<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
viernes. 19.08.2022
iranbbb
El presidente Recep Tayyip Erdoğan, el presidente iraní Ibrahim Reisi y el presidente ruso Vladimir Putin se reunieron para una cumbre tripartita al estilo Astana el 19 de julio en Teherán

La guerra de Ucrania continúa acelerando los cambios en las estrategias geopolíticas de muchos países. Como ya se ha explicado en numerosos artículos publicados en Nuevatribuna el cambio en la última cumbre de la OTAN en Madrid con relación a Rusia, que ha pasado de ser socio preferente a enemigo número uno, está conllevando un giro en las relaciones políticas y comerciales de este país hacia África y principalmente al continente asiático.

En estos últimos días de julio se han producido reuniones entre Rusia, Turquía e Irán para abordar entre otros temas el conflicto Sirio y se ha revitalizado la ruta comercial entre Rusia, Irán y la India que llevaba años prácticamente paralizada.

Vladímir Putin ha vuelto a poner sobre la mesa, con carácter de urgencia, una ruta que se convierte en un medio innovador para transportar su producción, conseguir divisas y ampliar sus mercados y flujos comerciales con terceros países.

Se prevé que para 2030, el corredor INSC alcance la capacidad de transportar  casi 25 millones de toneladas de carga por año, el 75% del tráfico total de contenedores entre Eurasia, el sur de Asia y el Golfo

Al informar a los líderes de las naciones del mar Caspio en una reunión el 29 de Junio en la capital turkmena Asjabad, el presidente ruso explicó el "proyecto verdaderamente ambicioso" como una herramienta importante en los esfuerzos de Moscú para "mejorar la arquitectura de transporte y logística de la región".

Corredor de Transporte Internacional Norte-Sur (INSTC, por sus siglas en inglés)

Durante décadas, la mayoría de las cadenas de suministro de Rusia se construyeron para abastecer a Europa,(fundamentalmente de gas y otras materias primas), mientras que otro gran país como la India también se ha centrado en expandir su comercio con Occidente, China y el sudeste asiático en el último periodo.

El Corredor de Transporte Internacional Norte-Sur (INSTC, por sus siglas en inglés), una red de 7.200 kilómetros (4.474 millas) de vías férreas, carreteras y rutas marítimas que conectan Rusia e India a través de Irán, ha sido una utopía durante más de veinte años.

Los países que forman parte del corredor son : Irán, Rusia, India, Azerbaiyán, Armenia, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Ucrania, Bielorrusia, Omán y Siria,

Sin embargo, dado el contexto de conflicto con Europa, este proyecto ha pasado a primer plano por parte de Moscú, Teherán y Nueva Delhi. Al negarse a Rusia el acceso a los mercados europeos por parte de la Unión Europea y Estados Unidos, esta ruta adquiere mayor importancia para exportar a toda una serie de países asiáticos en el camino hacia la India en una de las zonas más pobladas del mundo y en continuo crecimiento.

Países como Irán han sufrido durante décadas sanciones occidentales, y esto complicó aún más la posibilidad de invertir en el INSTC.

En este nuevo contexto, Irán ha informado del primer tránsito piloto de mercancías desde Rusia a India utilizando el corredor, a través del puerto de Bandar Abbas en el Estrecho de Ormuz.

Dos contenedores de madera laminada fueron seguidos por el envío de al menos 39 contenedores más desde Rusia al puerto indio de Nhava Sheva en el mar Arábigo en julio.

xianabbb
Xiana Méndez Secretaria de Estado de Comercio

La Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, Comercio e Industria de España, dirigida por Xiana Méndez,  informaba este mes de Julio de la inauguración del INSTC con un envío de 32 contenedores desde Finlandia hasta Bombay y decía lo siguiente:

El INSTC, con una longitud de 7200 kilómetros, tiene como objetivo la cooperación de las redes logísticas para el transporte de carga en tránsito desde la India, Irán, los países del Golfo, a través de los territorios de Azerbaiyán y Rusia, a países del norte y oeste de Europa.

De acuerdo con Pehal News, esta nueva vía de transporte supone una alternativa al tradicional Canal de Suez, acortando el tiempo de tránsito de 40 a 22 días y reduciendo el coste de envío en un 30 %. Además, mejora considerablemente el acceso a las repúblicas de Asia Central sin salida al mar y la cooperación internacional entre los países conectados.

Adicionalmente, este proyecto tiene un alto interés estratégico para la India porque, por un lado, le permite sortear a Pakistán dentro de esta red logística para acceder a los mercados de Eurasia central. Por otro, le sirve a Nueva Delhi para compensar la creciente influencia de China en la región con la “Nueva Ruta de la Seda”, otro astronómico proyecto de infraestructura logística con Europa.

También, la India está investigando la posibilidad de conectar el INSTC con áreas ricas en recursos del Círculo Polar Ártico, para lo que mantiene relaciones de cooperación con Rusia en muchas áreas concernientes a combustibles fósiles, desarrollo socioeconómico y diversificación del transporte.

Vaishali Basu Sharma, exasesor de la Secretaría del Consejo de Seguridad Nacional de la India ha manifestado: "Esta operación es solo el comienzo". RZD Logistics, el operador de transporte multimodal más grande de las antiguas naciones soviéticas y los países bálticos, lanzó un nuevo servicio de trenes de contenedores a lo largo del INSTC a principios de julio.

Se prevé que para 2030, el corredor INSC alcance la capacidad de transportar  casi 25 millones de toneladas de carga por año, el 75% del tráfico total de contenedores entre Eurasia, el sur de Asia y el Golfo.

Chris Devonshire-Ellis, fundador de Dezan Shira & Associates, una consultoría de inversiones y negocios panasiática ha indicado: "Estas son las nuevas rutas hacia el Este, y Moscú se toma muy en serio su implementación, especialmente porque las sanciones de la UE van a permanecer, incluso después de que termine el conflicto con Ucrania".

Las premisas de este proyecto se presentan de forma sencilla y se remontan a una necesidad histórica que permite reducir el tiempo de viaje de 40-60 días a 25-30 días y reduce los costes en un 30%.

La ausencia de una ruta terrestre instalada de 7.200 km llevó a la realidad del alto coste de los fletes desde la India a Rusia, que tenían que cruzar el mar de Arabia, el mar Rojo y el mar Mediterráneo, para luego rodear Europa Occidental y finalmente pasar por el Mar Báltico para llegar a San Petersburgo.

Mirando desde la India se observa la importancia de esta ruta: ofrece acceso a Asia Central y Afganistán, evitando al enemigo tradicional Pakistán. A pesar de que esta estrategia demostró ser necesaria, el INSTC no fue una prioridad en los últimos tiempos para Rusia e India.

Europa fue el foco económico principal del Kremlin, con la Unión Europea contribuyendo con más de un tercio del comercio de Rusia en 2020.

En el año 2016, los indios se comprometieron a una inversión de 85 millones de dólares y un préstamo blando de 150 millones de dólares para desarrollar muelles en el puerto de Chabahar en Irán, durante la visita del primer ministro Narendra Modi a Teherán. Nueva Delhi quiere que el INTC incluya a esta localidad portuaria en la ruta.

En junio, Lituania impuso una prohibición de tránsito a las mercancías sancionadas con destino al enclave ruso de Kaliningrado, y solo revirtió su decisión después de que la UE interviniera para solicitar que se permitiera el envío de la carga.

La realidad hasta hace poco tiempo era que los niveles del comercio bilateral India-Rusia estaban estancados. Fluctuaron entre US$ 8 mil millones y US$ 11 mil millones anuales y esto limitada el interés de posibles inversionistas públicos y privados en el INSTC.

Nueva Delhi, que ya está confrontada con Washington y Bruselas por su aumento de las importaciones de petróleo de Rusia, sufrirá con toda seguridad el rechazo de Occidente en el objetivo de desarrollar el INSTC.

Pero una nueva inercia positiva ayuda al nuevo corredor. En abril y mayo, las importaciones indias desde Rusia crecieron casi un 272 %, superando los $ 5 mil millones en solo dos meses, en comparación con el mismo período en 2021.La mayor parte proviene de un aumento en la compra de petróleo ruso por parte de India desde principios de 2021. Eso es US$ 4,2 mil millones entre abril y mayo. India también incrementó sus importaciones de fertilizantes rusos en casi un 800 % en estos dos meses. Este fuerte aumento en el comercio sirve como prueba de la viabilidad de la integración entre estas dos naciones asiáticas.

En conclusión, India ha realizado suficientes sacrificios por EEUU, ha actuado aceptando las solicitudes de EEUU en el pasado al dejar de comprar petróleo de algunos países con medidas coercitivas, y ahora Washington, por contra, está permitiendo que el petróleo venezolano llegue a Europa en su nueva estrategia hacia este país.

La curva ascendente del comercio entre India y Rusia y el foco en el INSTC muestran que las economías emergentes finalmente están rompiendo la hegemonía de las estructuras financieras creadas en otras partes del mundo.

Rusia impulsa el corredor comercial con Irán y la India