sábado 11.07.2020

Las pandemias se multiplicarán

Dahr Jamail | Nunca antes los agentes infecciosos tuvieron tantas oportunidades de propagarse de los animales salvajes y domésticos a los humanos
Las pandemias se multiplicarán

A medida que la crisis ecológica continúa empeorando y la humanidad (y más precisamente, la civilización, nota del editor) continúa extendiéndose a expensas de los espacios naturales, las pandemias se multiplicarán.
Hasta la fecha, el número de personas infectadas con Covid-19 ha superado los dos millones. En cuanto a la cifra de muertos, está cerca de 150,000. Y cada día, la cifra empeora. La economía global se ha suspendido en gran medida mientras los estados contienen a sus poblaciones para detener la propagación del virus. Todavía no se sabe cuándo terminará esta crisis global.

Un estudio del Instituto de Investigación Scripps titulado "Covid epidemia 19-coronavirus: tiene un origen natural" (la "epidemia de la enfermedad de coronavirus Covid-19 es de origen natural"), publicado el 17 de marzo, el Covid-19 ha sido transmitido de animales a humanos (probablemente por murciélagos) en Wuhan, China. Sin embargo, si las condiciones que permitieron la propagación global del virus ciertamente tienen componentes naturales, también son antropogénicas: el empeoramiento de la crisis climática y la humanidad que continúa proliferando a expensas de los espacios naturales. Estos dos fenómenos promueven el contacto entre humanos y agentes infecciosos.
Decir que los fenómenos epidémicos de la magnitud de Covid-19 solo ocurren una vez en la vida no sería correcto. 102 años después de la gripe española, deberíamos decir "una vez al siglo".
¿Pero podemos esperar que las pandemias mundiales continúen ocurriendo con esta frecuencia?

El comportamiento humano como vector
Los epidemiólogos llaman a los "intermediarios" que transportan y transmiten agentes infecciosos a otros organismos vivos "vectores". En el caso de Covid-19, los humanos son los vectores que, debido al tráfico aéreo, la economía global y la acción gubernamental en gran medida inadecuada (aunque muy diversa), han propagado la enfermedad mientras están en movimiento.
"Nunca antes los agentes infecciosos tuvieron tantas oportunidades de propagarse de los animales salvajes y domésticos a los humanos", dijo recientemente  a The Guardian Inger Andersen, directora del programa ambiental de las Naciones Unidas, no solo por el insaciable apetito de la humanidad por viajar, sino también por la destrucción de los ecosistemas y el aumento de la presencia humana. De hecho, un estudio publicado en 2001 titulado "Factores de riesgo para la aparición de enfermedades humanas" ("factores de riesgo para la aparición de patologías en humanos") mostró que el 75% de las enfermedades infecciosas provienen de ambientes naturales. Andersen especifica que "nuestra continua destrucción de espacios naturales nos ha acercado peligrosamente a plantas y animales que transmiten enfermedades que pueden transmitir a los humanos. "
En el contexto actual, el profesor Andrew Cunningham de la Sociedad Zoológica de Londres señala en el mismo artículo que "el surgimiento y la propagación de Covid-19 no solo era predecible, sino que incluso se predijo [en eso] Se espera ver la aparición de un nuevo virus natural que amenace la salud pública. "
Durante años, algunos han estado haciendo sonar la alarma ante una crisis inminente como la del Covid-19. Las epidemias del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS-CoV-1) en 2002–2003, del Coronavirus del Síndrome Respiratorio Medio Oriente (MERS-CoV) en 2012 y del Ébola en 2014, cada una tuvo suficiente para alarmar a los gobiernos de todo el mundo. , que deberían haber tomado sus precauciones en los años anteriores a Covid-19. La advertencia fue esta: la destrucción continua de los ecosistemas a través del desarrollo, la deforestación, la crisis climática y la explotación lucrativa de los animales conduciría inevitablemente a la infección de los humanos con "zoonosis", es decir enfermedades originadas por animales con las que los seres humanos no habrían entrado en contacto si no hubiesen destruido su medio ambiente.
El Covid-19 es simplemente un paso adelante de las enfermedades promovidas por el comportamiento nocivo de la humanidad contra la Tierra. El profesor Cunningham incluso llega a encontrarnos "probablemente con un poco de suerte" con Covid-19, dada la tasa de letalidad del 50% del Ébola y la tasa de letalidad del 60-75% del virus Nipah. Está de acuerdo con muchos científicos en que, a menos que cambiemos nuestro comportamiento, el futuro depara más pandemias, especialmente si seguimos concentrando cada vez más animales salvajes entre ellos, y con nosotros, en los mercados.
"Con tanta gente en los mercados y en contacto directo con los fluidos corporales de estos animales, es un muy buen caldo de cultivo para que [un patógeno] emerja", dice Cunningham. "Si tuviera que idear un escenario que maximizara las posibilidades [de transmisión], no podría tener una idea mejor. »


El popularizador de la ciencia David Quammen dio la alarma en 2012 en su libro Spillover: Animal Infections and the Next Human Pandemic. En él, insta a los gobiernos y a los actores de la salud a protegerse contra las pandemias inminentes. "Preparémonos para un nuevo virus, tal vez un coronavirus que podría ser alojado por un animal salvaje, como un murciélago. Estas son las advertencias que hice en Spillover", dijo Quammen a la revista Orion. Vale la pena repetir su breve consejo sobre lo que es probable que suceda y cómo prepararse para ello:
"Prepárense para lo peor y esperen lo mejor; mientras capturemos animales salvajes y abramos sus tripas, estamos lejos de terminar con los contagios zoonóticos. Una selva tropical, rica en una amplia variedad de vida salvaje y muchos microorganismos, es como un viejo granero: si lo aplastas con un bulldozer, los virus se propagarán por el aire como el polvo; así que, sobre todo, deja en paz a los murciélagos. »

Por eso, según Andersen, es esencial detener la destrucción de los ecosistemas y la biodiversidad causada por el crecimiento demográfico y económico.
Los incendios forestales que asolaron Brasil y Australia en 2019 ilustran, dice, que el comportamiento humano está preparando el terreno para las pandemias. Establece un vínculo directo entre los incendios en el Amazonas y las políticas del presidente brasileño Jair Bolsonaro, que redundan en beneficio de las industrias ganadera y agroindustrial. Además, los incendios se han visto alentados por el aumento de las temperaturas mundiales causado por la crisis climática, que también está provocando una disminución de la diversidad biológica.
Tanto para Andersen como para Quammen, esta continua destrucción de áreas donde la vida salvaje puede prosperar es la causa de que estemos demasiado cerca de los animales y plantas huéspedes de virus mortales, que pueden transmitirnos, como ocurrió con Covid-19.
Incluso el Banco Mundial se ha hecho eco de esto. "El origen y el curso de la pandemia de coronavirus no debería sorprender", escribió recientemente el experto en medio ambiente Daniel Mira-Salama en un blog del Banco Mundial. "Durante el brote de 2003, el SRAS se transmitió a los seres humanos por la civeta (gato almizclero), que se vendía en los mercados como mascota pero también como alimento de elección. En 2012, el MERS fue transmitido a los humanos por los camellos. La gripe aviar, el virus Nipah, el Ébola, el VIH... todas tienen en común, con muchas otras enfermedades infecciosas emergentes, el hecho de provenir de animales y luego infectar a los humanos. »
Para el profesor Cunningham, la pandemia mundial que estamos experimentando es "una flagrante advertencia". El comportamiento humano es siempre la causa [de las pandemias], y a menos que nos comportemos de manera diferente, habrá más de ellas en el futuro", añade. »
Sin embargo, en la actualidad, muchos Estados siguen dudando entre proteger sus economías y aplicar las medidas drásticas necesarias para detener la propagación del coronavirus.
Estados Unidos, por ejemplo, es ahora el país más afectado por la pandemia de Covid-19: incluso los modelos de la Casa Blanca muestran que 2,2 millones de estadounidenses podrían haber muerto si no se hubiera tomado ninguna medida, y hasta 240.000 podrían morir a pesar de las medidas en vigor.
Si hoy en día los Estados Unidos están tomando medidas para contener el virus, es sólo después de meses de ignorar la magnitud potencial de la amenaza que el virus se ha arraigado profundamente en algunas comunidades de todo el país. La política general de pruebas se está quedando atrás, y mientras que estados como Washington han implementado la contención y son bastante eficaces en la reducción de la propagación, otros, como Florida, han respondido demasiado débilmente.
Por lo tanto, en ausencia de una respuesta nacional seria y uniforme, la rápida propagación del virus parece inevitable, como Europa se ha dado cuenta recientemente.

El clima como vector
Además de la destrucción e invasión de los entornos naturales, el otro factor esencial que precipita el inevitable desarrollo de las pandemias es también de origen humano: la crisis climática, que se está acelerando.
La crisis climática plantea una doble amenaza pandémica: por un lado, la alteración de la temperatura y las precipitaciones permite a los agentes infecciosos y a sus anfitriones desplazarse a regiones en las que antes no podían sobrevivir y, por otro lado, el acelerado derretimiento del hielo libera viejos virus que ya se han incubado.
Los microorganismos patógenos congelados en el hielo del permafrost del Ártico ya han sido liberados por el derretimiento del hielo debido al calentamiento global. En agosto de 2016, en Siberia, un joven murió y 20 personas fueron hospitalizadas después de haber estado expuestas al ántrax como resultado del derretimiento del permafrost. El bacilo proviene del cadáver de un reno infectado que había pasado 75 años en el hielo... hasta la ola de calor del verano de 2016. El bacilo se liberó en el agua y el suelo de las zonas donde pastaban los renos, cuya carne se consume en Siberia, exponiendo a la población humana.
Algunos científicos temen que el derretimiento del permafrost podría abrir una caja de Pandora de enfermedades. Como explicó Jean-Michel Claverie, investigador en biología evolutiva de la Universidad de Aix-Marseille, a la BBC en mayo de 2017: "El permafrost conserva muy bien los microorganismos: es un ambiente frío, oscuro y sin oxígeno". "Los virus patógenos que pueden infectar a los seres humanos y los animales podrían encontrarse en las antiguas capas de permafrost, algunos de los cuales podrían haber causado epidemias globales hace mucho tiempo.
El derretimiento del permafrost, la alteración del clima y las precipitaciones y la invasión humana de los entornos naturales no sólo han allanado el camino para la propagación del Covid-19, sino que también aseguran pandemias mundiales más frecuentes y letales si el comportamiento humano hacia el planeta no da un giro radical.
Un estudio publicado en 2011 en la revista Global Health Action advirtió: "Tras el derretimiento del permafrost, los vectores de enfermedades mortales de los siglos XVIII y XIX podrían volver, especialmente alrededor de los cementerios donde yacen las víctimas de estas enfermedades infecciosas". »
En 2005, la NASA demostró en un estudio que era posible despertar bacterias que habían estado congeladas durante 32.000 años, y en 2007, los científicos trajeron de vuelta a la vida bacterias que habían estado congeladas durante ocho millones de años en el hielo de la Antártida.
Mientras que no todas las bacterias sobreviven a los muy largos períodos de congelación, algunas sí pueden; las que conocemos tienen motivos de preocupación, por no mencionar las que aún tenemos que descubrir.

Otro intento exitoso en 2014 fue revivir dos virus que han estado congelados en el hielo del permafrost siberiano durante 30.000 años. Se volvieron infecciosos poco después de la reanimación.
En el caso de Claverie, existe una probabilidad nada despreciable de que los microorganismos patógenos puedan reaparecer, como demuestran varios estudios. Explica a la BBC que "podrían ser bacterias que se pueden eliminar con antibióticos, pero también bacterias o virus resistentes. Si el patógeno no ha estado en contacto con los humanos durante mucho tiempo, entonces nuestro sistema inmunológico no está preparado para ello. Así que sí, podría ser peligroso. »
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen tres métodos principales para estudiar los vínculos entre las enfermedades infecciosas y la crisis climática.
En primer lugar, se pueden examinar los vínculos entre las variaciones climáticas y la aparición de enfermedades infecciosas en el pasado, como los picos de paludismo que se produjeron al mismo tiempo que los fenómenos meteorológicos extremos: en la India, por ejemplo, la exacerbación de los monzones por el calentamiento del planeta ha provocado un aumento de las precipitaciones y la humedad, lo que ha desencadenado graves epidemias de paludismo.
Del mismo modo, estos signos de alerta temprana de una mayor vulnerabilidad a las enfermedades que siguen surgiendo, incluidos los fenómenos meteorológicos extremos y las temperaturas, pueden examinarse uno por uno.
Con los datos de estos dos estudios es posible diseñar un modelo predictivo para estimar la magnitud de futuras enfermedades infecciosas bajo diferentes escenarios climáticos. Algunos modelos muestran, como se esperaba, un aumento global de la incidencia de la malaria a medida que aumentan las temperaturas, la humedad y la frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos.
Según la OMS, "Los modelos sobre el paludismo muestran que pequeños aumentos de la temperatura pueden afectar drásticamente a su potencial de transmisión. A escala mundial, un aumento de la temperatura de 2 ó 3°C correspondería a un aumento de 3 a 5 puntos porcentuales del porcentaje de la población que vive en un clima con riesgo de paludismo, es decir, varios cientos de millones de personas. Además, la duración estacional del paludismo aumentaría en muchas zonas endémicas.
No faltan ejemplos. En 2012, los Estados Unidos sufrieron el peor brote de fiebre del Nilo Occidental de la historia del país, en el que murieron 19 personas en la zona urbana de Dallas debido a la proliferación de insectos infectados en zonas con temperaturas estivales superiores a la media.
Los investigadores han llegado a la conclusión de que el peligro epidémico del calentamiento de la Tierra reside en su propensión a aumentar el grado de contagio y la tasa de multiplicación de los virus. Robert Haley, presidente del departamento de epidemiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Texas Southwestern y coautor de un importante estudio sobre la epidemia de fiebre del Nilo Occidental en 2012, dijo a los periodistas que "en igualdad de condiciones, podemos predecir que el calentamiento global empeorará aún más la situación".

"Cuanto más se calienta el mundo, más agentes infecciosos y sus vectores tropicales y subtropicales se desplazan a las zonas templadas", dijo Daniel Brooks, investigador en biología evolutiva de la Universidad de Nebraska, al Washington Post en noviembre de 2015. "Países como los Estados Unidos tienden a sentirse seguros, como si los agentes infecciosos y sus vectores se detuvieran en las fronteras. No vas a impedir que entren en un país con una barrera. »
En resumen, las enfermedades que antes estaban confinadas a la región ecuatorial se están extendiendo ahora hacia el norte y el sur, a zonas en las que estos agentes infecciosos no podían sobrevivir anteriormente y cuyos habitantes, que ascienden a cientos de millones o incluso miles de millones, son los principales huéspedes.
Otro ejemplo. Un estudio de 2013 mostró claramente que los inviernos anormalmente suaves suelen ir seguidos de temporadas de gripe más tempranas y más intensas al año siguiente; otro estudio, publicado este año, advierte que las grandes y abruptas variaciones climáticas contribuyen a empeorar las epidemias de gripe. Esto debería hacernos reflexionar, dado que 19 de los 20 años más cálidos registrados han ocurrido desde 2000 y los últimos seis han sido los seis más cálidos registrados.
Además, las temperaturas oceánicas están aumentando a un ritmo sin precedentes, los incendios y las sequías, que son cada vez más graves y frecuentes, están arrasando los bosques de todo el mundo, y las zonas congeladas del mundo se están derritiendo a un ritmo cada vez mayor. Los fenómenos meteorológicos extremos son cada vez más frecuentes: el huracán Harvey, que azotó Houston (Texas) en 2017, arrojó tanta lluvia que la corteza terrestre se desplomó dos centímetros en la región.
Al mencionar estos fenómenos en el contexto de la fiebre del Nilo Occidental, Brooks señala que "se sabe que la biología no es lineal, con umbrales en los que se desencadena el infierno, temporalmente por supuesto" - sus palabras suenan como una advertencia profética en la época de Covid19. "Tome, por analogía, un ataque al corazón. Puedes sentirte bastante bien hasta que de repente mueres. »
Incluso dejando de lado el problema de los patógenos, la vida en un planeta con un clima alterado promete ser cada vez más difícil: la escasez de alimentos y agua, los conflictos militares, la migración masiva de seres humanos a causa del aumento del nivel del mar, las sequías y los fenómenos meteorológicos extremos no harán sino aumentar.
Sin mencionar la maquinaria económica que continúa deforestando, perforando, quemando e invadiendo ambientes donde los patógenos desconocidos podrían resultar aún más devastadores que el Covid-19.
"Creo que es justo decir que las cosas van a cambiar y que se espera que el riesgo aumente", dijo Christine Johnson, directora del EpiCenter para la Dinámica de las Enfermedades en la Universidad de California, en el Laboratorio Central para la Dinámica de las Enfermedades de la Escuela de Medicina Veterinaria de Davis, citada en un artículo en E&E News en marzo. "Pero no se puede predecir con certeza qué enfermedades aparecerán dónde o cuándo. »
Este cambio climático, sobre el cual no estamos haciendo nada, ha extendido una alfombra roja en el Covid-19, una que otras pandemias, probablemente mucho peores, probablemente sigan.

Dahr Jamail | Traducción: Romain Labat | Corrección: Lola Bearzatto
Dahr Jamail recibió el Premio Martha Gelhorn de Periodismo y el Premio Izzy por Logros Sobresalientes en Medios Independientes.

Las pandemias se multiplicarán