miércoles 20/10/21
VÍCTIMA DEL FRANQUISMO

El intenso compromiso del joven Julián Zugazagoitia

El día 9 de noviembre de 1940 era fusilado Julián Zugazagoitia Mendieta, escritor, periodista, socialista, diputado y ministro de la República.

zugazagoitiaEl día 9 de noviembre de 1940 era fusilado Julián Zugazagoitia Mendieta, escritor, periodista, socialista, diputado y ministro de la República. En este artículo abordamos las primeras etapas de su vida y compromiso hasta la llegada de la Segunda República.

Julián Zugazagoitia nació el 5 de febrero de 1899 en Bilbao. Su padre, Fermín Zugazagoitia Aranguren, fue un destacado socialista del importante núcleo vizcaíno del PSOE, ya que fue director de la Cooperativa Socialista de la Casa del Pueblo de Bilbao y concejal de la capital vasca entre 1905 y 1909. Su hijo, por lo tanto, vivió el socialismo desde muy pequeño. Así pues, en 1914, siendo un adolescente, ingresó en las Juventudes Socialistas, que años antes había fundado Tomás Meabe. Además, pasó a trabajar en la Cooperativa que dirigía su padre. Cuando éste falleció, pasó a ser tenedor de libros y contable en una empresa. No había cumplido los dieciocho años cuando participó en la Huelga General de 1917, hecho que le ocasionaría una estancia en la Cárcel de Larrinaga. Pero Zugazagoitia no aminoró su compromiso, todo lo contrario. En 1920 fue elegido presidente de las Juventudes Socialistas de Bilbao y en ese momento comenzó una de sus vocaciones más acusadas, la de periodista. Pasó a colaborar en El liberal, el diario tan vinculado a Indalecio Prieto, con el que siempre tuvo mucha afinidad personal. También fue un colaborador asiduo de La Lucha de Clases, un semanario socialista fundamental del socialismo vasco y español, y que pasaría a dirigir en 1921. Dos años después, en 1923, ganó por oposición un empleo municipal. En agosto de ese mismo año fue procesado por un artículo en el semanario y condenado a una pena de destierro. Pasó a Madrid donde ingresaría en la Agrupación Socialista en julio de 1924. No estuvo inactivo en la capital, ya que, gracias a Andrés Saborit pasó a trabajar en El Socialista.

Zugazagoitia decidió muy pronto acercarse a Bilbao mientras cumplía su condena de destierro. Así pues, pasó a residir en Santoña. Allí encontró trabajo en la Compañía Exportadora de Conservas de Pescado y se implicó en el movimiento obrero local. En este sentido, fue elegido secretario de la Federación de Fabricantes de Conservas de la UGT. Pero no se conformó con trabajar y luchar por mejorar las condiciones laborales y salariales de los conserveros de Santoña. Sacó tiempo para escribir libros, otra de sus vocaciones. En esta localidad escribió una trilogía de biografías noveladas. La primera estaba dedicada a Pablo Iglesias, en el año de su fallecimiento, y titulada Una vida heroica, aunque también publicaría años después otra biografía del fundador del PSOE y la UGT, titulada Pablo Iglesias: Vida y trabajo de un obrero socialista, y que podemos consultar en edición facsímil. La segunda era otro homenaje. En este caso, el protagonista era Tomás Meabe (Una vida humilde), también de 1925, y con el que le unió una estrecha amistad, llegando a prologar una de sus obras. Dos años después saldría una especie de autobiografía, titulada Una vida anónima. Siguió colaborando en la prensa desde la distancia, ya que escribió en la sección “Temas del Mar” en El Liberal, unas veces con su firma, y otras con el pseudónimo “Fermín Mendieta”. En enero de 1927 dirigió Cuadernos de Trabajo Socialista, aunque solamente salieron cinco números.

Por fin, en 1929 pudo regresar a Bilbao, trabajando intensamente porque escribió una trilogía sobre la huelga y la vida socialista, titulada El Botín (1929). Al año siguiente publicó El Asalto. Para algunos críticos parte de su obra puede ser considerada como precursora de la novela social posterior. En junio de 1930, el escritor José Díaz Fernández publicó un artículo en el diario El Sol a propósito de la última obra citada en el que aludía a que el autor mezclaba realidad y ficción, siendo pionero de este género en España, y que podía servir para divulgar más la literatura de signo obrerista. También hay que destacar en esta época su Pedernales. Itinerario sentimental de una colonia escolar de 1929, un libro dedicado a la infancia pobre, con dibujos de Ricardo Arrue. Julián Zugazagoitia fue, además, un gran conocedor de la literatura de su época, pudiendo ser considerado casi un especialista en la rusa.

El intenso compromiso del joven Julián Zugazagoitia
Comentarios