domingo 12.07.2020
AMÉRICA LATINA

45 días recorriendo Chile

Los chilenos no soportan ni un día más el abuso que representa la situación de desamparo en la que siguen estando
45 días recorriendo Chile

Chile, lleva mucho tiempo reclamando una mayor igualdad y justicia.

La calle, en sus numerosas manifestaciones, reclama salarios dignos que permitan vivir.

Las mujeres, en sus convocatorias específicas, derechos que les niegan y que terminen las agresiones y abusos que denuncian…

chile 4Y todos y todas  juntos, libertades que se reflejen en una nueva Constitución que sirva para poner fin y pasar página, de verdad, al periodo más negro de Chile: la dictadura, todavía presente en demasiadas formas y en la falta de derechos universales como la sanidad pública y gratuita para [email protected], o la educación como derecho y no como negocio. A la par de unas pensiones dignas, que permitan vivir.

Es seguro que al final de la tormenta, volverá a brillar el Sol para el pueblo chileno.

Tras 45 días en Chile conociendo más a fondo su realidad social, he podido regresar a España en el último vuelo fletado por Iberia y autorizado a aterrizar en el aeropuerto de Santiago.

chile 5Ahora en casa, en medio de esta cuarentena a la que me ha tocado incorporarme, quiero aprovechar para contarles algo de esta experiencia vivida.

Se que las preocupaciones ahora están todas en otras realidades como la del “corona virus”, esa pandemia que nos toca vivir y dominar, pero que de momento, está poniendo el Planeta Tierra en alerta y jaque total.

Pero por eso mismo, quizás venga bien también, intentar trascender (o intentarlo al menos por unos minutos) del agobio que nos provoca una situación en cuarentena, en la que no hay noticia alguna fuera de la pandemia o del número, actualizado cada día, de contagiados y de personas fallecidas…

Así lo pienso, pero si no es así para ustedes, sencillamente pasen de este artículo y busquen lo que sea de su interés.

En esta ocasión de mi visita a Chile, el país se encuentra en una de sus mayores contradicciones desde el regreso a la vía democrática. Contradicciones que han ido acumulándose ante la falta de una distribución más justa de las riquezas del país y el desoír permanente de su clase política, gobernara quien gobernara. Eso en el aspecto económico. Y en lo social, por el permanente mal funcionamiento (por la falta de medios y recursos asignados) de una Sanidad pública y una Educación pública convertidas en absolutamente marginales.

chile 3

Llegar a la Universidad en Chile continua siendo, para las clases humildes, es decir para el 80% de la población chilena, una labor de titanes. Pues no es sólo llegar, que también, sino para luego pagar los créditos bancarios con intereses que habrán tenido que solicitar para pagar su acceso y el mantenimiento en la misma curso por curso.

El proceso y el montaje de todo el sistema de salud y educación es un regalo de la dictadura pinochetista a las empresas que se dedicaron a hacer de la salud y de la educación, un negocio rentable. Donde están incluidas sin empacho alguno diversas órdenes religiosas.

En desmontar todo ese sistema perverso que dejó la dictadura están los chilenos

En desmontar todo ese sistema perverso de la dictadura están los chilenos. Forma parte de las reivindicaciones de las grandes movilizaciones en la calle... Por eso, conociendo esta realidad, no se puede, simplistamente, quedarse con la imagen de los brotes de las últimas violencias desatadas puntualmente, en algunas concentraciones en las calles de Chile. Al menos no sin antes recordar y resaltar el origen de tanto descontento popular acumulado.

Hay cientos de carteles y de pintadas en todo el país que dicen: “yo asumo”. Quieren expresar y decir que asumen las pequeñas violencias parciales de pequeños grupos, generalmente de destrucción de cierto patrimonio privado, que al margen de las grandes movilizaciones que recorren el país de norte a sur, se vienen produciendo. Y que son amplificadas de forma descarada por el gobierno y los medios de comunicación afines o dependientes del mismo; tratando de poner en duda el conjunto de las reclamaciones que está expresando la gente en las calles.

chile 3

Nunca he justificado la violencia ni de alta ni de baja intensidad, como vehículo para obtener cambios duraderos en democracia y eso sirve también para Chile (aún con todas las limitaciones que ésta tiene en Chile). Tratar de derribar en las calles gobiernos elegidos democráticamente en las urnas, no es una opción. Y esto sirve igual para Chile, para Bolivia o para Venezuela.

Los chilenos no soportan ni un día más el abuso que representa la situación de desamparo en la que siguen estando

Aunque no sea difícil comprender que cuando las vías del diálogo se cierran y se lleva a más del 80% de un país a sufrir las consecuencias de una desigualdad tan brutal como la de la sociedad chilena, y a la par pervivan todo tipo de corrupciones y corruptelas amparadas por , o en, los poderes públicos, no vale luego hacer hincapié en la violencia puntual de unos pocos para descalificar el movimiento general de protesta contra ese “orden” que ampara y genera las situaciones de tan grave desigualdad e injusticia que se dan ahora mismo en Chile.

Chile no puede más.

La ciudadanía chilena, en una franja ampliamente mayoritaria, en las últimas encuestas daban un rechazo de más del 90% al presidente y a su gobierno, no soportan ni un día más el abuso que representa la situación de desamparo en la que siguen estando y la desatención de sus necesidades.


Texto e imágenes de Martín Landa


Más noticias de Chile

45 días recorriendo Chile
Comentarios