sábado 24.08.2019
ITALIA

ACNUR advierte a Italia del peligroso efecto de las multas por rescatar a migrantes en el Mediterráneo

El Parlamento italiano decidió aplicar penas de hasta un millón de euros a los barcos y organizaciones que lleven a cabo operativos de búsqueda y rescate de migrantes en sus aguas territoriales.
ACNUR-italia-© ACNUR/Alessio Mamo. Refugiados y migrantes rescatados desembarcan del bote de una ONG alemana en Sicilia, Italia, en enero de 2019.
ACNUR-italia-© ACNUR/Alessio Mamo. Refugiados y migrantes rescatados desembarcan del bote de una ONG alemana en Sicilia, Italia, en enero de 2019.

Los legisladores italianos emitieron un decreto para multar a las embarcaciones u organizaciones que busquen o rescaten a los migrantes que lleguen a sus aguas territoriales tras cruzar el Mediterráneo, aumentando así el riesgo que corren esas personas y poniendo en peligro el futuro de las operaciones cuyo único objetivo es salvar vidas.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) destacó que la decisión del Parlamento italiano llega precisamente cuando otros países europeos han suspendido las actividades de rescate de migrantes y refugiados en el mar.

“Con los cambios aprobados por el Parlamento, las penalidades a los barcos privados que rescaten a la gente y no respeten la prohibición de entrar a sus aguas territoriales se elevaron hasta un máximo de un millón de euros, además de que las embarcaciones serán incautadas automáticamente”, explicó este martes Charlie Yaxley, portavoz en Ginebra de ACNUR.

La Agencia subrayó el papel invaluable de las ONG para salvar las vidas de refugiados y migrantes y afirmó que no se debe criminalizar o estigmatizar el compromiso y la conciencia humanitaria que las motiva a realizar estas actividades.

Asimismo, recalcó que no se debe pedir a los navíos comerciales o de ONG que desembarquen a las personas rescatadas en Libia o que las entreguen a la Guardia Costera de ese país, ya que la volátil situación de seguridad y el conflicto hacen de la nación norafricana un sitio inviable para la seguridad de los migrantes y refugiados, que son confinados en centros de detención donde se reportan violaciones graves de derechos humanos.

En este contexto, ACNUR urgió a los Estados a aprovechar las discusiones que tuvieron recientemente en París para establecer un acuerdo temporal que permita desembarcar a las personas rescatadas en el mar y que reparta entre los diversos países la responsabilidad de acoger y responder a las necesidades específicas de los migrantes y refugiados.

“Esas conversaciones fueron alentadoras y deben avanzar en beneficio de todos”, apuntó la Agencia.

Tragedias recientes

Este llamamiento coincide con la noticia de que unas 20 personas habrían muerto en los últimos días en el intento de cruzar el Mediterráneo en un bote, según los sobrevivientes de esa tragedia que llegaron a la isla italiana de Lampedusa.

El portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones informó sobre el siniestro.

“El lunes por la noche llegaron a Lampedusa 49 migrantes. Aparentemente no fueron escoltados por ninguna autoridad oficial o embarcación de rescate de alguna ONG. Entendemos que 46 de ellos son de Côte d'Ivoire y que 20 de las personas que iban a bordo del mismo bote cuando salieron de la costa africana perecieron”, detalló Joel Millman ante la prensa.

El portavoz agregó que últimamente han ocurrido varias desgracias en el Mediterráneo y especificó que sólo en una de ellas habrían muerto 150 personas cerca de Al Khums, en la costa libia, el 25 de julio. En esa ocasión, los pescadores de la zona rescataron a más de 130 sobrevivientes que luego fueron devueltos a Libia por la Guardia Costera.

En lo que va de este año, unas 4000 personas han emprendido la arriesgada travesía del norte de África hacia Europa por la ruta del Mediterráneo central, que conduce a Italia, una cifra casi 80% menor que la registrada en los primeros siete meses de 2018.

ACNUR advierte a Italia del peligroso efecto de las multas por rescatar a migrantes en...