ESTE JUEVES EN EL MADRILEÑO BARRIO DE LAVAPIÉS

Argumosa 11: nueva acción para parar un desahucio

Varios colectivos convocan un acto de protesta para impedir que una mujer y sus dos hijas sean desahuciadas.

Foto: FRAVM
Foto: FRAVM

argumosa

La empresa está a punto de recibir una subvención pública de casi 100.000 euros del plan MadRe del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid para realizar mejoras en el mismo edificio

El edificio de Argumosa, 11, en el madrileño barrio de Lavapiés, se ha convertido en todo un símbolo en la lucha de varios colectivos por una vivienda digna que han convocado para este jueves a medios de comunicación y vecinos para intentar impedir que una mujer y sus dos hijas sean expulsadas de su vivienda de alquiler, una casa donde llevan más de dos décadas viviendo.

La Asamblea de Bloques en Lucha, compuesta por las vecinas de Lavapiés, el Sindicato de Inquilinas e Inquilinos de Madrid, la Plataforma de Afectadas por la Hipoteca y Lavapiés, ¿Dónde Vas? llevan meses plantando batalla para que cuatro familias del barrio no sean expulsadas de sus hogares.

Este mes de julio se cumplía el plazo impuesto por la empresa de inversión Proindivisos S.L. a la que estos colectivos acusan de querer “especular” con las viviendas para aumentar los ingresos de sus directivos. Revelan, además, que la empresa tiene deudas con la Agencia Tributaria y que está a punto de recibir una subvención pública de casi 100.000 euros del plan MadRe del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid para realizar mejoras en el mismo edificio.

“Esto significa que las administraciones publicas permitirán que saquen al mercado esos renovados pisos obteniendo pingües beneficios a costa del dinero público”, subrayan en un comunicado.

Los colectivos en defensa de un alquiler digno en Madrid consideran que con la actual Ley de Arrendamientos Urbanos se está vulnerando el artículo 47 de la Constitución, una ley “inmoral y vergonzosa que cosifica al inquilinato como mero obstáculo de un obsceno negocio”, afirman.

Las cuatro familias a las que el juzgado ya ha notificado el desahucio “no se han negado nunca a pagar la renta ni han incurrido en la vulneración de ningún deber de los marcados en su contrato de arrendamiento, no han tenido en ningún momento la opción de negociar su situación y carecen de alternativa habitacional tanto por recursos propios como por parte del Ayuntamiento o la Comunidad de Madrid”.

Por último, denuncian la “inacción” de los poderes públicos con “el único objetivo -dicen- de allanarle el camino a la especulación salvaje y deshumanizada que impera en nuestra ciudad”.