jueves 27/1/22
mac
 

Para Juntos por el Cambio -el partido que continúa liderando Mauricio Macri- el año comienza ajetreado. El escándalo producido por la revelación de los audios en los que se confirma el armado de causas y la persecución contra dirigentes políticos y gremiales durante el macrismo, ha puesto en jaque a las figuras más representativas del espacio político que es hoy el principal oponente del oficialismo.

La irrefutabilidad de las pruebas publicadas por el diario argentino Página 12 mantiene en silencio a los representantes de Juntos por el Cambio que, de momento, se aferran al beneficio del cerco mediático que les brindan los medios hegemónicos que, sin embargo, no consiguen disfrazar una verdad tan escandalosa como repugnante.

Sin orden judicial, durante el gobierno de Mauricio Macri se hizo inteligencia ilegal sobre dirigentes políticos, sociales y sindicales, con la participación de la AFI (Unidad de Información Financiera), la AFIP y otros organismos del Estado. El material se le hacía llegar “milagrosamente” a la ex diputada del macrismo, Elisa Carrió. La legisladora lo presentaba en la Justicia como si se tratara de una investigación propia o de datos recibidos de forma anónima.

La Gestapo estigmatizaba, perseguía, secuestraba, torturaba y asesinaba. Esto mismo pretendía hacer la derecha Argentina que por primera vez había llegado al poder mediante el voto popular

El exjefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, presentará en el juzgado de Ernesto Kreplak copias de los dos audios atribuidos al subcomisario Hernán Cassasa, en los que queda expuesta la mesa judicial clandestina integrada por la ex gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, para perseguir a dirigentes políticos, sociales y sindicales. 

La confirmación de la existencia de armados de causas en una mesa judicial de persecución ideológica ha provocado la respuesta de sindicatos, de empresarios, y de los espacios políticos que venían denunciando las maniobras ilegales del macrismo desde 2017. La difusión del video en el cual un funcionario de María Eugenia Vidal expresaba su deseo de tener una “Gestapo” para acabar con los gremios en Argentina, es la certificación de lo que hasta hace unos días era una sospecha general. 

La reunión de la mesa judicial en la que se planificaba la persecución de opositores y gremialistas quedo registrada en video. El modo de operar no difiere del que se usó durante la última Dictadura Cívico-Militar que asoló Argentina entre 1976 y 1983. 

En ningún período histórico el salario se desmoronó tanto como cuando gobernó Mauricio Macri. Durante ese período la connivencia de la Justicia con el poder le sirvió al entonces oficialismo para apañar los privilegios de los más poderosos. 

La Gestapo estigmatizaba, perseguía, secuestraba, torturaba y asesinaba. Esto mismo pretendía hacer la derecha Argentina que por primera vez había llegado al poder mediante el voto popular. 

¿Has leído esto?

La Gestapo del Macrismo