viernes. 19.07.2024
SAHARA

Desde que el pasado viernes se conociera el comunicado a través del cual Marruecos afirma que “el gobierno de España considera la iniciativa marroquí de autonomía sobre el Sáhara como la base más seria, creíble y realista para la resolución de este diferendo”, las distintas formaciones políticas del país han hecho conocer su postura al respecto.  

La Moncloa saludó el inicio de una nueva etapa de relación con Marruecos, asumió las comunicaciones de Rabat, y anunció que el Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, viajará este mes a ese país para preparar una posterior visita de Pedro Sánchez.

Sin embargo el pasado sábado fuentes diplomáticas argelinas calificaron el giro de Sánchez de “segunda traición histórica” de España al pueblo saharahui. "Finalmente Marruecos ha obtenido lo que quería de España", sostuvieron desde Argelia. Esto supone un cambio de postura del Gobierno de Sánchez con respecto a la históricamente mantenida por España, que defendía la resolución bajo Naciones Unidas, un acuerdo que permitiese la libre determinación del pueblo saharaui.

Mediante un comunicado de prensa, la Red de Círculos Podemos Latinoamérica expresó que “seguirá defendiendo la misma postura que España siempre ha defendido: la necesidad de acabar con décadas de incumplimiento con el Sáhara Occidental mediante un referéndum y el respeto a la libre determinación del pueblo saharaui, es decir, a través del derecho internacional y en línea con las resoluciones de Naciones Unidas”.  

En el documento enviado por Podemos se hace hincapié en que “El Gobierno debe respetar la posición que España ha mantenido históricamente en este conflicto y que es la acordada en el seno de Naciones Unidas. España no es cualquier país en este conflicto y la ciudadanía española ha mostrado un enorme apoyo al pueblo saharaui durante décadas. Tenemos una responsabilidad histórica con la que fue una provincia española y deberíamos impulsar una solución en el marco de Naciones Unidas”.  

Por otra parte Podemos Latinoamérica refiere a la preocupación que genera el cambio de postura del Gobierno Español respecto del conflicto Sáhara Occidental. “Este cambio de posición es preocupante. No compartimos el denominado plan autonomista de Marruecos, porque supone abandonar el consenso de las resoluciones de Naciones Unidas y el mutuo acuerdo, ya que ni el Polisario ni Argelia aceptan esta propuesta y es de facto validar la ocupación existente e ilegal de Marruecos en el Sáhara Occidental”. Desde la Red de Círculos de Podemos Latinoamérica se impulsa “una apuesta por desarrollar relaciones basadas en el respeto al derecho internacional, los derechos humanos y el desarrollo mutuo de los pueblos. Si sembramos injusticia, las consecuencias las sufren los pueblos y acaban llegando a todo el mundo”.

El PSOE incluyó en sus programas de 2015, 2016 y 2019 la propuesta de resolver el conflicto “a través del cumplimiento de las resoluciones de Naciones Unidas

En relación a las resoluciones de Naciones Unidas, el comunicado expresa que “Naciones Unidas aún considera a España como potencia administradora de su antigua colonia. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha establecido que Marruecos y el Sáhara son territorios distintos. De hecho, ha anulado dos acuerdos de la UE con Marruecos sobre recursos que no reconoce como marroquíes, sino que indica que son de los saharauis y que deben negociarse con el Frente Polisario como interlocutor”.  

El PSOE incluyó en sus programas de 2015, 2016 y 2019 la propuesta de resolver el conflicto “a través del cumplimiento de las resoluciones de Naciones Unidas, que garantizan el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui. En septiembre de 2018 Sánchez defendió ante la Asamblea General de la ONU la necesidad de “una solución política, justa, duradera y mutuamente aceptable, y que prevea la libre determinación del pueblo del Sáhara occidental”, así como la “centralidad de Naciones Unidas” para alcanzarla. ”Cumplir la legalidad vigente por Marruecos y España esa es la solución”

Las claves del conflicto del Sáhara Occidental bajo la mirada de Podemos Latinoamérica