viernes. 19.07.2024

Según datos aportados por la Dirección General de Estadísticas y Censos porteña, uno de cada tres menores de 17 años es pobre en la Ciudad de Buenos Aires, el distrito más rico del país.

Las estadísticas oficiales de la ciudad gobernada por Horacio Rodríguez Larreta indican que durante el último trimestre de 2021 se registró una leve mejora respecto del año anterior. Sin embargo los más afectados por la pobreza en el repunte de los primeros meses del corriente año, continúan siendo los menores y las mujeres.

Buenos Aires es una de las ciudades más ricas de Latinoamérica. Pero el 15 por ciento de su población vive en chabolas, asentamientos y barrios populares que no cuentan con el acceso a los servicios públicos de agua potable, electricidad y saneamiento cloacal. Son alrededor de 400 mil personas las que padecen los desvaríos de un gobierno que apuesta al negocio inmobiliario, profundizando cada año la desigualdad entre ricos y pobres.  

En la agenda de Larreta no cabe la opinión de quienes consideran alternativas edilicias en pos de una ciudad más igualitaria que garantice la integración de las zonas históricamente postergadas. La consecuencia es la desigualdad urbana en todas sus dimensiones. La cantidad de personas a las que el gobierno porteño ignora se ha triplicado en las últimas dos décadas, pasando de 107,422 habitantes a más de 400 mil. En este mismo período la ciudad se desprendió de 400 mil hectáreas de tierras públicas que pasaron a formar parte de la especulación y concentración inmobiliaria.

NIÑOS CABA

Como consecuencia de las políticas de libre mercado defendidas a rajatabla por el Jefe de Gobierno porteño, en la ciudad más rica de la Argentina, el 19 por ciento de los hogares encabezados por mujeres son pobres frente al 12,2 por ciento de los hogares en esa misma condición que cuentan con jefes varones. 

La pobreza afecta especialmente a los hogares con niños menores de 16 años: El 26,3 por ciento de esos hogares porteños son pobres, y con niveles de pobreza e indigencia crecientes a medida que aumenta la cantidad de niños que viven en el hogar. El 33 por ciento de los niños y adolescentes porteños viven en hogares pobres; un total de 218 mil niños y niñas porteñas a los que los ingresos de sus padres no les es suficiente para cubrir sus necesidades básicas.

La excusa del alcalde porteño respecto de la creciente desigualdad en la capital argentina es la pandemia de Covid-19. Sin embargo antes de declarada la emergencia sanitaria las estadísticas de diversas organizaciones ya advertían la preocupante situación por la que atravesaban miles de habitantes de la ciudad más rica del país.

Crece la pobreza en la ciudad más rica del país