HISTORIA POLÍTICA DE ESPAÑA

La labor socialista en Lille y el PSOE

El PSOE siempre apostó por alcanzar poder en los Ayuntamientos para desarrollar una política social a favor de los trabajadores y las clases desfavorecidas.

El PSOE aprovechaba este ejemplo francés para demostrar que los socialistas no engañaban a los electores de la clase obrera y se dedicaban a mejorar su condición en la preparación de su emancipación

@Montagut5 | El PSOE desarrolló siempre una clara apuesta por el municipalismo, por alcanzar poder en los Ayuntamientos para desarrollar una política social a favor de los trabajadores y las clases desfavorecidas. En un anterior trabajo estudiamos la lucha política emprendida por los concejales socialistas de Bilbao en 1900 a cuenta del debate sobre el presupuesto municipal. En este nuevo artículo nos vamos a Francia por la misma época, para demostrar la vocación socialista a favor de una política social municipal, y por participar en política, por la valoración del sufragio universal frente a otras opciones de izquierda.

En el número 617 de “El Socialista” se incluyó un artículo sobre la labor socialista en la gestión municipal de la localidad francesa de Lille con un fin claramente pedagógico. El artículo lleva el significativo título de “Un Municipio socialista”.

Lille fue una de las ciudades protagonistas de la Revolución Industrial francesa, por su empuje en la industria textil de algodón y lino. Fue la ciudad industrial por antonomasia, diversificando su inicial protagonismo textil con el desarrollo de la metalurgia. También fue un destacado núcleo ferroviario. Estos hechos económicos provocaron un enorme crecimiento demográfico en la segunda mitad del siglo XIX, con sus consiguientes consecuencias sociales. Paralelo al desarrollo económico y demográfico, el movimiento obrero alcanzó una fuerza poco comparable con la de otras ciudades en Francia. Eso posibilitó el dominio socialista en las elecciones municipales, alcanzando el gobierno de la ciudad a finales de siglo. Indudablemente, esto no podía pasar desapercibido para los socialistas españoles.

Los socialistas de Lille, fieles a su compromiso electoral, habían aumentado sustancialmente el presupuesto municipal de Lille para el año 1898 en gastos de tipo social en beneficio de la clase trabajadora. El aumento venía justificado porque la cantidad presupuestada el año que se cerraba había sido insuficiente para atender los graves problemas de miseria. Aumentaban todas las partidas: beneficencia, para las mujeres pobres que habían dado a luz, para los reservistas, los ancianos que no podían entrar en asilos por su escasez, para la Sociedad que otorgaba ropa blanca a los indigentes, para las cocinas populares, las cantinas escolares (comedores, aunque también se incluía una partida para ropa, calculándose que unos cinco mil niños comían en estas cantinas), para ayuda de casamiento de indigentes, y para “caloríficos” públicos.

Se calculaba que en los dos años de administración socialista el presupuesto social había aumentado en 400.00 francos.

Pero los gobernantes socialistas también dedicaban atención al personal municipal, tanto en lo relativo a retribuciones, como al aumento de la plantilla.

Pues bien, el PSOE aprovechaba este ejemplo francés para demostrar que los socialistas no engañaban a los electores de la clase obrera y se dedicaban a mejorar su condición en la preparación de su emancipación. El sufragio universal era un medio eficaz demostrado, pero si se empleaba adecuadamente, en clave de desarrollo de conciencia de clase, y no como pretendían los partidos “burgueses”, que lo habían desnaturalizado en España.

Pero también había una alusión a la izquierda que no creía en la política cuando en el artículo se decía que la campaña de los socialistas en los municipios era “la mejor respuesta que puede dar nuestro Partido á los que dicen que la acción política de la clase obrera no tiene valor alguno”.

Por fin, se decía que esta lucha política municipal no era un medio para la satisfacción del medro personal.