HISTORIA LABORAL

James Bronterre O’Brien en el movimiento obrero británico

Bronterre nos ha legado un conjunto de escritos periodísticos en el Northern Star en los que realizó un análisis de la propiedad, concebida como un instrumento de opresión y de explotación de los trabajadores

@Montagut5 | El irlandés James Bronterre O’Brien (1804 o 1805-1864) fue un destacado líder obrerista, en el seno del cartismo, además de un seguidor de las ideas del neobabuvismo, ya que fue admirador de Babeuf, así como de Robespierre.

Nació cerca de Dublín. Aunque vino al mundo en el seno de una familia acomodada, pero los negocios del padre fracasaron, y el joven intentó huir de la pobreza a fuerza de estudio. En 1825 se graduó en el Trinity College, para estudiar Derecho en el King’s Inn de Dublín. Allí terminó sus estudios en 1829, para pasar a Londres donde completó su carrera. Pero su gran pasión no sería el derecho, aunque le sirviera para la elaboración de sus teorías, sino el periodismo.

Bronterre nos ha legado un conjunto de escritos periodísticos en el Northern Star en los que realizó un análisis de la propiedad, concebida como un instrumento de opresión y de explotación de los trabajadores. También fue editor del Midland Representative y del Birmingham Herald.

Es importante destacar que tradujo al inglés en 1836 el libro de Filippo Buonarroti sobre la Conspiración de los Iguales, que había publicado en 1828. Esta traducción contribuyó a que se difundiera el neobabuvismo en Gran Bretaña, aunque limitó, un tanto, los aspectos conspirativos y utópicos. Recordemos que se trataba de una corriente comunista revolucionaria basada en las ideas de Babeuf. En esta labor difusora empleó el Bronterre’s National Reformer, que fundó en 1837 y que también dirigió.

En el seno del cartismo se distinguió por defender que los cartistas presentasen candidatos propios en las elecciones parlamentarias o que se apoyase a los candidatos que asumieran los puntos de la Carta. Las autoridades británicas siempre consideraron a nuestro protagonista como un líder muy peligroso, llegando a ingresar en prisión en 1840 durante dieciocho meses por sedición. En principio, había sido un defensor del empleo de la violencia, pero luego moderó esa defensa y se negó a participar en la manifestación de abril de 1848. Con Fergus O’Connor, uno de los principales líderes cartistas, tuvo intensas polémicas. Entre ambos líderes siempre hubo una mala relación, especialmente a través de los periódicos.

Después del fracaso del cartismo siguió luchando en el seno del movimiento obrero británico. En 1850 estuvo en la fundación del National Reform League.

Debemos destacar su obra, The rise, progress and phases of human slavery (1885), y que se puede consultar en la red.

El lector en castellano puede acudir a un clásico fundamental para entender a este personaje en esta época de la historia del socialismo: Gian Mario Bravo, Historia del socialismo, 1799-1848. El pensamiento socialista antes de Marx, Barcelona, 1976, páginas 249-250.