martes 19/10/21
ELECCIONES EN ALEMANIA

Alemania: cambio y continuidad

deutscher bundestag

Las elecciones alemanas arrojan un resultado que propiciará cambios y continuidad en el devenir político a corto plazo de la primera potencia europea. No es un juego de palabras. Habrá cambios en aspectos importantes pero bajo una corriente fundamental de continuidad en los grandes asuntos de política nacional, económica e internacional. Las correcciones en el llamado sistema Merkel, que han definido las solidez pero también las debilidades del país, serán protagonistas y tal vez de estilo, pero no de sustancia. Veamos este juego de tendencia entre las novedades electorales y la persistencia de un modelo bastante estable.

1) La alternancia en la Cancillería. Habrá un liderazgo de otro signo político. El líder socialdemócrata, Olaf Scholz, parece en condiciones de hacer valer su relativa victoria para asumir la nada fácil tarea de ensamblar una coalición de gobierno. El SPD ha aventajado a los democristianos en sólo 1,6 puntos. Pero la percepción de triunfo se agranda por la aparente recuperación: el partido pasa de su mínimo histórico (20,5%) a un 25,7%, en todo caso nueve puntos menos de los obtenidos el año en que Merkel irrumpió en la arena política. El aumento de asientos en el Bundestag (de 153 a 206) facullta al SPD a ejercer el liderazgo nacional.

Pese a que la CDU ha obtenido los peores resultados de su historia, el candidato democristiano, Armin Laschet, afirma que aún puede formar gobierno. El partido de Merkel ha pasado del 26,8% de los votos al 18,9%, mientras sus aliados bávaros, sólo han perdido un punto y un solo diputado. Esto situará al bloque democristiano con 196 asientos en la Cámara baja, frente a los 246 actuales. Aun así, Laschet cree que puede convencer a liberales y verdes (fórmula Jamaica) con un programa común realizable y obtener una mayoría que sería menor que la formada por esos dos partidos medianos con el SPD (fórmula semáforo) pero suficiente para gobernar. O a Laschet le cuesta asumir la realidad de la derrota o está iniciando una batalla interna para su supervivencia política: algunos dirigentes ya están pidiendo su dimisión como líder del partido.  

2) La arquitectura de la coalición gobernante. Por primera vez en la República Federal, serán tres los participantes y no dos. A eso obliga la fragmentación del espacio político. Este cambio aparente se ve matizado, de nuevo, por una continuidad de fondo.

La fragmentación no se ha producido en 2021: viene prefigurándose desde el comienzo de la era Merkel, en un proceso lento pero sostenido. En las elecciones anteriores, de hecho, las combinaciones de gobierno bajo liderazgo de socialdemócratas o democristianos también precisaban de la presencia de dos formaciones menores. Las exigencias de unos y otros, o la percepción de que perderían autonomía política, terminó abortando las distintas fórmulas tripartitas y se impuso la solución tradicional del bipartidismo de los dos grandes consagrado en la gross-koalition.

La razón que aleja del panorama político la gross-koalition es el agotamiento de esta fórmula

Importa poco que esta solución haya sido descartada de antemano: ocurrió lo mismo hace cuatro años y al final se impuso como necesidad o como conveniencia.  Aquí también encontramos un ejemplo de esa dialéctica entre cambio y continuidad. Por vez primera, los dos grandes no suman más de la mitad de electorado (49,80%), lo que supone una novedad histórica. Sin embargo, socialdemócratas y democristianos tendrán 402 diputados en el Bundestag, y la mayoría está fijada en 368; es decir contarían con un margen suficiente para forjar una nueva coalición de gobierno. Pero, de nuevo, no es cuestión de números. La razón que aleja del panorama político la gross-koalition es el agotamiento de esta fórmula, que surgió en los sesenta como una respuesta de emergencia o extraordinaria, pero que terminó sirviendo de recurso para frenar la erosión política de los dos grandes.

3) El crecimiento de las terceras opciones. Las elecciones de este año consolidan el protagonismo creciente de los partidos menores, aunque el peso de cada una de ellas haya sufrido modificaciones, sensibles en algunos casos aunque no dramáticas.

Los Verdes obtienen el mejor resultado de su historia (14,8%), lo que supone un incremento de un tercio de votos y duplicar su representación en el Bundestag (de 67 a 118 diputados). A primera vista, un éxito indudable. Sin embargo, hace sólo unos meses, en el inicio de la primavera, las encuestas predecían un resultado mucho mejor aún, hasta el punto de que su líder, Annalena Baerboeck, llegó a aparecer en ciertas portadas como la posible próxima canciller federal. Tal eventualidad sí hubiera sido un cambio profundo, aunque los Verdes hayan dejado de ser una fuerza contraria o externa al sistema desde hace décadas.

Esta mezcla de alegría y decepción por la corrección del éxito ecologista abre dudas sobre el protagonismo en las negociaciones de coalición. Los verdes tienen un liderazgo bicéfalo. Baerboeck ha sido la candidata a canciller, pero su coequipier Habeck tiene un mayor dominio del aparato partido. Los dos coinciden en lo esencial, pero difieren en algunos asuntos de principios y, desde luego, en asuntos tácticos. Tampoco esto es del todo nuevo: es una versión actualizada de la vieja disputa de los ochenta entre fundis y realos (fundamentalistas vs. realistas). Habeck conecta con los primeros y Baerboeck con los segundos.

Los liberales han estado al frente de finanzas y de exteriores en momentos de gran significación histórica

En los liberales, el cambio se expresa en la mejora parlamentaria del partido, que contará con 92 escaños (12 más), lo que reforzará sus opciones negociadoras. Pero su crecimiento electoral ha sido muy modesto (apenas siete décimas, hasta el 11,5%), muy lejos de su techo histórico del 14,6%, en 2009 (con un escaño más que ahora). El FPD ha sido un socio voluble, compañero del SPD con Brandt y con Schmidt y de la CDU con Kohl o Merkel. Su perfil ideológico ha sido cambiante, casi siempre por la búsqueda de un espacio propio frente a los dos grandes. Con el corrimiento de la CDU hacia la izquierda (para neutralizar la retórica del SPD), los liberales oscilaron a la derecha para ocupar el hueco de los democristianos. No les funcionó. Pero ahí se han instalado, como el partido más pro-negocios, defensores del recorte y  la firmeza presupuestaria. Parece más natural un entendimiento con la CDU, pero su líder, Christian Lidner, se ha mostrado abierto a un relajamiento del techo de deuda (fijado ahora en el 0,35% del PIB), como quieren los socialdemócratas. Pedirán un precio por ello, sin duda, probablemente en carteras de peso. Tampoco esto será una novedad: los liberales han estado al frente de finanzas y de exteriores en momentos de gran significación histórica como la ostpolitik, la reunificación o la unión monetaria europea.

4) El descenso de los partidos menores. En la lógica del consenso centrista, los dos partidos situados más al extremo del espectro político, han tenido un mal resultado. Die Linke, confluencia de excomunistas y socialistas de izquierda, ve reducida su fuerza electoral casi en la mitad (del 9,2 al 4,9) y su representación parlamentaria en una proporción similar (de 69 a 39 escaños). Es evidente que ha sufrido el efecto del voto útil a favor del SPD, para favorecer el cambio en la cancillería. Pero es innegable que sus propuestas ya no son tan atractivas en el Este, donde gobierna en coalición en algunos länder.

Más antisistema es Alternativa por Alemania (AfD), desde una posición populista y xenófoba, con amplio predicamento también en los territorios orientales. Han perdido un 2,3 puntos y con un 10,3% de los votos tendrán 83 diputados, once menos que hasta ahora. El cordón sanitario que pesa sobre ellos, debido a su ambigüedades sobre el pasado nazi y sus proclamas discreta o abiertamente racistas (según quienes y en qué momentos) han frenado su ascenso. Ni siquiera las heridas de la pandemia han mejorado sus expectativas. El frenazo conservador de Merkel en el asunto migratorio les privó de energía electoralista. Pero no hay que confundirse: la ultraderecha alemana nunca dejó de ser políticamente marginal, aunque no por ello menos peligrosa en cuanto a su capacidad de envenenamiento social.

En conclusión, se avizora un largo periodo de negociación (¿meses más que semanas?). Y, en el caso de confirmarse el cambio de retrato en la Cancillería, no asistiremos a un giro fundamental en las políticas alemanas, internas, europeas o internacionales. Habrá tiempo de comprobarlo.

Alemania: cambio y continuidad