domingo 20.10.2019
ECUADOR

Como Ecuador no es Venezuela, ¿que le den?

Presidente Lenín (qué paradoja de apellido): No genere más represión violenta en su país y váyase como prometió
Como Ecuador no es Venezuela, ¿Que le den?

Tienes que leer las redes sociales para ver a través en diversas crónicas de Facebook o de hashtags como #EcuadorEnCrisis, #ElPuebloNoSeToca, #MasacreEnQuito o #ParoNacionalEC, que algo gordo está pasando allí y no nos enteramos.

En España, hoy Antena3 y numerosas cadenas, desinforman, como es habitual en éstos temas internacionales, destacando la pueril oferta de diálogo de Lenín Moreno, y las imágenes de dos policías con fuego, pero no los 5 muertos y 300 heridos que ya han puesto los manifestantes y el pueblo indígena.

Veo los reportes diarios de mi amiga Adoración Guaman y me estremezco. Nos cuenta ésta ecuatoriana, Profesora Titular de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en la Universitat de Valencia, que “La respuesta del Gobierno ante la expansión de la protesta y el levantamiento popular se mantuvo en la línea de la militarización del país. La imagen de las tanquetas militares entrando en el centro de la capital evidenciaba una dinámica de represión violenta en ascenso, amparada en el estado de excepción declarado desde el mismo momento del inicio de las manifestaciones.”

Interesante leer ésta crónica suya publicada antesdeayer en Ctxt.es: “Ecuador: un pueblo en pie frente a la ofensiva neoliberal. El Gobierno de Lenín Moreno impone el toque de queda e intenta responsabilizar a Correa y a Maduro por las manifestaciones de protesta”.

Oigo lo que dicen también los artistas y profesionales y no doy crédito, y tan sólo les pongo el enlace para que lo escuchen:  https://twitter.com/i/status/1183004181063438337

Suscribo el último comunicado de Amnistía Internacional en su pedido al Gobierno de Ecuador:  “ Las autoridades deben detener inmediatamente la represión de las manifestaciones”, así como las declaraciones de  Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, especialmente cuando señala que: “ Las autoridades ecuatorianas deben poner inmediatamente fin a la fuerte represión de las manifestaciones, incluidas las detenciones masivas, e investigar de una forma rápida, independiente e imparcial todas las denuncias de detenciones arbitrarias, uso excesivo de la fuerza,  torturas y otros malos tratos cometidos contra personas detenidas en el contexto de las protestas. Asimismo, deben respetar la libertad de prensa y garantizar que quienes ejercen el periodismo puedan cubrir los hechos de una forma segura”

Y finalmente, leo el comunicado oficial de La FUNDACIÓN PUEBLO INDIO DEL ECUADOR, nuestra colaboradora de Utopía (La revista de cristianos de Base), constituida por Monseñor Leonidas Proaño, y no puedo por menos que hacerme eco y con ellos, saludar la presencia del Movimiento Indígena en Quito, una presencia que como siempre es pacífica, multitudinaria, firme, festiva, coherente, presencia en la que la participación valerosa de la mujer y la madre indígena con sus niños dignifica aún más la lucha que es por todos los empobrecidos del Ecuador. “ A ellos, nuestros hermanos mayores les asiste el DERECHO Y LA JUSTICIA, porque desde hace más de 520 años, el despojo perpetrado contra sus naciones ha sido sistemático y ellos, los primeros y auténticos herederos de estos territorios, han sobrevivido y resistido - en condiciones infrahumanas- al racismo y empobrecimiento también sistemáticos”.

Como toda la gente de bien de éste mundo, hemos de contestar los oscuros acuerdos del actual gobierno de Lenin Moreno realizados –de espaldas al pueblo- y con el FMI, porque son los que han sumido al país en éste caos. Ya lo señalaba Mons. Proaño cuando decía que “… el FMI ha venido repetidamente a dar consejos que, dentro de la situación de dependencia, equivalen a presiones, a un atentado contra la soberanía nacional que revela un INTERVENCIONISMO total”

No es de recibo ese conjunto de decretos ejecutivos con los que imponen nefastas medidas económicas contra el pueblo, ni el estado de excepción o el toque de queda, y ni mucho menos, la violenta, planificada y cruenta represión contra los pueblos en resistencia a lo largo y ancho del país.

Es de lamentar los perversos y manipulados reportes de los medios, que sólo recogen las declaraciones  de dirigentes políticos de la derecha y ultraderecha ecuatoriana y defensores de los intereses del poder económico nacional. Y también ésa práctica ya usada en Venezuela y otros países latinos de infiltrar a bandas criminales oportunistas que –aprovechando el levantamiento indígena- generan caos en las ciudades por medio de saqueos a comercios y mercados, o destrucción de los espacios públicos.

La crisis de Ecuador es consecuencia del capitalismo genocida, etnocida y ecocida que como dice Mons. Leónidas Proaño “es frío, como es frío todo lo que es metálico. No le importan los hombres ni los pueblos. Le importan las ganancias” capitalismo que “ya no se aguanta”, como también señala actualmente el Papa Francisco.

Y terminamos con una demanda al presidente Lenin Moreno y con una frase del citado Leónidas Proaño, quien decía aquello de “Respete y haga respetar, valore y haga valorar, ese tesoro que tenemos en los pueblos indígenas de nuestra Patria” Un buen mensaje que habría que recordarle a muchos presidentes latinoamericanos, vendidos al imperio, llegados de manera fraudulenta y hoy especialmente al ecuatoriano Lenin Moreno, un vendepatrias, llegado después de haber tirado al bueno de Correa, que dice en la bio de su twitter que “El poder es un ejercicio de humildad, que estaría por #ElGobiernoDeTodos” y que se iría en el momento en el que el pueblo ecuatoriano así lo pidiera. Váyase pues y no permita semejantes masacres.

Luis Ángel Aguilar Montero, es delegado para España de la ONG Fundalatin.

Como Ecuador no es Venezuela, ¿que le den?