¿SE HA FABRICADO UNA COARTADA PARA PROTEGER A CIFUENTES?

Las claves que ponen en entredicho la versión de la Universidad sobre el máster de Cifuentes

Las explicaciones dadas por el rector de la Universidad Rey Juan Carlos no resultan hasta el momento convincentes.

Cifuentes, el día de la toma de posesión del rector de URJC Javier Ramos. (3 de marzo de 2017)
Cifuentes, el día de la toma de posesión del rector de URJC Javier Ramos. (3 de marzo de 2017)

Si nos ajustamos a lo expresado por el portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, sobre que “hace falta una aclaración explícita, verosímil y convincente” del máster supuestamente falsificado de Cristina Cifuentes, las explicaciones dadas por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) no han sido ni explícitas, ni verosímiles ni convincentes.

Así lo manifiesta un catedrático de dilatada trayectoria académica en conversación con este periódico después de escuchar las explicaciones dadas por el rector de la URJC, Javier Ramos, el director del máster de Cifuentes, Enrique Álvarez Conde y el profesor Pablo Chico, el elenco que este miércoles compareció apresurado en rueda de prensa para desmentir la información del eldiario.es. ¿Se ha fabricado una coartada para proteger a la presidenta madrileña? A ello ha apuntado la periodista responsable de la exclusiva que podría acabar con la carrera política de la dirigente ‘popular’.

¿MIENTE CIFUENTES O MIENTE EL RECTOR?

La primera contradicción reside en el hecho de que mientras que la URJC afirma que Cifuentes aprobó el máster en 2012 y que las dos pruebas en las que figuraba ‘no presentado’ y que finalmente tuvieron calificación y aprobado se debieron a un error informático, la portavoz de la presidenta que el martes habló con la redacción de periódico que dirige Ignacio Escolar, aseguró que se dejó “dos o tres asignaturas pendientes” que fueron aprobadas dos años después. Si hubiera sido así, debería haber pagado de nuevo la matrícula de la que no hay constancia como tampoco el recibo bancario por el que habitualmente se hacen estos cargos. Lo único que consta es el pago, de 176,27 euros, que en 2014 realizó la por entonces delegada del Gobierno para retirar el título.

¿DÓNDE ESTÁN LAS ACTAS DE LOS EXÁMENES?

Los comparecientes han explicitado poco sobre lo sucedido al no aportar ni un solo documento. Como nos explica el catedrático consultado, deberían de figurar en algún lado las actas de esas dos asignaturas que generalmente firma el coordinador del máster, en este caso Enrique Álvarez Conde. Es más, y dando por buena la primera explicación del entorno de Cifuentes, deberían existir cuatro actas, las dos primeras de ‘no presentado’ y las dos posteriores aprobadas. Además, las actas solo pueden ser certificadas (también por firma electrónica) por el profesor como paso previo a su registro informático.

LA FUNCIONARIA ‘AMIGA’ DE LA PRESIDENTA

Una de las lagunas que quedan abiertas con este escándalo y que afectan a la propia seguridad y privacidad de los expedientes académicos es el hecho de que una funcionaria realizara la “rectificación” de ‘no presentado’ por ‘aprobado’. Se trata de Amalia Calonge, la misma que hasta este martes por la tarde tenía como foto de su perfil en whatsapp la imagen de ella misma con Cifuentes en el momento de recoger el título del máster. “¿Cómo es posible que una funcionaria administrativa pueda entrar en un ordenador para el que se necesita una clave y cambiar el acta? Una funcionaria que no pertenece al servicio de posgrado y que además está en otro Campus. Siendo así, cualquier persona puede cambiar un acta, el sistema queda totalmente desprotegido”, señala este académico.  

¿DÓNDE ESTÁ EL TRABAJO DE FIN DE MÁSTER?

La URJC tampoco ha facilitado a los medios ninguna información sobre la Comisión que examinó a la presidenta en su trabajo de fin de máster, aunque sí ha citado los nombres de las tres profesoras que supuestamente la evaluaron: Alicia López de los Mozos (presidenta), Cecilia Rosado (secretaria) y Clara Souto (vocal). El profesor Pablo Chico asegura que el trabajo no puede hacerse público porque está sujeto a la Ley de Protección de Datos. Según el catedrático citado, eso “es falso”. “La Comisión es pública, el acto es público, no puede ser secreto”, afirma y recuerda que en la mayoría de los casos acuden familiares y amigos del examinado para asistir a su exposición que es el resumen de un trabajo que “tiene que estar guardado”.

EL ÚLTIMO ESCÁNDALO DE LA URJC

El máster falsificado de Cifuentes es el último escándalo que salpica a una Universidad a la que siempre se ha vinculado con el PP y con “prácticas clientelistas y de amiguismos”. El primero fue el plagio del rector Fernando Suárez o la supuesta contratación irregular de la propia hermana de Cifuentes. Ante estos hechos, la Universidad no ha reaccionado. “Lo normal es que hubiera abierto un expediente informativo y que un ‘juez instructor’ abra una investigación”, dice. En estos casos, la figura del ‘juez instructor’ no se refiere a un magistrado, sino a un catedrático que no tiene porqué ser de Derecho, aclara.

¿Por qué no ha abierto la Universidad una investigación sobre este asunto antes de apresurarse a salir en rueda de prensa? Si todo es falso, ¿por qué Cifuentes no compareció desde el minuto uno en rueda de prensa para defenderse de acusaciones tan graves? ¿Asistiremos a una posible ‘fabricación’ de pruebas sobre actas, examen y trabajo de fin de máster?