jueves 6/8/20
ES EL MOMENTO DE LA ESTABILIDAD, AFIRMA LA CEOE

Diez preguntas y respuestas sobre el procedimiento de salida de la UE

El escenario que se abre con el ‘Brexit’ plantea serias dudas en torno al procedimiento a seguir y preocupación por las eventuales consecuencias políticas y económicas.

Diez preguntas y respuestas sobre el procedimiento de salida de la UE

Tras conocerse el resultado del referendum en Reino Unido, la CEOE lamenta la decisión de los ciudadanos británicos en abandonar la Unión Europea pero subraya que es el momento de la estabilidad y de construir una Europa más competitiva. La organización alertaba hace unos días de los riesgos del brexit.

PROCEDIMIENTO DE SALIDA: ARTÍCULO 50 DEL TRATADO DE LA UNIÓN EUROPEA

1º ¿En qué consiste el procedimiento de salida de la UE?

Según el apartado 2 del artículo 50, el proceso de salida se activaría una vez que Reino Unido notificara formalmente al Consejo Europeo su deseo de abandonar la Unión Europea.

La UE negociaría un acuerdo fijando los términos de la salida. El plazo para alcanzar el acuerdo es de dos años, salvo que el Consejo Europeo decida ampliarlo por unanimidad.

El plazo de dos años empieza a contar a partir del momento en que Reino Unido notifique formalmente su decisión de salir de la UE, no antes.

El método de las negociaciones será el mismo que el aplicable a los acuerdos internacionales (artículo 218.3 del TFUE): la UE adoptará un mandato de negociación y nombrará a un jefe negociador.

2º ¿Podría Reino Unido revocar la notificación de abandonar la UE?

El artículo 50 no prevé esta opción, al entender la salida como definitiva.

La única opción que sí está prevista en dicho artículo es que el Estado miembro que abandona la UE pueda luego volver a integrarla, siguiendo para ello el procedimiento de adhesión establecido en el artículo 49 del TUE.

3º ¿Puede Reino Unido participar en las negociaciones del acuerdo de salida?

No. El apartado 4 del artículo 50 afirma literalmente que el Estado miembro que se retire no participará ni en las deliberaciones ni en las decisiones del Consejo Europeo o el Consejo que le afecten.

4º ¿Cuál es el plazo máximo para negociar un acuerdo de salida?

Se desconoce con exactitud. La razón es que el artículo 50 marca un plazo de dos años, pero no delimita la prórroga que el Consejo Europeo puede decidir por unanimidad.

Existe consenso a la hora de calificar este plazo como claramente insuficiente, teniendo en cuenta el enorme trabajo que supondrá adaptar la gran cantidad de normativa europea aplicable en Reino Unido, fruto de sus más de 40 años de pertenencia a la UE. En la actualidad, la legislación europea vigente se eleva a 99.978 actos jurídicos, de los cuales 19.292 son Directivas, Reglamentos, etc. y 2.755 son acuerdos internacionales.

5º ¿El acuerdo de salida se aprobaría por unanimidad o mayoría cualificada y qué papel tiene el Parlamento Europeo?

En virtud del apartado 4 del artículo 50 del TUE, el acuerdo se votaría en el Consejo por mayoría cualificada, lo que facilitaría su adopción.

Con arreglo al apartado 2 del artículo 50, el Parlamento Europeo tendría poder de veto, dado que se precisa su visto bueno de manera previa a la decisión del Consejo.

6º ¿Cuándo se haría efectiva la salida y en qué posición queda Reino Unido mientras tanto?

La salida se haría efectiva cuando el Consejo adopte el acuerdo alcanzado o, en su defecto, al cabo de dos años (plazo que prevé el artículo 50 si no hubiera prórroga).

Mientras tanto, Reino Unido continuaría siendo miembro de la Unión Europea y se le seguiría aplicando el acervo comunitario.

A efectos políticos Reino Unido quedaría muy debilitado, además de aislado. De hecho, su turno de Presidencia del Consejo (primera mitad de 2017) quedaría en el aire y su opinión en los distintos asuntos europeos no sería prácticamente tenida en cuenta.

7º ¿En el acuerdo de salida se fijarían los términos de la relación futura entre la UE y Reino Unido?

En principio, no, al ser dos cuestiones distintas.

Por esta razón, se habla de la necesidad de negociar dos acuerdos, uno que delimite los términos de la salida y otro, de carácter comercial, que fije cómo se desarrollarán las relaciones UE-Reino Unida una vez la salida sea efectiva.

En cuanto a si negociar ambos acuerdos de manera simultánea o no, lo más probable es que se negociasen en paralelo.

8º ¿Cuánto tiempo llevará la negociación de la salida y la normalización de las relaciones de Reino Unido con la UE?

Considerando que el citado plazo de dos años para negociar el acuerdo de salida es insuficiente y que una negociación comercial dura una media de cinco años, se habla de un proceso negociador de más de diez años.

A dicho proceso negociador habría que sumar el periodo necesario de implementación de los acuerdos alcanzados para la normalización de las relaciones bilaterales.

Entre los acuerdos comerciales que se citan como posibles modelos a seguir, figura el de la Unión Europea con Canadá (CETA, por sus siglas en inglés), por ser uno de los más completos. Las negociaciones de dicho acuerdo comenzaron en 2009, concluyeron en 2014 y el resultado final está todavía pendiente de ratificación.

9º ¿Qué grado de incertidumbre rodea el proceso de salida de la Unión Europea?

Muy alta, porque no existen precedentes.

Reino Unido dependería de la buena voluntad negociadora de los restantes 27 Estados miembros de la UE. Porque si no hubiera acuerdo al término de los mencionados dos años y no se hubiera acordado ninguna prórroga, Reino Unido dejaría de ser miembro de la UE de manera automática y pasaría a operar bajo las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC). El resultado sería que alrededor del 90% de las exportaciones británicas estarían sujetas a aranceles.

En cualquier caso, la incertidumbre también se extendería al conjunto de la Unión Europea y, más concretamente, a aquéllos Estados miembros donde las fuerzas euroescépticas y populistas tienen más peso. Uno de los riesgos es hacer frente a una cascada de consultas similares a la británica, como ya ha anunciado la líder del Frente Nacional, en Francia.

Ante esta situación, Francia y Alemania, que celebrarán elecciones generales en 2017, son partidarias de acelerar la acción en políticas europeas poco desarrolladas y que son clave para garantizar la seguridad, como la política de defensa.

10º ¿Cuál es la perspectiva empresarial?

Tanto CEOE, como la homóloga británica (CBI) y la Confederación de Empresas Europeas (BUSINESSEUROPE), se han posicionado claramente a favor de la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea.

Todas las previsiones apuntan a un empeoramiento de dicho crecimiento e, incluso, a una entrada de la economía británica en recesión.


Fuente: CEOE

Diez preguntas y respuestas sobre el procedimiento de salida de la UE
Comentarios