martes 17.09.2019
MIGRACIONES

Aranceles y migración en la Frontera del Siglo XXI

Las recientes negociaciones entre EE. UU. y México en materia migratoria y las amenazas del primero sobre imposición de aranceles, dan cuenta de las complejas relaciones entre ambos países.

Aranceles y migración en la Frontera del Siglo XXI

En las últimas semanas, la agenda política entre México y Estados Unidos (EE. UU.) estuvo enmarcada en la probable imposición de aranceles por parte de EE. UU. a México por el tema migratorio y, también, en la negociación del T-MEC (United States-Canada-Mexico Agreement, en inglés) en los respectivos congresos de los tres socios. Las negociaciones entre México y EE. UU. culminaron con una declaración conjunta respecto al tema migratorio y al desarrollo de la frontera sur de México y los países del triángulo norte de Centroamérica, o lo que se conoce desde hace algunos años como la “Frontera del Siglo XXI”, declarada así por el Homeland Security de EE. UU.

Aranceles y acuerdo migratorio        

El mismo día que el Senado en México comenzó a debatir sobre el T-MEC, Donald Trump lanzó una campaña en contra de México si éste no reducía o “hacía algo” para detener el flujo de migrantes hacia EE. UU. En este sentido, la contrapartida sería la imposición de aranceles desde un 5% a un 25%, con lo que en distintos medios trascendió que “peligraba” el tratado. Por su parte, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) mencionó que se buscaría resolver las diferencias con diálogo y con soluciones pacíficas. El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, compareció ante el Senado mexicano, donde mencionó que “se ganó tiempo (45 días) en el que se valorarán medidas que son nuestras”.[1] Por su parte, la secretaria de Economía, Graciela Márquez, anunció un listado “políticamente sensible” de productos importados de EE. UU. para ponerles aranceles, como parte de una política recíproca en caso de que EE. UU. imponga aranceles a México.[2]

Es sabido que el comercio entre ambos países implica para México casi el 80% de sus exportaciones totales

En varios medios internacionales trascendió que “peligraba” el T-MEC, y que con la imposición de aranceles, se comenzaría una guerra comercial entre ambos países, a pesar de que el Senado mexicano continúa evaluando el tratado. La banca internacional declaró que la imposición de aranceles implicaría la recesión de la economía mexicana hacia finales de 2019. Es sabido que el comercio entre ambos países implica para México casi el 80% de sus exportaciones totales, y que mucho del comercio que se efectúa es intrafirma. Así, los principales productos afectados podrían ser automóviles, autopartes, equipos de cómputo, equipos electrónico, petróleo crudo, equipos de comunicación, televisores, equipamiento médico y ciertos productos agropecuarios.[3] No obstante, varios congresistas, e incluso la Cámara de Comercio de EE. UU., se opusieron a este tipo de medidas proteccionistas contra uno de sus principales socios comerciales, expresando así las contradicciones al interior del Gobierno estadounidense.[4]

A pesar de lo anterior, la amenaza de Trump tenía también razones de política interna pues, de cara al proceso electoral por la Presidencia en EE. UU., uno de los  “enemigos comunes” vuelve a ser México, los y las migrantes y Venezuela, por lo que América Latina se encuentra en el centro de la política interna estadounidense. La forma particular de hacer política de Trump[5], vía redes sociales, con la amenaza a sus enemigos o adversarios y con medidas de corte proteccionista no muchas veces han terminado en lo que el representante de la Casa Blanca desea. Un claro ejemplo de esto es la construcción del muro fronterizo y la detención de la migración y la imposición de aranceles.

Acuerdo migratorio bilateral

Después de varios días de reuniones de altos mandos de ambas naciones en Washington, el 7 de junio se emitió la Declaración conjunta de EE. UU. y México. En esta declaración México se comprometió a “fortalecer el cumplimiento normativo para detener la migración irregular”, para lo cual se despliega a la recién creada Guardia Nacional en el país, prioritariamente en la frontera sur. También se comprometió a desmantelar las organizaciones del tráfico de personas, contrabandistas y sus redes financieras. Por último, y dandole continuidad a uno de los rubros de la Iniciativa Mérida, se comprometieron ambos países a fortalecer la cooperación para el intercambio de información y acciones coordinadas para proteger y asegurar la frontera entre ambos países.[6]

Por su parte, EE. UU. acordó expandir y agilizar inmediatamente la implementación de protocolos existentes de protección de migrantes a través de toda la frontera sur, lo que implicaría el retorno de miles de migrantes bajo el pedido de asilo a territorio mexicano para esperar la adjudicación de su reclamo de asilo. En este sentido, México se comprometió a autorizar el ingreso de esos migrantes por razones humanitarias, ofrecerá empleos, atención médica y educación. En caso de que en 90 días no funcionen estas medidas, se evaluarán medidas extraordinarias.

Por último, ambos países reiteran la declaración del 18 de diciembre de 2018 sobre el Plan de Desarrollo Integral, lanzado por el actual Gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en colaboración con los países del Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador).

Honduras: diez años después

En 2019 se cumplen diez años del golpe de Estado en contra de Manuel Zelaya, quien fuera presidente de Honduras, inaugurando así una serie de golpes suaves, legislativos y la judicialización de la política.[7] Dicho golpe contó con el apoyo de EE. UU.[8], y tenía entre sus objetivos cambiar la geopolítica regional en beneficio de los intereses del capital estadounidense y en contra del proyecto de integración regional propuesto por Venezuela. En los últimos diez años, Honduras militarizó la vida pública, realizó reformas judiciales, continuó con el modelo maquilador exportador y minero, vivió fraudes electorales -uno en 2013 y el último de 2017- avanzó en el proyecto de infraestructura en materia de energía y aumentaron los niveles de explotación laboral, violencia y asesinato de líderes sociales, a la par de la aprobación de medidas de ajuste estructural, como las realizadas recientemente por el Gobierno de Juan Orlando Hernández y que desataron una serie de protestas.[9] Estas son algunas de las principales razones estructurales de la migración, la cual se ha incrementado en los últimos años, principalmente en beneficio del capital estadounidense.

Más allá de la forma particular de gobernar de Trump, vía redes sociales, la probable imposición de aranceles en contra de México expresa los contrapesos en el Gobierno de EE. UU., toda vez que no ha podido continuar con la construcción del muro tal como ha querido, además de un congreso dividido tras las elecciones intermedias de noviembre de 2018. Por otro lado, expresa también las dificultades existentes para el Gobierno de AMLO ante un incremento en la migración centroamericana. El intento del Gobierno mexicano para desmilitarizar la política pública en materia de migración se vio frenada por la Administración Trump, pues no hay que olvidar que para esta última, la migración es tema de seguridad nacional en el marco de la Frontera del Siglo XXI. En este sentido, Trump continúa el plan de contención de la militarización y obliga a México a seguir la senda trazada por la Iniciativa Mérida.

[1]https://www.jornada.com.mx/ultimas/2019/06/14/marcelo-ebrard-comparece-en-el-senado-sobre-acuerdo-migratorio-con-eu-3933.html

[2]https://rotativo.com.mx/noticias/nacionales/finanzas/778052-mexico-afina-lista-politicamente-sensible-para-aranceles-a-eua/

[3]https://actualidad.rt.com/actualidad/316990-semana-decisiva-eeuu-mexico-imposicion-aranceles?fbclid=IwAR31zYiPk80UB6RNLAijfLeNJn11l_juGThKK5n_0yo9H99QaTvIsNcEHYw

[4]https://www.uschamber.com/tariffs

[5] https://www.celag.org/trump-influencer-derecha-latinoamericana/

[6] https://translations.state.gov/2019/06/07/declaracion-conjunta-de-ee-uu-y-mexico/?utm_medium=email&utm_source=govdelivery

[7]https://www.celag.org/wp-content/uploads/2017/03/LawfareT.pdf

[8]https://wikileaks.org/plusd/cables/08TEGUCIGALPA863_a.html

[9]https://www.celag.org/la-permanencia-de-la-encrucijada-hondurena/

Aníbal García Fernández

Máster en Estudios Latinoamericanos (UNAM) (México)

Aníbal García Fernández es magíster y licenciado en Estudios Latinoamericanos por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Sus principales líneas de estudio son la guerra fría interamericana, las políticas de desarrollo y la relación de Estados Unidos con América Latina y el Caribe. Actualmente se encuentra realizando el doctorado.

Fuente: CELAG

Aranceles y migración en la Frontera del Siglo XXI
Comentarios