Nuevatribuna

El Congreso obrero galaico-portugués a principios del XX

En el Congreso se decidió crear una estructura básica común entre las Sociedades Obreras de los dos lados de la frontera, a través de dos comisiones, una en Vigo y otra en Viana do Castelo, con cinco miembros cada una

@Montagut5 | En enero de 1901 se celebró en Tui un Congreso Obrero Galaico-Portugués que debe interpretarse como uno de los procesos internacionalistas y hasta iberistas a favor de la solidaridad y la lucha sindical coordinada por encima de las fronteras. La iniciativa partió de las Sociedades Obreras de Santiago de Compostela que buscaban estudiar y aprobar medidas para evitar que cuando se producían huelgas de los canteros los empresarios contratasen trabajadores portugueses de las regiones fronterizas, algo que recordaba el precipitante que provocó la creación de la AIT tres décadas antes, aunque en un nivel más modesto. En todo caso, en esta reunión se tomarían decisiones de mayor calado, como tendremos oportunidad de comprobar, con el objetivo de fomentar la conciencia de clase obrera entre gallegos y portugueses. Después se celebrarían otros dos Congresos, el de Viana do Castelo (1902) y el de Braga en 1903.

El Congreso tuvo capital importancia porque en el estuvieron representadas Sociedades Obreras gallegas y portuguesas que agrupaban a más de sesenta mil trabajadores, otra razón que justifica nuestro interés.

En el Congreso estuvieron presentes delegados de la Federación de Trabajadores, Asociación Tipográfica, Sección de Carpinteros y Sociedad de Panaderos de Vigo; Canteros y Carpinteros de A Coruña; Canteros, Carpinteros y Albañiles de Ferrol; Canteros y Carpinteros de Ourense; Trabajadores de A Estrada; Carpinteros de Porriño; Canteros de Padrón; Sociedad de Canteros, Hierros y Metales y Sección de Carpinteros de Pontevedra; Trabajadores de Chantada; Obreros de Celanova y contornos; Federación Obrera de Tui; Canteros de Marín; Canteros, Carpinteros y Sección Varia de Santiago; Canteros de Monforte y Carballino; y Sección Varia de A Guardia.

Por parte de los portugueses estaban representadas la Uniao dos Estucadores e Pintores, Associaçao de classe dos Canteiros y Associaçao dos Carpinteiros de Viana do Castelo; Associaçao de classe dos operarios Teceloes de Fitas;  y Associaçao dos Correeiros, Associaçao dos Estucadores portuenses, Associaçao dos Operarios de calçado y Federaçao das Associaçaos operarias de Porto.

Presidió el Congreso el cantero y líder de la UGT en A Coruña, José Rodríguez, personaje clave del movimiento obrero gallego, que llegó a presidir la Agrupación Socialista de la ciudad cuando se constituyó en 1891. Fue uno de los fundadores de la Federación Nacional de Canteros y Marmoristas, en Madrid en 1901.

Debían fomentar el sindicalismo, creando asociaciones en las poblaciones donde no las hubiera. Las sociedades obreras serían coordinadas por estas comisiones

En el Congreso se decidió crear una estructura básica común entre las Sociedades Obreras de los dos lados de la frontera, a través de dos comisiones, una en Vigo y otra en Viana do Castelo, con cinco miembros cada una. Debían fomentar el sindicalismo, creando asociaciones en las poblaciones donde no las hubiera. Las sociedades obreras serían coordinadas por estas comisiones. Las asociaciones gallegas adheridas debían contribuir con un céntimo mensual por asociado que no estuviera en paro. Las portuguesas debían decidir la forma de contribuir a su comisión.

Las comisiones serían elegidas anualmente, y estarían facultadas para convocar el siguiente Congreso galaico-portugués. Las comisiones rendirían cuentas de sus actividades en los Congresos.

Las comisiones se encargarían de nombrar a los compañeros que debían encargarse de la misión de la propaganda, es decir, de los actos y medios para difundir las ideas.

Los primeros miembros de la comisión gallega fueron: Enrique Botana como presidente, Patricio Mosquera como vicepresidente, Jesús Blanco como secretario primero, Antonio Abeleira como secretario segundo, y Modesto Martínez, que ejercería de depositario. La comisión de Viana do Castelo estaría formada por los sindicalistas siguientes: José Ignacio Ferreira, Pedro Ferreira, Francisco Luis Barros, José Loureiro y Manuel Costa Barbero.

En el primer Congreso se decidió que el próximo redactase un reglamento que debía regir para las comisiones. También se aprobó que una comisión fuera a Vigo y Ourense para celebrar sendos mítines porque en ese momento en esas localidades había conflictos laborales importantes.

El Socialista elogió esta iniciativa obrera que soldaba lazos más allá de las fronteras, como un ejemplo del espíritu internacionalista socialista.

Podemos consultar el libro de Ramón Villares, et allí, O mundo do traballo en Galicia (2016). También es interesante acercarse, aunque no sea una monografía sobre el movimiento obrero, pero recoge las relaciones históricas entre Galicia y Portugal, al libro editado por María Xosé Agra Romero, Galiza e Portugal: identidades e fronteiras. Actos do IV Simposio Internacional (2002).

Hemos consultado los números 776, 777 y 778 de El Socialista.

Conviene acercarse al Diccionario Biográfico del Socialismo Español cuando queremos profundizar sobre los sindicalistas socialistas.