jueves 05.12.2019
FRANCIA Y EL CONFLICTO DEL SAHARA

Macron, Marruecos y la huelga de hambre de Claude Mangin

Claude Mangin decidió iniciar una huelga de hambre ilimitada para conseguir la restitución de su derecho a visitar a su marido, Naâma Asfari, actualmente detenido en la cárcel de Kenitra, en Marruecos.

Foto: Poemario por un Sahara Libre
Foto: Poemario por un Sahara Libre

Colectivos franceses en defensa de los derechos del pueblo saharaui han hecho un llamamiento de apoyo a Claude Mangin Asafari, en huelga de hambre desde el pasado 18 de abril. Reclaman al presidente francés, Emmanuele Macrón, que interceda con las autoridades marroquíes para que permitan a esta ciudadana francesa y profesora en un colegio de la región parisina, a visitar a su esposo, Naâma Asfari, preso político saharaui encarcelado en Marruecos.

La iniciativa se suma a la carta remitida a Macron por cien académicos internacionales para que Francia que lidere la resolución pacífica de un conflicto enquistado.

El 16 de abril de 2018, y por cuarta vez en dos años, a Claude Mangin Asfari se le denegó el acceso al territorio marroquí donde tenía la intención de visitar a su marido. Las autoridades marroquíes, sin dar ninguna explicación, le prohibieron la visita, lo que constituye una acción contraria al Derecho Internacional Humanitario y una violación de su derecho elemental a una vida privada y familiar

Claude ha decidido iniciar una huelga de hambre ilimitada para conseguir la restitución de su derecho a visitar a su marido, Naâma Asfari, actualmente detenido en la cárcel de Kenitra, en Marruecos.

Desde noviembre de 2010 hasta octubre de 2016, Claude Mangin Asfari pudo visitar periódicamente a su marido. La primera vez que las autoridades marroquíes le prohibieron el acceso se produjo en octubre de 2016, en un momento muy especial, justo cuando el Comité contra la Tortura de la ONU (CAT) examinaba favorablemente la denuncia por tortura presentada por Naâma Asfari.

El dictamen final del CAT, emitido el 12 de diciembre de 2016, reconoció, con relación a Naâma, la violación por el Estado marroquí de varios artículos de la Convención contra la Tortura y otras penas y tratamientos crueles, inhumanos o degradantes. El CAT invitó explícitamente el Reino de Marruecos a “abstenerse de cualquier acto de presión, intimidación o de represalias que pueda dañar la integridad física y moral del denunciante y de su familia”. Consideramos que estas prohibiciones de estancia violan las recomendaciones del CAT por cuanto constituyen represalias, en contra de Naâma y de su esposa.

Por todo ello, se ha hace un llamamiento al presidente francés para que haga “cuanto esté a su alcance para que las autoridades marroquís respeten el Derecho Internacional Humanitario y permitan a Claude Mangin Asfari visitar a su marido”.

En este sentido, recuerdan que Francia es un país que “sabe mostrarse generoso cuando el Rey de Marruecos necesita asistencia médica, y esperamos a cambio un gesto de humanidad de su parte”.

Comentarios