jueves 21.11.2019
opinión | Hector Maravall Gómez-Allende

Gobierno de Syriza: Ahora empieza lo dificil

Alexis Tsipras y su equipo lo han peleado bien, pero ahora empieza lo mas difícil: gobernar y cumplir lo prometido, al menos razonablemente..

Gobierno de Syriza: Ahora empieza lo dificil

El meritorio y merecido triunfo de Syriza en Grecia es un punto y aparte de la historia de la izquierda europea en las últimas décadas. Alexis Tsipras y su equipo lo han peleado bien, pero ahora empieza lo mas difícil: gobernar y cumplir lo prometido, al menos razonablemente. Y no sería justo ni realista que esperásemos milagros a los pocos días o incluso meses.

Estos movimientos especulativos los han sufrido numerosos gobiernos de izquierda, desde Salvador Allende a Francois Mitterrand pasando por Lula

Ya han empezado los problemas. El primero, responsabilidad del propio partido, que no ha sido sensible para incorporar mujeres al nuevo gobierno, aunque sí a la presidencia del Parlamento. Es una muy mala señal, que debería corregir de manera inmediata de la forma que fuera. El segundo obstáculo, ha sido el fomento del miedo de los ahorradores, con la salida de capitales del país o la retirada de dinero de los bancos; era inevitable. Estos movimientos especulativos los han sufrido numerosos gobiernos de izquierda, desde Salvador Allende a Francois Mitterrand pasando por Lula.

Y sobre todo están las críticas y las maniobras de los mercados bursátiles, de las instituciones de la Unión Europea, de algunos  gobiernos de la derecha y de poderosos medios de comunicación. Es obvio que ni la derecha ni los mercados le van a facilitar las cosas a un gobierno que nace con la voluntad de hacer una política económica alternativa a la predominante hasta el momento. Tsipras conoce bien esa realidad y suponemos que jugara tirando de la cuerda hasta donde pueda, aprovechando las propias diferencias que hay en la Unión Europea y buscando apoyos.

El gobierno de Syriza, aunque adopte medidas de impacto y simbólicas en las primeras semanas, los cambios en profundidad tendrá que hacerlos poco a poco y los resultados positivos tardaran tiempo en notarse. La restitución de los derechos sociales y laborales, la inversión publica, el rescate de algunos sectores privatizados, etc. sin disparar el déficit publico, requieren una reforma fiscal, una lucha contra el fraude y una imprescindible recuperación de la confianza de la inversión de capital, nacional y extranjero y todo ello no va a ser posible a corto plazo. Y encima deberá renegociar la astronómica deuda.

Tendrán que medir muy bien los pasos, ser muy transparentes y ejemplarizantes, mantener el respaldo popular,  aguantar las presiones y movilizaciones sociales que las habrá, lo que  no siempre será fácil, dado el gran deterioro de las condiciones de vida y la urgencia por frenarlo y reducir las situaciones de pobreza y enorme desempleo.

Grecia, aunque inserta en la Unión Europea, tiene profundas carencias en su desarrollo económico, social y político-administrativo; mucha  economía sumergida y ámbitos de fraude muy extensos, un sector público muy poco eficiente, una baja competitividad de sus empresas, limitaciones en sus infraestructuras públicas….Tsipras tiene que afrontar importantes cambios de modernización económica y a la vez avanzar en medidas sociales, realizando lo que todos los anteriores gobiernos de la derecha y del centro de izquierda no quisieron o pudieron hacer.

Tarea titánica la de Syriza, más aun teniendo en cuenta que es un partido muy plural, que tiene solo el 36% de los votos, que hay una extrema derecha feroz y otros sectores de la izquierda comunista o de la socialdemocracia que veremos como se portan.

Por ello es fundamental que Tsipras logre aliados en la Unión Europea. Por el momento solo tiene la incondicionalidad de la Confederación Europea de Sindicatos y del Grupo parlamentario de la Izquierda Unitaria. La socialdemocracia y buena parte de los Verdes le pueden ayudar, pero tendrá que trabajárselo. Y tiene el presumible apoyo de los gobiernos italiano y francés, pero forjar la alianza con Renzi y Hollande y con Martín Schulz como cabeza de fila de la socialdemocracia europea, tampoco le va a salir gratis.

He tenido la oportunidad de escuchar en directo a Tsipras y de leer alguno de sus artículos. Creo que es un político sólido, con experiencia, con temple y con buena formación, muy capaz, por tanto, de sacar adelante sus objetivos. Pero, insisto, le va a costar mucho, de ahí la importancia de una buena política de alianzas dentro de su país y en la Unión Europea.

En definitiva, los progresistas europeos nos jugamos mucho con el éxito del gobierno de Syriza y debemos apoyarles en la medida de nuestras posibilidades.

Un ultimo apunte, aunque las realidades de España y Grecia, no tienen nada pero nada que ver, la consistencia política de Syriza y de Tsipras desgraciadamente esta muy muy por delante de nuestro panorama propio. Así que no nos dejemos deslumbrar por su triunfo y trabajemos, con responsabilidad, con rigor, con voluntad unitaria, como ellos lo han hecho, para conseguir desplazar a los gobiernos de la derecha.

Gobierno de Syriza: Ahora empieza lo dificil