<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
viernes. 03.02.2023

Ucrania: invierno, guerra y castigo

La guerra ha entrado en una fase de castigo directo a la población civil o a los que no combaten en los frentes.
ucrania_lyman_twitter_zelensky
Imagen de la ciudad de Limán. (Twitter: @ZelenskyyUa)

El invierno llama a la puerta en Europa. En Ucrania se ha instalado ya en ciudades y campos, encalleciendo aún más la vida de sus habitantes, que sobreviven a duras penas. La guerra ha entrado en una fase de castigo directo a la población civil o a los que no combaten en los frentes. Rusia lleva semanas atacando las infraestructuras y servicios básicos de Ucrania, mientras sus fuerzas militares retroceden o se repliegan en el sur y se estancan en el este. Las interrupciones frecuentes de la luz y el agua potable auguran un invierno penoso y sombrío.

No se saben muy bien los propósitos de Moscú, aunque todo indica que pretende minar la moral de la población ucraniana y quebrantar el espíritu de resistencia. La frustración por el innegable fracaso de la denominada “operación militar especial” se traduce en una respuesta de venganza contra la población de localidades como Kiev y otras ciudades donde siempre ha sido más palpable la hostilidad hacia Rusia.

La creación de condiciones de vida insoportables o penosas podría generar un caldo de cultivo favorable a la exploración de vías alternativas a la confrontación militar

Hay, sin embargo, otra explicación, más allá de la frustración rusa o del castigo como factor de represalia. La creación de condiciones de vida insoportables o penosas podría generar un caldo de cultivo favorable a la exploración de vías alternativas a la confrontación militar, mediante la consideración de una tregua, para dar una oportunidad a la negociación.

De momento, la respuesta del gobierno ucraniano no ha ido en esa dirección, sino todo lo contrario. Los ataques contra bases aéreas rusas alejadas notablemente de la frontera (casi 300 kilómetros) indicarían que no hay vacilación. Más bien se pretende demostrar que Kiev puede hacer daño en territorio ruso y prevenir o al menos dificultar la campaña de castigo a las poblaciones civiles emprendida por Moscú.

Esta extensión de la guerra a territorio ruso, de momento limitada y con daños casi solamente materiales, ha reactivado las alarmas en Occidente, que teme tanto a la victoria como a la derrota de Rusia en esta guerra. A la victoria, porque, pese a su enorme coste, reforzaría la capacidad de intimidación de Moscú; a la derrota, o a la inminencia de la derrota, porque podría desencadenar respuestas desesperadas de último recurso, véase el uso del arsenal atómico (1).

Esta delgada línea entre victoria y derrota, este difícil e incierto equilibrio entre lo deseable y lo conveniente consume el esfuerzo de los estrategas occidentales. Públicamente, se saludan los avances ucranianos e incluso sus audaces golpes de efecto (en el sur, en las cercanías de Crimea, en tornos a los núcleos estratégicos del este o ahora en las réplicas contra bases rusas). Pero estas expresiones de solidaridad y apoyo se combinan con discretas llamadas a la contención, a la consideración de salidas negociadas. Desde los estamentos militares se ha sido más explícito. El jefe del Estado Mayor norteamericano, general Milley, ha dicho sin ambages que la posibilidad de que Ucrania consiga echar a las tropas rusas de ese 20% de su territorio ocupado no es, de momento, muy elevada. Por tanto, parece sensato negociar.

ESPECULACIONES SOBRE LA NEGOCIACIÓN

Pero esta opción es más fácil evocarla que plantearla en términos realistas y concretos. La conocida fórmula de “paz por territorios” es sinónimo de fracaso en otros conflictos de larga duración. Después de casi 300 días de guerra y de una destrucción pavorosa, no parece muy probable que el actual gobierno ucraniano se avenga a reconocer la pérdida territorial actual o similar. Mientras tenga capacidad de combatir, Kiev intentará mejorar sus posiciones, o bien para acercarse a lo más parecido a una victoria o para fortalecer sus opciones negociadoras (2).

Tampoco en Moscú se deja ver un apetito urgente de negociación. Primero es preferente superar el ambiente de debilidad y fracaso que empieza a filtrarse en las instancias de poder y en las élites que respaldan el régimen de Putin. Las críticas superan desde hace tiempo el estrecho y desorganizado ámbito de la oposición y se dejan escuchar entre los partidarios del sistema de poder. Y eso incluye a círculos militares oficiosos y a núcleos que apoyaron de manera ferviente la “operación especial”. Hay reproches por exceso pero también, y mucho más sonoros, por defecto, por no haber hecho lo suficiente o por haberlo hecho de forma tan incompetente, como documenta Andrei Soldatov, uno de los principales conocedores del estamento militar y de seguridad e inteligencia rusos. En todo caso, Putin parece haber controlado estas brechas (3).

Otro enfoque de la negociación sería no tanto el sacrificio de territorios por parte de Ucrania, sino la concesión en materia de definiciones política y estratégicas. Dicho más claramente, la renuncia de Ucrania a sus pretensiones de ingreso en la OTAN, a cambio de un estatus de neutralidad reforzada con garantías de no agresión por parte de Rusia y de defensa occidental en caso de vulneración de este compromiso. Esto se complementaría con la incorporación a la Unión Europea, en el plazo más corto posible.

Moscú ya dijo en su momento que la inclusión de Ucrania en la UE no sería un gran problema, pero, naturalmente, en las circunstancias actuales, es evidente que el Kremlin querría vincular ese eventual pacto a un levantamiento completo de las sanciones y la recuperación de las relaciones económicas y comerciales con Europa; y quizás a ciertas ventajas adicionales.

Con respecto al dominio militar y estratégico, la negociación sería más compleja e incierta, en particular en el asunto de las garantías de la neutralidad ucraniana. Paradójicamente, sin embargo, las reservas rusas podrían reforzarse con las reticencias occidentales a implicarse en un conflicto militar con Rusia de forma mecánica o legalmente obligatoria.

Finalmente, el estatus de los territorios en disputa tampoco se prevé de fácil resolución, si tenemos en cuenta la escasa o nula aplicación del doble acuerdo de Minsk, tras la anexión de Ucrania y la ocupación de facto de parte de las oblats (provincias) de Donetsk y Luhansk.

Todos estos cálculos y especulaciones, apenas esbozados aquí, se complican con otras pretensiones de reparación y compensaciones por destrucción y daños y determinación de responsabilidades por crímenes de guerra, que no dejan de ser evocadas por las autoridades ucranianas, con eco en los dirigentes occidentales, pero más en tribunas que en despachos.

LA ESCISIÓN OCCIDENTAL

Más allá del contenido concreto de una tentativa agenda de negociaciones aparece como amenaza definitiva de bloqueo y fracaso la presión de los principios, como señala Christopher Blattman, un politólogo de la Universidad de Columbia especializado en guerras de larga duración. Su análisis comparativo del conflicto ucraniano en relación con otros anteriores le lleva a una conclusión pesimista sobre la posibilidad de un pronto final de la guerra (4).

Lo que subyace en este debate es una aparente irracionalidad de posiciones, según el profesor de relaciones internacionales de Harvard Stephen Walt. La escisión entre partidarios incondicionales de Ucrania y promotores de una salida negociada es cada vez más amplia y espinosa. Su análisis se centra en Estados Unidos, pero es extensible a Europa. Lo chocante es la heterogénea composición de estos dos bandos. Entre los partidarios más fieles de Ucrania se cuentan los liberales intervencionistas, los neoconservadores nostálgicos de las guerras preventivas o de reacción y algunos progresistas defensores de la actuación ética en las relaciones internacionales. En el lado contrario, se alinean actores con visiones casi nunca coincidentes, como los realistas, para quienes el mundo se rige por intereses más que por valores; los liberales prudentes, que defienden principios pero sin forzar conflictos peligrosos; y los progresistas críticos, que suelen denunciar la duplicidad de las intervenciones occidentales como puras maniobras interesadas, encubiertas por discursos engañosamente nobles (5). Un cuarto grupo, más cínico, estaría integrado por los republicanos trumpistas, entregados a una propaganda grosera y sin escrúpulos, anclada en oscuras vinculaciones con el Kremlin (6).

Las escisiones doctrinales se reflejan en el sentimiento de la opinión pública. Sondeos recientes reflejan un debilitamiento del apoyo a Ucrania, en Estados Unidos. La Cámara baja, ahora en poder de los republicanos, podría bloquear o condicionar adicionales paquetes de ayuda (7).

Esta niebla ideológica y política es la última reverberación externa de las brumas invernales que se abaten sobre Ucrania. Meses de frío, insalubridad, hambre y miedo para la mayoría de una población, cuyos sentimientos nacionales pueden verse sometidos a la insoportable prueba de la supervivencia. En el otro lado de la catástrofe, los rusos que no participan de las ventajas del poder y sus aledaños sufrirán un invierno quizás menos cruel pero también doloroso y desesperanzado.


NOTAS

(1) “Three scenarios for how war in Ukraine could play out”. THE ECONOMIST, 14 de noviembre.
(2) “Guerre en Ukraine: l’impossible négociation”. ALAIN FRACHON. LE MONDE, 1 de diciembre.
(3) “Putin’s Warriors. How Putin has co-opted its critics and militarized the home front”. ANDREI SOLDATOV E IRINA BOROGAN. FOREIGN AFFAIRS, 6 de diciembre.
(4) “The hard truth about long wars. Why the conflict in Ukraine won’t end anytime soon”. CHRISTOPHER BLATTMAN. FOREIGN AFFAIRS, 29 de noviembre.
(5) “The perpetually irrational Ukraine debate”. STEPHEN M. WALT. FOREIGN POLICY, 29 de noviembre.
(6) “Top U.S. conservatives pushing Russia’s spin on Ukranian war, expert say. PETER STONE. THE GUARDIAN, 6 de diciembre.
(7) “Support slipping for indefinite U.S. aid to Ukraine, poll finds”. THE WASHINGTON POST, 6 de diciembre.

Ucrania: invierno, guerra y castigo