sábado 14.12.2019

Golpe de Estado en Bolivia

Golpe de Estado en Bolivia

El presidente de Bolivia, Evo Morales, comunicó ayer su renuncia luego de una escalada de violencia ejercida por la oposición que no acepta el resultado de las elecciones generales. El Jefe de las Fuerzas Armadas y el comandante general de la Policía boliviana habían enviado un mensaje al mandatario para solicitarle la renuncia.

Las horas previas al mensaje de Evo Morales a través del cual anunció su dimisión, habían sido de una violencia inusitada, con motines policiales opositores en distintas ciudades y las crecientes protestas de los comités cívicos que paralizaron vastas regiones del país.

evo mroales twitter

Los sectores más reaccionarios de Bolivia están detrás de lo que es, a todas luces, un golpe de Estado. “Williams Kaliman, Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, reclamó ante la prensa la renuncia de Evo Morales “para el mantenimiento de la estabilidad y por el bien de nuestra Bolivia”.

Partidarios del opositor Carlos Mesa se volcaron a las calles de La Paz enarbolando carteles con la consigna “Fuera el indio”. A últimas horas de la tarde de ayer, inmediatamente conocida la decisión de Morales, Mesa celebró “el fin de la tiranía”.

Evo Morales había convocado a nuevas elecciones generales en Bolivia "para buscar la paz" y en concordancia con la sugerencia de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Sin embargo la derecha más reaccionaria no ha aceptado el diálogo propuesto por Evo Morales y, aún ante el anuncio de nuevos comicios, ha insistido en presionar la salida del mandatario.

"Esto es conspirar contra la democracia, esto es un golpe de Estado", sostuvo el líder del Movimiento al Socialismo antes de que se comunicara su renuncia. Horas antes de la comparecencia del presidente, el líder regional opositor, Luis Fernando Camacho, entregó una carta de renuncia, en la casa de gobierno de La Paz, que pretendía que Evo Morales firmara. Acompañado por cientos de personas Camacho ingresó a la vieja casa de gobierno de la Plaza Murillo junto al dirigente cívico de Potosí, Marco Pumari. Camacho, líder del Comité Cívico Pro Santa Cruz, se arrodilló ante un escudo boliviano en medio de la casa de gobierno y allí depositó la carta y también una biblia.

“Tengo la obligación de buscar la paz”, dijo el mandatario boliviano. Y agregó que su renuncia tenía como objetivo “que Mesa y Camacho no sigan persiguiendo a dirigentes sociales”.

La derecha boliviana no le perdona a Morales el hecho de ser dirigente sindical, indígena y cocalero, tal como él mismo expresó en las redes sociales.

Comentarios