domingo. 14.07.2024
parlamento-portugal
Parlamento de Portugal.

Los tiempos son difíciles para muchas familias portuguesas. Ni el anuncio del fin de la austeridad, incluso la recuperación económica y el empleo tan cacareada, amplia y oportunamente sacado a relucir antes de la elección por la coalición de derecha que gobernó en los últimos 4 años –con una campaña ampliada con unos medios de comunicación al dictado del gobierno y los mercados financieros- resuelven ninguno de los numerosos problemas contra los que la clase media y los sectores más desfavorecidos de la población están luchando.

Y fue en este contexto de dificultades que los portugueses fueron llamados a votar el 4 de octubre con el fin de elegir a los miembros del Parlamento.

El resultado de esta votación ya es bien conocida. El gobierno de coalición ha perdido la mayoría absoluta, con la pérdida de votos y diputados, el Partido Socialista (PS) fue segundo, también sin una mayoría, y se encontró una alta transferencia de votos de "el poder del arco" para ambas partes más a la izquierda en la Cámara, Bloque de Izquierda (BE), así como para la coalición formada por el Partido Comunista, Verdes y de Intervención Democrática (CDU), una realidad que se materializa en una mayoría de izquierda en el Parlamento.

Las motivaciones de los portugueses, que llevó a estos resultados en las elecciones no son, en sí mismos, un gran análisis. Un clamoroso rechazo de las políticas de empobrecimiento hasta entonces siguió.

Por lo tanto, un voto de protesta, que canaliza, en esencia, a la BE y la CDU.

Ahora, la gran noticia es otra. Es que los resultados de las elecciones el 4 de octubre dieron por primera vez en más de cuarenta años de democracia a la izquierda resolver y asumir la responsabilidad de consagrar una solución de gobierno alternativo.

Y con esta acción sin precedentes, se dinamitaron los dogmas más retrógrados y virulentos de la vida política portuguesa desde que se estableció el régimen democrático. Uno, la idea fatalista de que no existe una política o alternativa a las adoptadas por las políticas neoliberales.  Y otra, la crónica incapacidad de las izquierdas portuguesas de conseguir alcanzar plataformas de entendimiento.

Y esta nueva situación implica un cambio profundo en el sistema político portugués. Tan significativo y tan profundo, que la derecha, en estado de pánico, inmediatamente lanzó una campaña monumental para mantener el poder, aunque en minoría -afirmando la legitimidad de haber sido la coalición más votada- y el propio Presidente de la República perdió la compostura y, en lugar de asumir el papel de árbitro y garante de la estabilidad, de la unidad del régimen y el estado democrático se erigió en coalición derechista del Papa, creando con su incomprensible actitud una crisis política todavía de impredecibles consecuencias. Y en un discurso a la nación, con el habla clara y discriminatoria, decidió nombrar al actual primer ministro para formar un gobierno, a pesar de que tal gobierno no tiene la más mínima posibilidad de ser aprobado en el Parlamento.

Esta actitud por parte del presidente de la República produjo resultados contrarios a su pretensión, porque en lugar de fortalecer, debilitó al nuevo gobierno que a toda costa quería proteger; y en lugar de dividir la izquierda y borrar una parte de ella, como demuestra en su discurso, sin embargo, les proporcionó más razones para fortalecer la base común para una plataforma de entendimiento.

Y la primera prueba fue inmediata. Apareció en la primera sesión del nuevo Parlamento. El bloque de la izquierda, un movimiento sin precedentes, elegido como Presidente de la Asamblea -la segunda figura del estado- Ferro Rodrigues, el mascarón de proa del PS, demostrando con ello que la casa de la democracia es el Parlamento y no el Palacio Belem, residencia oficial del presidente de la República.

Los tiempos que siguen son, sin embargo, tiempos de incertidumbre.

En primer lugar, en relación con las decisiones que debe tomar el Presidente de la República. Después de que el nuevo gobierno anunció la caída en el Parlamento, nombra al actual primer ministro como jefe de un gobierno provisional? ¿Si es así Passos Coelho estará preparado para aceptar la cabeza de un gobierno sin poderes necesariamente contra populares? ¿Y si es rechazada, puede ser nombrado un gobierno de iniciativa presidencial?

Son posibilidades que caben dentro de la legitimidad constitucional, pero que no se ajusta a la ética y la moral política y, sobre todo, no encajan dentro de la nueva realidad política creada por la determinación de la izquierda que se asume como alternativa.

Después de la elección del Presidente, la segunda manifestación de esta unidad será verificar , como ya se anunció, la presentación común de una moción de rechazo al nuevo gobierno.

¿Esto significa que por arte de magia, la izquierda portuguesa pasó a vivir en el mejor de los mundos, es decir, que no hay más obstáculos para el entendimiento entre sus diversos componentes? ¡Claro que no! Nadie abdicó de sus convicciones ideológicas, ni de sus valores ni traicionó los principios de su programa pero hay que poner otros valores aún más importante; la defensa de los intereses nacionales y elevar las condiciones de vida y trabajo del pueblo portugués, accesible desde la preservación del Estado de bienestar -y no el desmantelamiento como sucedió en los últimos cuatro años- con la adopción de políticas de desarrollo, medidas de crecimiento y empleo y de justicia social.

No va a ser fácil, a partir de lecturas políticas tan diferenciadas, encontrar un denominador común y materializar acuerdos. Pero una cosa es cierta; aunque los términos generales del acuerdo aún se mantienen en secreto, lo poco que se sabe, ya se puede avanzar que el progreso se ha hecho en ese programa, aunque algo limitado, alcanzado niveles que hasta ahora eran impensables. A saber; primero un gobierno que protege empleos, salarios y pensiones. Si el gobierno, en algún momento, invierte la lógica de aumento salarios y pensiones e impone medidas de austeridad, el acuerdo termina. En segundo lugar,  PCP y BE se comprometen a no cuestionar los compromisos internacionales, en particular, a respetar el espacio fiscal del gobierno resultado de los tratados de la UE.

Siempre será un programa mínimo, sin embargo, suficiente para asegurar el PS un ejecutivo con condiciones de largo recorrido y con mayoría estable en el parlamento.

LANÇA

Florival Lança

Portugal: la unidad de la izquierda