Miércoles 26.06.2019
en los centros de Navalcarnero y Estremera

Las agresiones se disparan en los centros penitenciarios de Madrid

El déficit estructural de personal penitenciario en Instituciones Penitenciarios, la ausencia de tratamiento para la enfermedad mental en prisiones y la falta de formación están convirtiendo las agresiones en una pandemia en los Centros Penitenciarios de Madrid.

La última agresión en Estremera que se produjo este pasado lunes ha requerido asistencia hospitalaria a tres funcionarios de dicho centro

Durante la última semana se han producido agresiones muy graves a funcionarios en los centros penitenciarios de Navalcarnero y Estremera. Estos episodios violentos causaron graves daños sobre los trabajadores afectados y van camino de convertirse en una pandemia por su reiteración y por la nula respuesta de la Administración Penitenciaria. La última agresión en Estremera que se produjo este pasado lunes ha requerido asistencia hospitalaria a tres funcionarios de dicho centro.

Comisiones Obreras ha venido denunciado la situación tan alarmante del Centro Penitenciario de Navalcarnero, con una plantilla muy envejecida y con un número de plazas vacantes superiores al 15%. El personal del centro de Estremera ha sufrido diferentes agresiones durante el último mes, siendo el más grave el del pasado lunes, sin que la Administración Penitenciaria haya adoptado ninguna medida preventiva.

Las agresiones en prisiones se han duplicado en el último año, mientras la Administración penitenciaria ha decidido mirar para otro lado. El sindicato "no va a caer en el sensacionalismo ni en el amarillismo de sucesos con este grave problema, pero sí quiere señalar alto y claro quiénes son los responsables del mismo".

Las agresiones, en prisiones, no son inevitables ni están contempladas en la nómina del personal. Se producen porque los gestores en los centros, y a la cabeza de ellos el secretario general de Instituciones Penitenciarias no les preocupa este problema porque queda muy lejos de sus despachos.

CCOO lleva meses defendiendo un Plan Integral Contra las Agresiones al Personal Penitenciario que aborde todas las causas que confluyen en este fenómeno e incluya los siguientes puntos:

  • Hace falta personal suficiente. No se puede seguir trabajando dentro de las prisiones sin personal, poniendo en peligro la salud de las trabajadoras y trabajadores penitenciarios.
  • Hace falta programas de tratamiento psiquiátrico para enfrentar el grave problema de la enfermedad mental en prisiones. Las cárceles no son psiquiátricos.
  • Hacen falta medidas legales como el reconocimiento de agente de la autoridad al personal penitenciario, y medidas legales activas en la defensa jurídica.
  •  Hace falta más formación para afrontar la conflictividad dentro de las prisiones.

Frente a las propuestas constructivas y responsables de CCOO, la Administración responde promoviendo un plan contra las agresiones en la Administración General del Estado, que excluye a prisiones. El propio Parlamento a través de una proposición no de Ley, les ha impelido a que desarrollen un Plan contra las agresiones en prisiones y han hecho caso omiso.

CCOO exige medidas activas urgentes, una oferta de empleo público extraordinaria y un plan integral contra las agresiones al personal penitenciario.

Las agresiones se disparan en los centros penitenciarios de Madrid
Comentarios