sábado 27/11/21
CONFLICTO ISRAELÍ-PALESTINO

Dirigente palestino en la ONU: ¿Cuántos civiles asesinados son suficientes para una condena?

Declaración de Riad Malki, ministro de Relaciones Exteriores y Expatriados de Palestina en la sesión celebrada este domingo por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Señor presidente

Permítanme agradecer a China por convocar esta importante reunión y estar representada a nivel ministerial, así como a Túnez por sus incansables esfuerzos dentro de este Consejo, y a mis hermanos árabes que decidieron participar en esta reunión como parte integral de sus esfuerzos para terminar  la agresión contra nuestro pueblo, tierra y lugares sagrados.  Permítame también agradecer al Secretario General por su participación y los esfuerzos continuos, junto con el Coordinador Especial Tor Wennesland, para poner fin a esta última agresión contra nuestro pueblo.

Señor presidente,

No hay palabras que puedan describir los horrores que está soportando nuestro pueblo.  El bebé Omar Al Hadidi cobró vida hace solo 5 meses y ahora tendrá que pasar la vida sin su madre y sus hermanos Osama 6, Abdelrahman 8, Suheib 14, todos muertos por un ataque aéreo israelí.  Su familia no es la única.  Los miembros de la familia Abu Hattab fueron asesinados, incluidos Alaa 5, Bilal 10, Youssef 11 y la familia Al Tanani, Rawya tenía 4 meses de embarazo, ella fue asesinada junto con su esposo e hijos Ismael 6, Ameer 5, Adham 4,  Mohammed 3. Hace unas horas, 15 miembros de la familia Al-Qolak fueron asesinados, incluidos Zeid 8, Adam 3 y Qossai 1 y sus padres.  Aziz sobrevivió, tiene 10 años.

Cuando abrace a sus hijos y nietos esta noche, piense en nuestros hijos y en cómo puede honrar a los muertos y perdonar a los que aún viven.  Piense en lo que se siente al ver que su mundo se derrumba y no puede protegerlos.  Piense en lo que significa dormir sin saber cuál de ustedes se despertará.  Recuerde que cada vez que Israel escucha a un líder extranjero hablar de su derecho a defenderse, se envalentona aún más para seguir asesinando a familias enteras mientras duermen.

Israel está matando palestinos en Gaza, una familia a la vez.  Israel está tratando de desarraigar a los palestinos de Jerusalén, expulsando familias, una casa, un vecindario a la vez.  Israel persigue a nuestro pueblo, comete crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad.  Es posible que algunos no quieran usar estas palabras, pero saben que son verdaderas.  Israel no se disculpa y es implacable en la aplicación de sus políticas coloniales.  Por tanto, nos quedamos con dos preguntas.

La primera es: ¿Qué derecho a hacer tiene el pueblo palestino para resistir esas políticas y defenderse?  Las siguientes preguntas tienen la respuesta: ¿Es la violencia cuando es cometida por palestinos terrorismo y cuando es cometida por Israel es defensa propia?  ¿Quiénes serán detenidos, los colonos o los que se resistan a su presencia y agresiones? ¿Disfrutarán nuestros manifestantes pacíficos de protección internacional o se les dejará enfrentarse a las balas y calumnias israelíes?  ¿Recibiremos apoyo para las investigaciones de la CPI, o algunos buscarán razones para objetar, protegiendo a los criminales de guerra y privando a las víctimas palestinas de cualquier vía para obtener justicia?  ¿Se prohibirán los productos de los asentamientos israelíes o se enjuiciará a quienes pidan el boicot?  ¿Qué derecho a hacer tenemos aparte de esperar que algún día Israel esté listo para poner fin a su ocupación por sí solo y negociar la paz?

La segunda pregunta es: ¿Cuáles son las herramientas que la comunidad internacional está dispuesta a desplegar para garantizar el cumplimiento por parte de Israel de sus obligaciones y el fin de su ocupación, herramientas que utiliza habitualmente en otros conflictos?  ¿Intervención militar?  Sanciones  ¿Suspensión de las relaciones bilaterales? ¿Enjuiciar a los autores de delitos?  ¿Desplegar fuerzas de protección?  ¿Imponer un embargo de armas?  ¿O se basará simplemente en la posibilidad de convencer a la Potencia ocupante de que ponga fin a su ocupación colonial mientras la historia ha demostrado que Israel no está dispuesto a escuchar?

Señor presidente,

Israel sigue haciendo las mismas cosas esperando un resultado diferente. ¿Creía que el asalto de sus tropas al lugar más sagrado, la mezquita de Al Aqsa, en el mes más sagrado, el Ramadán, y en la noche más sagrada, la noche del Qader, no tendría consecuencias?  ¿Creía que los palestinos aceptarían vivir en enclaves y esperarían a que los colonos israelíes se apoderaran de la siguiente casa?  ¿Esperaban que los palestinos coexistieran con la ocupación, sus muros, sus bloqueos, sus asentamientos y sus cárceles?  No hay gente en la tierra que tolere esta realidad.

Israel sigue diciéndoles "¿Pónganse en nuestros zapatos?"  Pero Israel no lleva zapatos, lleva botas militares. Es una potencia ocupante y colonial.  Cualquier valoración de la situación que no tenga en cuenta este hecho fundamental es sesgada, desacreditada e injusta.  No somos dos vecinos que conviven en paz.  Israel es el ladrón armado que ha entrado en nuestra casa y está aterrorizando a nuestra familia.  Destruye nuestros hogares, oprime a nuestra gente, generación tras generación, década tras década, y luego reclama un derecho a la seguridad que nos niega.

¿Por qué no se pone en nuestro lugar?  ¿Qué harían si su país fuera ocupado, su pueblo perseguido, sitiado, masacrado?  Mejor aún, ¿qué hicieron para lograr su independencia y poner fin a la opresión de su pueblo?  Tomamos una decisión difícil de seguir un camino pacífico hacia la libertad, y es de interés para todos que ese camino tenga éxito.  Pero eso no sucederá sin asegurarse de que Israel asuma el costo de la ocupación en lugar de cosechar sus beneficios.

Señor presidente,

¿Cuántos civiles palestinos asesinados son suficientes para una condena? Sabemos que un solo israelí lo es, pero, ¿cuántos palestinos? 200 palestinos han muerto, un tercio de ellos niños y mujeres. ¿Cuál es el umbral de la indignación?  ¿Una familia entera desaparecida no es suficiente? ¿Decenas de familias asesinadas no es suficiente? ¿Los edificios residenciales derribados y decenas de miles de palestinos desplazados por cuarta o quinta vez no es suficiente? Todo esto en medio de una pandemia.

Israel no es solo una Potencia ocupante, es una potencia nuclear, tiene un arsenal militar, la cúpula de hierro, refugios, mientras que nuestro pueblo en Gaza está sitiado, atrapado, sin ningún lugar adonde ir ni refugio seguro. Incluso las escuelas de la UNRWA en las que se refugian son vulnerables a los ataques israelíes. Son los civiles palestinos los que necesitan protección.  Merecen compasión, solidaridad y acción.

El pueblo palestino se ha levantado en todas partes, porque es víctima en todas partes.  Víctima de despojo, desplazamiento forzado, discriminación y negación de derechos a ambos lados de la Línea Verde y en el exilio.  Al escuchar a los funcionarios israelíes hablar ninguno podría preguntarse cuán horrible debe ser para ellos vivir bajo nuestra ocupación, con nuestras fuerzas desplegadas en sus calles y nuestros colonos aterrorizando a su gente y apoderándose de sus tierras y hogares, y con millones de ellos bajo bloqueo?.  Como muchas potencias coloniales antes, Israel responsabiliza a sus víctimas de su propia muerte.  Israel es la víctima obligada a matar a los palestinos porque no se comportan.  Si tan solo los palestinos pudieran coexistir con sus ocupantes y opresores en paz.

Algunos se preguntan por qué Palestina goza de tanta solidaridad y apoyo de tantas naciones alrededor del mundo, y la razón es que estas naciones saben de su propia historia, su propia lucha por la libertad, y reconocen la opresión cuando la ven.  Los países que forman parte de estas Naciones Unidas deshonrarían la memoria de quienes lucharon por la libertad en sus respectivos países cuando aceptan el colonialismo y el apartheid en Palestina.

Señor presidente,

¿Dónde están los que proclamaron que habían logrado la paz en el Medio Oriente mediante la intermediación de acuerdos entre países que en realidad no estaban en guerra?  ¿Dónde están los que proclamaron que la paz en el Medio Oriente podría lograrse sin los palestinos y a sus expensas?  ¿Dónde están esos agentes inmobiliarios que decidieron vender lo que no les pertenece a quienes no tienen derecho a reclamarlo?  Les dijimos entonces y decimos ahora, Jerusalén no está a la venta.  Nuestras raíces son profundas, nuestra historia larga, nuestra herencia grabada en cada piedra, calle y callejón de esta Ciudad.  La guerra y la paz comienzan en Jerusalén.  Si quieren salvar la paz, empiecen por salvar a Sheikh Jarrah.  Proteger a Al Haram Al Sharif de los intentos de dividirlo temporal y espacialmente.  Israel continúa proclamando que Jerusalén es la capital unificada de Israel.  ¿Alguna vez han visto la ciudad más dividida?

El consenso internacional que todos ustedes han ayudado a formar y defender se está destruyendo ante nuestros propios ojos.  La alternativa que eligió Israel es el apartheid.  Sí, apartheid.  Y un día, pronto, ni siquiera este Consejo podrá negar esta realidad.  Actúen ahora para poner fin a la agresión y el asalto a nuestra gente, nuestros hogares, nuestra tierra.  Actúen ahora para que prevalezca la libertad, no el apartheid.

Señor presidente,

Mientras el pueblo palestino conmemora el 73 aniversario de la Nakba, Israel sigue las mismas políticas de despojo, desplazamiento forzado, discriminación y negación de los derechos de los palestinos.

Israel puede creer que está ganando, pero no está más cerca de derrotar al pueblo palestino.  Nuestro pueblo nunca se rendirá ni renunciará a sus derechos.  La libertad palestina es el único camino hacia la paz. Dado que la paz es responsabilidad de este Consejo, ayudar a lograr la libertad palestina es su deber legal y moral.  Gracias.

Dirigente palestino en la ONU: ¿Cuántos civiles asesinados son suficientes para una...