viernes. 12.07.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Escena uno: un hotel de Madrid, en un lugar apartado. Día. El presidente Milei está en la terraza de un restaurante japonés de lujo.

Presidente Milei:

- ¿Usted debe ser mi mejor agente de inteligencia?

Agente de inteligencia:

- SÍ. Yo ya sabía que lo de la medalla era una coartada. Usted había venido a Madrid para reunirse conmigo

Presidente Milei:

- ¿Sabe ya la información que necesito de mis enemigos?

Agente de inteligencia:

- ¿Cerveza o vino?

Presidente Milei:

- Vino, por supuesto.

Agente de inteligencia:

- De primero voy a pedir Tartar de salmón

Presidente Milei:

- Yo, Pollo crujiente.

Agente de inteligencia:

- Le aconsejo el Nigiri, la mitad está flambeada y la otra no.

Presidente Milei:

- Dígame ya quién es su fuente...

Agente de inteligencia:

- Me tienen que operar de la vesícula. Pensé que este fin de semana ya estaría operado, pero siempre surge algún contratiempo y no terminan de operarme. Primero no me hacía efecto la anestesia, debido al abuso de los estupefacientes, y ahora tengo una infección.

En mi ordenador están todos los detalles si quiera la información de las fechas, las conexiones internacionales, las empresas implicadas, solo tiene que darme el dinero

Presidente Milei:

- ¿Podría ir al grano?

Agente de inteligencia (Le enseña un video de Youtube en el que hay un grupo de adolescentes asiáticas bailando en el móvil)

- ¿Ha leído la Biblia? Dice que no habrá paz para los malvados. La primera por la izquierda es mi hija. Quiero dejarle el futuro resuelto a ella y a su madre. ¿Cuánto me va a pagar? Quiero Diez millones de euros en una cuenta en Suiza.

Presidente Milei:

- Depende de la calidad de la información.

Agente de inteligencia:

- Tengo un ordenador donde están todos los detalles para acabar con la hiperinflación en argentina, y todo ello sin hacer recortes sociales. Lo van a hacer en todos sus países vecinos. También oposición de su país pronto lo llevará a la práctica. Se llama desglobalización. 

Presidente Milei:

- ¿De qué se trata?

Agente de inteligencia:

- Los países van a volver a comerciar sin que medie el monopolio anglosajón. Ya no estará de moda importar cordero de Australia, sino que se comerá chivo local. Es más, tampoco se comprará leche en el supermercado, porque está toda aguada, sino que se venderá casa por casa, como antiguamente. NI siquiera se exportará aceite soja a China, sino que los argentinos tomarán los productos que ellos mismos producen. 

Presidente Milei:

- ¿Que países van a encabezar ese proyecto?

Agente de inteligencia:

- Todo el Sur Global. En mi ordenador están todos los detalles si quiera la información de las fechas, las conexiones internacionales, las empresas implicadas, solo tiene que darme el dinero y...

Presidente Milei:

- Una última pregunta... ¿Por qué va usted vestido así?

Agente de inteligencia:

- Es mi disfraz para mezclarme con los cabecillas de la insurgencia. Voy disfrazado de cabrero andaluz.  

Garganta profunda (una parodia sobre el comercio universal)