sábado 4/12/21
REVISTA 'GALICIA POLÉMICA'

Galicia sin voz en el Estado

En Galicia surgen voces que reclaman una presencia en las negociaciones para la legislatura y para la investidura.

en-marea
Miembros de En Marea celebrando los resultados del 20D. (Foto Europapress)

Tal vez el PSOE cometió un error en no aceptar los cuatro grupos parlamentarios que se proponían desde Podemos y las Confluencias. Es probable que el menos interesado en que salieran esos cuatro grupos fuera el propio Pablo Iglesias, que –dado su estilo de mandar- seguro que prefiere tener a todo los diputados en su bancada y con una estructura unitaria.

En Galicia surgen voces que reclaman una presencia en las negociaciones para la legislatura y para la investidura. La última escuchada ha sido la de Anxo Quintana, que fue portavoz nacional del Bloque Nacionalista Galego y vicepresidente en el gobierno bipartito con Emilio Pérez Touriño de presidente.

Quintana acaba de lamentar que en las conversaciones que se están produciendo no haya una voz de Galicia que represente las demandas y reivindicaciones de esta Comunidad. En su caso es muy probable que haya una implícita crítica a Beiras, líder de Anova, escindida del BNG, que, tras lograr un cierto éxito en las pasadas elecciones autonómicas, aparece en el presente agazapado a la sombra de Podemos y sin ningún liderazgo visible de cara a la actuación de las Mareas en el ámbito del Estado. En sus últimas declaraciones, en lugar de reivindicar Galicia, ha reivindicado a Iglesias, atacando a Felipe González y Alfonso Guerra, con la etiqueta de “zombis”.

Alexandra Fernández, diputada de En Marea por Pontevedra, y que intervino como portavoz de la Marea ante el jefe del Estado, sí ha manifestado su opinión de que En Marea debería tener una presencia en las negociaciones sobre el futuro gobierno y sobre la legislatura. Es la única diputada de En Marea que ha hablado en este sentido. Antón Gómez Reino, de Podemos, ni mu: suponemos que se verá obligado a la disciplina de su grupo, y bastante tiene, además, con tratar de achicar las disensiones internas de su organización en Galicia. Y las únicas noticias que tenemos de Yolanda Díaz es que instó a Alberto Garzón a colaborar con Pablo Iglesias: de Galicia ni pío.

El guante tendido el pasado viernes por Alexandra Fernández en sus declaraciones a la SER de Vigo es digno de ser tenido en cuenta. Es cierto que Pedro Sánchez no puede dirigirse a las Mareas, pues el interlocutor de su grupo es Iglesias. Pero para entablar negociaciones hay muchos caminos. Y el más directo sería que los responsables del PSdG-PSOE contactaran de inmediato con Alexandra Fernández para hablar de Galicia, para hablar de investidura, y para tender puentes en una negociación que los necesita como el respirar.

En fin: parece quedar muy claro que –a excepción de la diputada por Pontevedra- nadie está ocupándose de introducir en el proceso de construir el inmediato futuro político los intereses de una Comunidad como Galicia, profundamente asolada por las políticas degradantes del PP.

Galicia sin voz en el Estado
Comentarios