es iniciativa suya y gestión suya. Luego está la cuestión de la importancia que tienen los partidos políticos para la transformación social, sobre todo los de izquierda.

¿Y qué opina de la nueva Plataforma ‘Más Madrid’ con la que se presentará Manuela Carmena?

No comparto esto de las plataformas personales, de los proyectos individuales. Esto puede servir en un municipio de 300 habitantes donde hay una persona reconocida, pero no en una gran ciudad como Madrid o en un país. Los proyectos se tienen que conectar con el pasado, con la historia, con cómo se ha vivido la ciudad de Madrid, qué perspectivas se han ido interpretando, practicando y proyectando y tienen que tener futuro y, ese futuro, si son proyectos individuales, cuando desaparece esa persona se diluyen.

¿Estaría dispuesto a reeditar esa alianza tras las elecciones de mayo ahora ya con ‘Más Madrid’?

Mi posición personal siempre ha sido que, por el entendimiento con las fuerzas de la izquierda y, ‘solo desde el entendimiento de las fuerzas de la izquierda’ como decía Mitterrand, es posible para no desnaturalizarse abrirse al centro, a gente que no se siente estrictamente de izquierdas pero que tienen un sentido progresista de la realidad social y de la necesidad del cambio social.

"La transformación social solo se puede producir por el entendimiento de las fuerzas de la izquierda con los movimientos sociales, vecinales y el movimiento sindical" 

Es un poco el discurso que mantiene Íñigo Errejón cuando habla de transversalidad, ¿no cree?

No es un tema estrictamente de transversalidad. El discurso de Errejón lo debe explicar él, de donde viene y adónde va. Mi discurso es que el cambio social y la transformación social solo se puede producir por el entendimiento de las fuerzas de la izquierda con los movimientos sociales, vecinales y el movimiento sindical. Y que, en muchos casos, en una ciudad como Madrid, la izquierda tiene que escuchar a esas capas medias que tienen problemas, que tienen dificultades en su vida cotidiana, urbana, laboral, pero también de padres y madres de niños que van a la escuela, personas que necesitan de la sanidad pública… Solo desde ese entendimiento es como se puede gobernar la ciudad.

¿Pero entonces estaría dispuesto a reeditar ese acuerdo?

Sí, pero en otros términos. Y si el PSOE es capaz, si somos capaces de generar confianza (que es el problema que ha tenido el PSOE en estos años), de recuperar la confianza de aquellos que nos votaron y que en otras elecciones votan al PSOE, el PSOE podría y debería ser la primera fuerza para gobernar con Mas Madrid o con otras fuerzas de la izquierda si es que se presentan.

manuel dela rocha

Manuel de la Rocha en el balcón de su despacho en la Gran Vía madrileña.

¿A qué atribuye que el PSOE lleve tantos años sin alzarse con la victoria en la alcaldía de Madrid?

En parte fue consecuencia del Tamayazo, una operación gravísima que influyó en los madrileños y en los votantes. Parte de la ciudadanía achacó al PSOE no tener buenos cuadros o no haber sido capaz de controlarlos. Y creo que ese fue un factor importante que impidió en aquel momento que el PSOE también recuperara el ayuntamiento. Luego vino el ciclo de la derecha con Rajoy y la crisis, y la recuperación del voto de izquierdas se ha hecho en el ayuntamiento en el momento de auge de Podemos. No hemos sido capaces de generar confianza. Podemos ahora está menguando, el PSOE todavía no está compareciendo con un candidato o candidata -yo espero serlo a partir del 9 de marzo-; pero si somos capaces, primero de tener confianza entre nosotros y luego de generarla hacia fuera, el PSOE podría recuperar, no una mayoría absoluta, eso es imposible, tampoco una mayoría suficiente para gobernar solo, pero sí una mayoría que permitiera gobernar con otras fuerzas de izquierda incluso con una alcaldía socialista.

"Espero y confío que el equipo municipal revise la Operación Chamartín"

Mencionaba antes la Operación Chamartín. ¿Ve necesaria una reformulación del proyecto?

La Operación Chamartín hay que sacarla adelante y no debería retrasarse más, pero, ¿con qué modelo? Comparto la propuesta que se acordó en 2016. Ahora, la alcaldesa ha negociado con el BBVA una reformulación que a mi me parece manifiestamente excesiva, similar a lo que estableció el gobierno de Ana Botella, reduciendo el porcentaje de vivienda protegida al 20%. Es una barbaridad, una concesión innecesaria, y sobre todo es una renuncia a una operación clave que hay que hacer en Madrid, que es un gran parque de vivienda pública en alquiler. Creo que hay que revisar esto y la edificabilidad enorme del centro de oficinas que tal y como está planteado incrementaría el desequilibrio de Madrid. También hay que hacer que la gestión sea pública, a través de un consorcio, como estaba en el diseño inicial. El grupo socialista ha formulado unas alegaciones interesantes y espero y confío que el equipo municipal se lo replantee y lo revise no para pararlo o retrasarlo sino sencillamente para reequilibrar esa operación, para ponerla al servicio del interés general y no al servicio de un banco que se ha hecho casi con el monopolio de esa operación y por tanto con el monopolio de la zona de oficinas de calidad y con el monopolio de la vivienda libre en el norte.

Pepu Hernández ha sido una gran sorpresa en estas primarias. ¿Qué opina de su candidatura?

Sí, ha sido una gran sorpresa. Se esperaba que la dirección del partido apuntara, insinuara un candidato. Lo primero que tengo que decir es el máximo respeto a su persona, a su condición de candidato, incluso a su trayectoria deportiva que en muchos momentos nos emocionó y entusiasmó. Pero aquí estamos hablando de la candidatura a la alcaldía de Madrid, y esto no es cualquier juego, cualquier actividad que se pueda aprender en poco tiempo. Además de Pepu se ha presentado otro compañero y otra compañera: Chema Dávila, un excelente concejal socialista, y Marlis González que es una compañera de mi agrupación (Chamartín). Esta fase de las primarias que se abre ahora debe ser una fase en la que el debate democrático y fraternal permita conectar con los madrileños para explicarles qué proyectos tenemos, qué queremos hacer con la ciudad, cómo vemos la ciudad de Madrid del futuro, una ciudad moderna, sostenible medioambiental y socialmente, cómo queremos trabajar a favor de potenciar los servicios públicos y también es importante cuál es nuestra trayectoria, nuestra experiencia pasada, que conecte con este objetivo de decirle a los madrileños cómo vamos a mejorar su calidad de vida.

"Esa idea de devaluar la militancia es un mensaje erróneo que está doliendo mucho"

¿Y cree el PSOE podría volver a caer en errores del pasado, apostando por un independiente, con falta de experiencia en la gestión pública y política?

Yo no estoy en contra de la presencia de independientes. El mejor ejemplo es Ángel Gabilondo como candidato a la Comunidad de Madrid que lleva muchos años comprometido con el proyecto socialista. El problema que yo le veo es este mensaje de que los dos candidatos (si fuera así) a las dos instituciones más importantes de Madrid, Comunidad y Ayuntamiento, fueran cubiertos por independientes. Esos comentarios o mensajes que ha habido, que ‘si entra aire fresco’, como si el aire dentro del partido fuera un aire contaminado; que ‘si aporta profesionalidad’, como si dentro del partido no hubiera buenos profesionales; modestamente yo soy un abogado, creo que reconocido en mi ámbito por mucha gente y en muchos niveles, y hay otros muchos hombres y mujeres en el PSOE que son también excelentes profesionales. Esa idea de devaluar la militancia, que la militancia es un pasivo, que los partidos no crean cuadros o un partido como el PSOE no crea cuadros suficientes para poder encabezar una lista que represente el PSOE. Creo que es un mensaje erróneo que está doliendo a la militancia, que será la que, con sus votos, decida si prefiere que sea un independiente ajeno a la experiencia municipal y a la política, o una persona con larga experiencia política y municipal y también buen profesional en su ámbito.

"Hago un llamamiento a Pedro Sánchez para que venga también al acto presentación de mi candidatura" 

Además, se trata de una apuesta personal de Pedro Sánchez. ¿Qué opinión le merece?

No voy en ningún caso a discutir la legitimidad que tiene Pedro Sánchez como afiliado del partido decir que apoya a Pepu, que hay que votarlo. Pero no es menos cierto que un sistema de primarias, que es un sistema relativamente reciente en la historia del PSOE, es un sistema que se basa en la neutralidad de las direcciones de los partidos. En las primarias entre Josep Borrell y Joaquín Almunia, el entonces presidente del PSOE, Ramón Rubial, lo que hizo fue asistir a los actos de uno y otro candidato y mantener una estricta neutralidad, dijo que votaría a quien él prefería, pero que como presidente y dirigente del partido respetaba que eran los militantes los que tenían que votar. Por eso, yo hago un llamamiento a Pedro Sánchez para que venga también al acto presentación de mi candidatura que será el 19 de febrero en el Círculo de Bellas Artes y que así se restablezca una cierta igualdad de armas entre los candidatos para que luego sean los militantes, que todos somos ya mayores de edad, los que decidamos.

Apela a la neutralidad, ¿qué opina sobre el papel que ha jugado José Manuel Franco como secretario general del PSOE de Madrid?

Yo solamente reitero el principio, la reivindicación de que las estructuras del partido actúen con la razonable neutralidad que permita el debate y que la opción de los militantes no sea una opción condicionada por la actuación, no por la opinión, sino la actuación de las estructuras del partido y de la dirección del partido.

"No descarto negociar una candidatura conjunta con candidatos afines"

Mencionaba ante a los otros dos candidatos que también han anunciado que concurrirán a estas primarias. ¿Se ha planteado la posibilidad de negociar una candidatura conjunta o lo descarta?

No, no lo descarto. Pero en estos momentos estamos en la fase de presentación y cada uno tiene que exponer lo que pretende. Hay candidatos más cercanos a mis posiciones y otros que quizá todavía no conozcamos qué proponen y si están cercanos o están un poco más distantes de la propuesta del modelo de ciudad de Madrid, del modelo de políticas de alianzas, del modelo de relación con el movimiento vecinal, con el movimiento sindical, con la participación que yo tengo en la cabeza, que estoy exponiendo, con la idea de pluricentralidad, con la idea de una visión metropolitana de Madrid. Bueno, todo esto, hay que esperar que cada uno lo plantee. Hay alguno, repito, con los que tengo una visión más cercana. Tenemos todos que obtener los avales y luego veremos si es posible acercamientos o no.

"No me voy a integrar en la candidatura de Pepu Hernández"

¿Y si Pepu Hernández le hiciera personalmente una propuesta para que retirase su candidatura y se integrase en la suya? ¿Podría planteárselo?

No, yo no me voy a integrar en la candidatura de Pepu Hernández. Creo que es muy positivo y muy bueno para el PSOE que haya este debate de primarias, un debate hacia fuera, hacia los madrileños y madrileñas, que expongamos cada uno de los compañeros y que los militantes digan, valoren trayectorias, compromisos políticos, compromisos con la ciudad de Madrid, experiencia en la gestión pública y también capacidad de vinculación con los ciudadanos. Y que ese debate genere confianza hacia fuera, como la generó las primarias de Pedro Sánchez, Susana Díaz y Patxi López, donde los ciudadanos españoles dijeron ‘hombre, este es un partido interesante’, porque aquí hay un debate, aquí se respetan, pero al mismo tiempo hay un pluralismo que refleja el pluralismo de la izquierda, el pluralismo social.

Entonces, piensa llegar hasta el final.

Pienso llegar hasta el final y creo que además es muy positivo que mantengamos ese debate.