#TEMP
sábado. 02.07.2022

f1Su nombre real es Sofía Andréyevna Tolstói. Nace el 22 de agosto del año 1843, su padre es Andréi Evstéfievivic, médico en la corte imperial rusa y era de origen prusiano. Su madre era Liubov Aleksándrovna Islavina.

El 16 de septiembre de 1862 se acuerda el compromiso entre León Tolstói y Sofía, casándose una semana después. Fijaron su residencia en Yásnaia Poliana. Fruto de dicho matrimonio fueron trece hijos, de los que solamente ocho llegaron a la edad adulta. León Tolstoi nunca aceptó el uso de métodos anticonceptivos. Los dos tenían temperamentos muy fuertes y ambos se consideraban que podían imponer al otro sus deseos y formas de vida.

León Tolstói permitió leer a Sofía sus diarios de juventud en la noche de bodas. En él relataba con gran precisión y lujo de detalles sus locuras sexuales cuando era oficial del ejército ruso y todo tipo de experiencias sexuales que había practicado, lo que asustaron muchísimo a Sofía.

Tolstoi pensaba que al dejar al descubierto sus flaquezas humanas, haría que Sofía entendiera con quien se había casado y sabría entender las demandas de sus prácticas sexuales y sus posibles errores futuros. Sin embargo, lo que consiguió es que Sofía desarrollara unos grandes celos y un potente resentimiento que duraría toda su vida.

f9Como consecuencia de esto, Sofía comenzó a escribir un diario personal. Como ya no se fiaba de Tolstoi, todas las noches se levantaba a escondidas para leer lo que su marido había escrito. Además, ella dejaba en sitio visible su diario personal para que su marido pudiera leerlo y de esta forma mostraba los agravios que diariamente le infringía Tolstoi y fuera consciente de los mismos y de lo que Sofía pensaba de ellos.

A pesar de todos estos imponderables, la pareja se amaba con gran fuerza, esto no se apagó ni en los años maduros y tampoco a pesar de la desastrosa vida familiar que tenían.

Sofía era una mujer del siglo XIX, muy bien educada, de un origen notable, estaba preparada para ser una mujer ideal para el matrimonio con un genio como era León Tolstói. Sin embargo, enseguida se dio cuenta que tendría que aguantar el mal carácter de su marido, que como vemos, era presa de constantes cambios de humor, todo ello unido a una sexualidad totalmente incontrolada.

Mujer con una vida impresionante, con una continua lucha día a día al vivir bajo la sombra de un genio, que no quería una mujer sino una sumisa y Sofía luchó siempre por ser ella misma

Como estamos viendo, León Tolstoi era un hombre con cambios constantes e imprevisibles, donde las cosas adquirían o perdían un sentido en base a sus exigencias diarias, a sus ideas cambiantes, a su estado de ánimo y obsesionado por la escritura diaria. El aburrimiento no era posible y la inestabilidad constante. Una mañana se volvía loco por hacer el amor a Sofía y por la tarde se declaraba casto total de por vida.

Se sabe, que tuvo como mínimo un hijo fuera del matrimonio. En el proceso de envejecimiento de Tolstói, su inestabilidad emocional aumentó. A ello hubo de unirse sus continuos devaneos filosóficos, religiosos, de comida e incluso se declaró pacifista.

Sofía controlaba todo en la casa y la llevaba con mano de hierro, convirtiéndose en una mujer implacable y mandona. Se dedicó a educar con esmero a sus hijos, a los cuales adoraba y sufrió con gran intensidad la muerte de sus cinco hijos. Además, se dedicó a la administración de las finanzas de la familia.

f8

Sofía siempre cuidó y amó a Tolstói con una gran pasión y esmero. Amó a este hombre mientras él se dedicaba a escribir a lo largo del frío invierno ruso.

Cuando escribió la gran novela “Guerra y paz”, Sofía escribía en su diario personal como colaboraba con su marido y decía “Todo lo que me lee me emociona tanto que casi se me saltan las lagrimas. Y eso no sé si eso se debe a que soy su mujer o a que realmente es bueno. Creó que más bien es esto último. A nosotros, a la familia lo único que nos reporta son los futuros trabajos, a mi me muestra una impaciente irritación, y últimamente empezaba a sentirme muy sola”.

Sofía reconoce que llegó a copiar a mano hasta siete veces y con muy buena letra el manuscrito de “Guerra y Paz”. Cuando estaba copiando esta obra llegó a memorizar las cosas que decía Ana Karenina.

Sofía era una mujer que tenía un gran talento y habilidades para haber podido brillar con luz propia, pero vivió a la sombra de este gran escritor. Sofía ha sido invisible y olvidada a los ojos de los demás, a través de un hombre que la eclipsaba con su nombre, sus títulos y significación social en Rusia.

Era una mujer como estamos viendo, de gran carácter y que nunca mostraba debilidad a pesar del ego de Tolstoi. Sin embargo, fue perdiendo su espíritu religioso en la misma medida que su marido vivía exacerbaciones religiosas.

f4

Descubrió la fotografía en el año 1887 y se fascinó con ella. Tiene más de mil placas fotográficas donde queda muy bien reflejado su vida familiar, la pasión por su marido a pesar de todas las circunstancias y también la vida cotidiana de los campesinos en la Rusia zarista.

Ya de mayor descubrió el encanto por la música. Su diario nos cuenta de forma pormenorizada su vida. Sin embargo, se observan algunos lapsus de tiempo que vienen a coincidir con épocas donde sufrió fuertes depresiones y desaliento. En este diario podemos ver cómo eran las transformaciones anímicas de Tolstoi, que se mostraba insoportable en la intimidad. Describe de forma alucinante como era la complejidad de las relaciones de esta pareja, donde ambos dan muestras de sus potentes caracteres, que origina una complicadísima vida en común.

León Tolstói nace en Yásnaia Poliana el nueve de septiembre de 1828, quedándose huérfano a muy temprana edad, siendo cuidado por sus tías y llevando una vida placentera, disfrutando de los privilegios que tenía la nobleza rusa en el zarismo.

Fue en Yásnaia Poliana donde escribió gran parte de su obra literaria y donde poco a poco fue evolucionando y mostrando un gran nivel de discrepancia con la actividad de la iglesia ortodoxa rusa. Era consciente de cuál era la realidad social y económica en la que se desenvolvían los campesinos rusos, que representaban más del 90 % de la población, en contraste con los privilegios que gozaban la nobleza y la iglesia ortodoxa.

León Tolstoi se graduó en Derecho y en estudios orientales en Kazán y conocía el mundillo que existía en Moscú y en San Petersburgo. Sirvió en el ejército zarista como oficial y fue el momento en que descubrió el mundo de la sexualidad y donde experimenta todo tipo de situaciones que será plasmada en el diario que muestra a Sofía, logrando escandalizarla.

f6

Después de este período de formación y de servicio al ejército zarista, regresa a Yásnaia Poliana mucho más tranquilo.

Sofía era una mujer profundamente enamorada de su marido, era todo para él y nada para sí misma, es decir, era esposa a tiempo completo. Sin embargo, vemos como Tolstoi en su inmensa obra literaria era capaz de entrar en el alma y en el conocimiento profundo de sus personajes pero siempre fue incapaz de tratar y valorar con justicia el papel de Sofía y sus sentimientos hacia él.

Tolstói tuvo momentos personales muy críticos, donde desvariaba mucho y de forma continuada, introduciendo la violencia en el seno del matrimonio. El maltrato femenino se daba con bastante frecuencia.

A todo ello, Sofía sufrió el abandono sexual de Tolstoi, provocando unos inmensos celos ante este f5desprecio haciendo, que se sintiera totalmente abandonada y tuvo que hacer frente en silencio una profunda depresión y a ello añadió el sentimiento de fracaso personal como mujer.

Su diario se convierte de esta manera, en su fiel acompañante, en el que quedan reflejados sus desengaños conyugales, la ruda indiferencia del escritor ante los sentimientos de amor de ella. Sofía entiende que Tolstói, solo sentía hacía ella una pasión física, mientras que ella se describe como una mujer profundamente sentimental que siempre ha aspirado a la unión perfecta y a una comunicación espiritual y no sólo en el aspecto físico.

Tan fuerte era el ego de Tolstoi que llego a afirmar “soy tan ambicioso que si tuviera que elegir entre la gloria y la virtud, temo que elegiría la primera”.

Tolstoi necesita una mujer simplemente para cubrir sus necesidades sexuales, pero esto le hace despreciarse a sí mismo por sentir este tipo de necesidades. Además, no acepta el carácter fuerte de Sofía, pues lo que el precisaba era una mujer sumisa, abierta a todas sus necesidades y caprichos sexuales y Sofía no era así.

Tolstoi escribió en el año 1889 “sonata a Kreutzer” que es un relato breve contra el deseo carnal y a favor de la castidad, que entiende que es su única salida al tormento de su existencia

Hasta hace poco no se sabía que Sofía escribió un breve relato en contraposición a esta obra de su marido y que fue encontrada entre los documentos del museo Tolstoi en Moscú. Se titula The Kreutzer sonata variation y dice “No sé porque todos relacionan Sonata a Kreutzer con nuestra vida de casados pero es lo que ha ocurrido. Íntimamente también yo sé que esta historia está dirigida a mí y me ha hecho un gran mal; me humilló ante los ojos del mundo y destruyó los últimos vestigios de amor entre nosotros”.

Esta obra de León Tolstói estuvo censurada pero Sofía se trasladó a San Petersburgo para conseguir del zar Alejandro III que la dejara publicar, ya que el texto no iba en contra del matrimonio. Sofía intercedió para f7que se publicara para conseguir tomar distancia del relato, y dijo “esta historia arrojó sombras sobre mi vida; el hecho de defenderla significaba que yo podía dejar de ser vista como modelo para este tema”.

También escribió ¿De quién es la culpa? Cuenta la historia de Ana una joven educada que cree que en el matrimonio como la unión de almas gemelas en cuerpo y espíritu. En la historia aparece el príncipe Prozorsky que dobla en edad a Ana y tiene un gran don de palabra que le sirve para ocultar la rudeza de su inteligencia.

Su vida no va por buen camino y es entonces cuando aparece Bejmetev que era un amigo de la familia y dispensa todas las atenciones a Ana, mientras que el príncipe vive un ataque de celos. Ana y Bejmetev tienen los mismos gustos e incluso ambos se fijan en los mismos párrafos del autor romántico francés Lamartine. Bejmetev llega a su alma, pero no a su cuerpo y no tienen relaciones físicas, lo cual no impide el delirio de locura del príncipe. Tolstói nunca se digno a leer nada que escribiera Sofía

En su última etapa de vida vestía solamente con un sayal tal como lo hacían los campesinos y se dejo barba larga. Antes de huir de su casa camino a la muertes dirigió esta despedida a Sofía “Tú le has dado al mundo cuanto has podido: un gran amor maternal y un gran espíritu de sacrificio. Pero durante el último periodo de nuestro matrimonio, desde hace dieciséis, nuestras vidas se han separado”.

Una semana antes de huir de Yásnaia Poliana se encuentra abrumado por las continuas peticiones que le hace Sofía para que le entregara los manuscritos sin publicar y los diarios íntimos de los que hablaba de ella, con la finalidad de que no cayeran en manos de sus discípulos.

Sofía llevaba muy mal la presencia de Vasili Cherkov, que era considerado el mejor discípulo de Tolstoi, pero que se inmiscuía en los enfrentamiento conyugales.

Tolstói se fuga de su casa sin avisar a nadie salvo el acompañamiento de su hija Sasha. Padecía de neumonía y tenía una fiebre que rondaba los 40º. Su pulso ya era muy irregular y la respiración débil.

Ambos atravesaron los campos helados en un trineo hasta la estación de tren donde intentan pasar desapercibidos, pero esto no sucede porque todos conocían a Tolstoi. Montó en el tren en un vagón de f3segunda clase. Todos fueron a saludarle e incluso los fotógrafos estaban esperándole. Muere el veinte de noviembre de 1910 rodeado de su médico y de un grupo de seguidores liderados por Chertkov. Este hecho desolaría a Sofía y clamaría desde la distancia que le dejarán estar con su agónico marido.

León Tolstoi siempre fue un candidato a ganar el Premio Nobel de Literatura, pero se apresuró a rechazarlo antes de que se lo dieran porque decía “que no sabría disponer de tanto dinero, sobre todo cuando mis convicciones me indican que el dinero sólo producen mal”.

La historia de Sofía hubiera pasado sin relevancia alguna salvo por ser la esposa de León Tolstoi. Su hija Tatiana escribió un libro sobre su madre titulado “Sobre mi padre”. Para escribirlo usó los diarios de sus padres, así como cartas, fotografías etc. Es un libro de desagravio hacia su madre.

Sofía muere en 1919 y logra imponerse a la maraña de intereses que había ido tejiendo a sus espaldas su marido. Aparecen los seguidores de Tolstoi que solo hacen que adular al escritor y le obligan a sentirse como un modelo de referencia para los demás.

El régimen soviético ensombreció la memoria de Sofía. Sus diarios y las fotografías solo aparecieron a la luz pública cuando el sistema soviético se derrumba. En sus diarios y libros aparece una Sofía mucho más conmovedora de su realidad femenina y nos viene a demostrar la inteligencia de esta mujer.

f2

Mujer con una vida impresionante, con una continua lucha día a día al vivir bajo la sombra de un genio, que no quería una mujer sino una sumisa y Sofía luchó siempre por ser ella misma.

Sofía Tolstói, una vida amarga
Comentarios