Nuevatribuna

HISTORIA POLÍTICA DE ESPAÑA

Los socialistas madrileños y los candidatos a las elecciones municipales de 1917

Julián Besteiro, Daniel Anguiano, Saborit y Francisco Largo Caballero en el penal de Cartagena
Julián Besteiro, Daniel Anguiano, Saborit y Francisco Largo Caballero en el penal de Cartagena

Besteiro, Largo Caballero, Saborit y Anguiano fueron candidatos en las elecciones generales de 1918 dentro de la Alianza de Izquierdas, estando presos en el penal de Cartagena a raíz de la sentencia que se les impuso por ser miembros del Comité de la Huelga General de agosto de 1917. Pues bien, antes fueron candidatos en las municipales de noviembre de 1917. Este artículo trata de esta decisión.

Tanto los partidarios como los que opinaban en contra dejaron muy claros sus sentimientos de cariño y solidaridad con los compañeros presos. Al final, por amplia mayoría, aunque no por unanimidad, se aprobó la propuesta de Pablo Iglesias

El 22 de octubre de 1917 se celebró una asamblea de la Agrupación Socialista Madrileña en la Casa del Pueblo. La expectación era grande, lo que se tradujo en una elevada asistencia, precisamente como reacción a la represión ejercida contra los socialistas a raíz de la huelga general, justo cuando los socialistas podían reemprender su tarea política y sindical.

La Asamblea comenzó con la lectura, con consiguiente aprobación por unanimidad, de una declaración del presidente Mariano García Cortés en la que se afirmaba que la Agrupación, al reanudar su vida ordinaria, acordaba protestar por la represión sufrida por parte del Gobierno Dato con motivo de la huelga de agosto, afirmar que la permanencia de dicho Gobierno era incompatible con el “decoro nacional”, expresar su pésame a los familiares de los compañeros muertos en los sucesos pasados, y solidarizarse con los compañeros presos, especialmente con los miembros del Comité de Huelga por la gravedad de la condena que se les había impuesto. Recordemos que Besteiro, Largo Caballero, Saborit y Anguiano fueron condenados en septiembre a cadena perpetua. Por fin, la declaración terminaba con la defensa de la obra emprendida hasta “el logro de las aspiraciones inmediatas y modestas del socialismo internacional”.

Después se trató de la cuestión electoral, la principal de la reunión. Torralva Beci, en nombre del Comité, expuso el parecer del mismo sobre la necesidad de acudir a la cita electoral junto con los republicanos, por ser más necesaria que nunca la unión de las izquierdas contra la reacción. Torralva Beci leyó una carta del Directorio de la Federación Republicana en la que se notificaba a la Agrupación Socialista que se le concedían tres puestos, en los distritos de Chamberí, Hospital y Hospicio. Pero los socialistas no estaban conformes con este reparto y exigían cinco puestos, aprobándose un voto de confianza al Comité para que contestara en este sentido a los republicanos con la esperanza de que debía evitarse una ruptura, y que nadie deseaba en esos momentos. La relación entre los republicanos y socialistas siempre fue compleja desde el momento en que se constituyó la Conjunción Republicano-Socialista, aunque mucho mejor que la que habían mantenido antes.

A continuación, se leyó una carta de Pablo Iglesias, proponiendo a la Asamblea que designara como candidatos a Largo Caballero, Besteiro, Saborit y Anguiano en las próximas elecciones locales en Madrid, como protesta por la brutal condena que se les había impuesto y expresión de la opinión del pueblo madrileño. La lectura provocó una gran ovación, y se acompañó por otra proposición similar de Maeso, Blázquez y Ortiz. Se estableció un debate al respecto, con intervenciones de García Cortés por el Comité, y Doñoro, Anega, Chena, Blázquez, Núñez de Arenas y Maeso. Tanto los partidarios como los que opinaban en contra dejaron muy claros sus sentimientos de cariño y solidaridad con los compañeros presos. Al final, por amplia mayoría, aunque no por unanimidad, se aprobó la propuesta de Pablo Iglesias.

Nuestra principal fuente ha sido el número 3.008 de 23 de octubre de 1917 de El Socialista.