#TEMP
domingo. 14.08.2022
EN ESPERA DE LIDERAZGO

Reino Unido, ¿de la sartén al fuego?

Una veleta que nunca ha destacado por su intelecto y el primer canciller en ser multado por romper la ley, las alternativas para liderar el Partido Conservador en Reino Unido.
Reino_Unido
Liz Truss y Rishi Sunak

La guerra interna en el Partido Conservador nos deparará la elección de un nuevo líder que estará al mando de un país en crisis y con un futuro no demasiado prometedor.

Con un coste de gas y electricidad muy superior al de España, inflación similar, y unas consecuencias económicas por el Brexit que daban la razón a los que abogábamos por seguir en la Unión Europea el nuevo o nueva Primer Ministro no tiene muchas razones para ser positivo.

Liz Truss o Rishi Sunak tendrán que afrontar elecciones generales, abocados a perderlas, a no ser que el Partido Laboralista se siga empeñando en no ser una oposición digna con un Keir Starmer inoperante a la cabeza de este partido. No es una idea descabellada que la gente se harte y se queden en casa ante las opciones.

El o la elegida heredará un gobierno y unas formas de trabajar que le mantiene alejados de los problemas de la gente de a pie y de las necesidades de este país en este momento.

Rishi
Rishi Sunak

Rishi Sunak

En plena campaña para ser elegido, Rishi Sunak, candidato con más apoyo en las rondas previas para elegir nuevo primer ministro, parecía incapaz en un video grabado en una gasolinera de saber cómo se paga con una tarjeta contactless.

Rishi Sunak seguramente no ha necesitado salir nunca a hacer la compra en un supermercado y con sus 730 millones de libras esterlinas en el banco, tendrá quien lo haga por él. Es el primer político en unirse a la lista de los mas ricos publicada por el Sunday Times. Si hablamos de elite económica en la política británica, Rishi está en la cúspide gracias a una trayectoria en finanzas.

Rishi Sunak a diferencia de Liz Truss siempre apoyó la salida de la Unión Europea, y sigue sacando pecho por el tiro en el pie que fue el referéndum de salida de la UE, a pesar de que nadie como él conoce los efectos devastadores que esta teniendo en la economía britanica.

Rishi Sunak amenazó con dimitir si había un segundo encierro a causa de la COVID19, en el país con más muertos de Europa, y el solo tenia entre ceja y ceja llenar los restaurantes en julio de 2020, mientras fallecían cientos de británicos diariamente. Otro terraplanista.

En abril de este año recibió una multa por saltarse la normas y reglas sobre el aislamiento durante el coronavirus logrando así el récord de ser el primer Canciller en saltarse alguna ley durante su cargo.

En noviembre de 2020 también se demostró que no había declarado gran parte de los activos financieros que comparte con su mujer, pero no se le aplicó ninguna multa en este caso y además Akshata Murty, su mujer, a pesar de ser la mujer del Canciller de Reino Unido, cree aceptable declararse “non domiciled” en el país para evitar pagar ningún impuesto sobre las ganancias que obtiene fuera de Reino Unido. Ya saben esa laxa moralidad de los ultra liberales…

El candidato a presidir un gobierno que ha sido bajo Priti Patel, como ministra de Interior (Home Office), unos de los gobiernos más antiinmigración que recordamos, con medidas como la de mandar a Ruanda a los inmigrantes ilegales, comparte con su compañera de partido el dudoso honor de apoyar medidas xenófobas y racistas, siendo ambos hijos y nietos de emigrantes, y cuyos abuelos o padres nunca hubieran sido admitidos en el país con las medidas actuales y su sistema de puntos.

Liz
Liz

Liz Truss

Con Liz Truss no encontramos tantas polémicas ni millones en su cuenta bancaria, y sólo se puede ver que el cambiar rumbo, color o convicciones no le preocupa lo más mínimo.

Empezando en el partido Liberal Demócrata llegó a liderar en la Universidad de Oxford la sección estudiantil de este partido en 1994 y sus fervientes discursos no la pararon de cambiar de partido solo dos años después en 1996 pasando al Partido Conservador.

En 2016 era anti-Brexit y explicaba cómo no quería que sus hijas crecieran sin la posibilidad de moverse libremente por Europa, pero en 2017 de repente vio “la luz” y las oportunidades del Brexit,

Liz perdió las elecciones locales en 1998 y 2002 y no pisó la Cámara de los Comunes hasta 2010, donde David Cameron la promocionó y ofreció un número de Secretarias de Estado durante su mandato como primer ministro y ocupa ahora el cargo de ministra de Exteriores (Foreign Secretary).

Liz Truss llena muchas horas de programación y páginas en periódicos con sus ocurrencias y falta de sentido común.

En febrero de este año ante la pregunta sobre si apoyaba que ciudadanos británicos fueran a luchar por su cuenta a Ucrania ella contestó “Absolutely” sin parar a pensar en las consecuencias que ahora estamos viendo en las noticias, con ciudadanos siendo condenados a muerte por Rusia. Alistarse en el extranjero es ilegal según legislación britanica (Foreign Enlistment Act 1870).

Liz dejó para la historia ese video/meme en el que anunciaba en 2014 que iba a ir en diciembre a “Beijing a abrir nuevos mercados de porcino” mientras sonreía a la cámara durante segundos interminables, encantada de sí misma…esperando los aplausos que no llegaban como respuesta a su discurso. 

Y ahora que es candidata para dirigir el país nos recuerdan sus frases para la historia y son muchas para enumerar, pero su falta de principios firmes hace que considere a Arabia Saudí un aliado y prefiera no opinar sobre la falta de derechos civiles en el país.

Liz es así. Si sale Brexit, pues Viva el Brexit, que ves que el partido conservador es más fuerte que los LibDem, pues rompes tu carnet Liberal Demócrata y cambias filas. No duda en cambiar rumbo y oponerse a los valores que defendía hace cuarto de hora.

La batalla entre una veleta que nunca ha destacado por su intelecto y el primer canciller en ser multado por romper la ley y en entrar en la lista de ricos del Sunday Times resume perfectamente el gobierno que tenemos en Reino Unido.

Reino Unido, ¿de la sartén al fuego?