sábado 04.04.2020

Amós Acero, un intenso socialista

En el aniversario de su ejecución, traemos la figura de un personaje fundamental del socialismo en Vallecas. 

Foto: Vallecastodocultura
Foto: Vallecastodocultura

@Montagut5 | Amós Acero Pérez fue un destacado socialista, maestro de profesión, y que perdió la vida a causa de su compromiso en las tapias del cementerio del Este en 1941. En este artículo glosaremos su figura política en el aniversario de su ejecución.


Acero organizó la enseñanza de los obreros jóvenes en clases nocturnas, consciente de las graves carencias educativas de las clases humildes

Amós Acero era natural de Villaseca de la Sagra, provincia de Toledo. Allí nació en 1893. Estudió Magisterio en la Escuela Normal de Madrid, obteniendo el título de maestro superior en 1914. En la capital trabajó en varias boticas para salir adelante en la vida. Se casó con Dolores Delgado, con la que tuvo varios hijos e hijas.

Ingresó en la Sociedad de Oficios Varios de la UGT y en la Agrupación Socialista de Madrid el primero de marzo de 1920, aunque en 1927 pasó a militar en la Agrupación Socialista de Vallecas. Precisamente, en esta localidad pudo desarrollar su vocación pedagógica. En julio de 1927 le fue ofrecida una plaza de maestro de primera enseñanza en las Escuelas Racionalistas, una escuela laica promovida por los socialistas a través de un grupo de maestros de la Escuela Nueva y afiliados de la UGT. Acero organizó la enseñanza de los obreros jóvenes en clases nocturnas, consciente de las graves carencias educativas de las clases humildes, de ese modo cumplía con sus dos compromisos, el vocacional y el socialista.

Dentro de su profesión y en línea con su compromiso sindical se destacó cuando fue elegido vocal de la Comisión Ejecutiva de la Asociación General de Maestros de la UGT en el año 1929.

Las elecciones municipales de abril de 1931, de tanta trascendencia histórica para España, le llevaron a ser elegido alcalde de Vallecas, al estar dentro de la candidatura de la Conjunción republicano-socialista. Sería el alcalde por antonomasia de Vallecas durante la Segunda República, responsabilidad que desempeñó hasta que terminó la guerra, aunque fue depuesto en octubre de 1934 a raíz de la represión por la Revolución de Octubre, recuperando la vara de alcalde en febrero de 1936 al aplicarse la amnistía prometida en la campaña electoral por el Frente Popular.

Amós Acero, sin dejar sus responsabilidades municipales, saltó a la política nacional en el mismo año 1931 porque sería elegido diputado por Madrid-provincia. En las Cortes perteneció a la Comisión de Presidencia. No salió reelegido en las elecciones de 1933, que supusieron una severa derrota de la izquierda en general, y del PSOE en particular

En la vida interna del PSOE fue delegado en 1932 en el XIII Congreso donde fue elegido miembro de la Comisión de peticiones a los poderes públicos.

Si las elecciones generales de 1936 le devolvieron su responsabilidad como alcalde de Vallecas, también le hicieron asumir la gestión de la Diputación Provincial de Madrid, hasta 1937, ya en plena guerra civil.

Durante la contienda Amós Acero intentó mantener el orden en Vallecas e impedir la violencia. Evitó la quema de conventos y ayudó con salvoconductos a que muchos vecinos de derechas pudieran salir del pueblo hacia la zona sublevada.

Amós Acero salió de la capital de España el 18 de marzo de 1939 rumbo a Valencia, junto con Carlos Rubiera Rodríguez, a la sazón gobernador civil de Madrid. El día 30 de ese mismo mes fueron detenidos en el puerto de Alicante. Ambos fueron internados en los Campos de los Almendros y Albatera. Pasó, posteriormente a Madrid donde estuvo ingresado en varias cárceles, como la de la calle del Barco, en pleno centro de la capital. Sufrió dos juicios paralelos, y no se tuvieron en cuenta ni los avales de personas significadas sobre la ayuda que recibieron del alcalde ni la documentación que el propio encausado presentó rebatiendo todos los cargos. Amós Acero estaba condenado de antemano.

Fue ejecutado en las tapias del cementerio del Este el 16 de mayo de 1941. Rechazó que le vendasen los ojos. La carta que escribió a su esposa e hijos en la noche anterior es un testimonio de humanidad, grandeza, entereza moral, así como de su compromiso.

Para profundizar en su vida, como en la de tantos socialistas, es imprescindible la consulta en la red del Diccionario Biográfico del Socialismo Español.

Amós Acero, un intenso socialista
Comentarios