#TEMP
martes 17/5/22

Zapatero y Rajoy rebasarán las "65 horas" en campaña

I.G.C.
Ambos arrancan la campaña del 7-J en clave de "primarias". Unión, Progreso y Democracia, partido liderado por Rosa Díez, se presenta como la principal amenaza del PP, mientras la nueva Izquierda Unida de Cayo Lara protagonizará su pulso con el PSOE. La crisis económica y el paro centrarán la contienda con la trama Gürtel en la trastienda electoral.
> González y Aznar, cara a cara en campaña
> Rajoy, Camps y Trillo, ¡qué morbo!
> Elecciones en Red
> Empate técnico entre PSOE y PP
NUEVATRIBUNA.ES 21.05.2009

PSOE y PP han planteado las elecciones europeas del próximo 7 de junio en clave nacional. Ambos partidos creen tener razones para ganar pero tampoco se atreven a descartar las causas que puedan hacerles perder y solo el resultado que arrojen las urnas determinará el significado político que cada uno de ellos dé a solo un año de legislatura.

Si los socialistas quedan por debajo, la crisis económica y el empleo serán las principales causas de su derrota. Si los que se caen son los populares, será acaso porque las urnas les pasen factura con la trama Gürtel (pese a los que sostienen que las corruptelas políticas nunca perjudican en las urnas a la derecha) y, quién sabe, si hasta con el caso Trillo y la sentencia del Yak-42.

De cualquier forma, tanto para José Luis Rodríguez Zapatero, como para Mariano Rajoy, estos comicios se presentan como un test a su toda su gestión política, uno, como presidente del Gobierno, otro, como líder de la oposición.

Mientras el PP anda enfrascado en la dinámica de la crisis económica como arma arrojadiza contra el Gobierno, el PSOE ha sacado toda la artillería pesada para retratar a la “derecha más recalcitrante” de Europa reflejada en un polémico vídeo que servirá de aperitivo de otros spots que los socialistas darán a conocer en el curso de la campaña. La idea de derrotar a esa derecha europea tiene también como horizonte la próxima presidencia española de la UE (en el primer semestre de 2010), y la necesidad de que cambie la correlación de fuerzas a favor de la izquierda tanto en el Parlamento de Estrasburgo como en la Comisión Europea.

El PP aclamará a las clases medias, las grandes víctimas del Gobierno a decir de Rajoy y la parte más jugosa por ser la mayoritaria- del pastel electoral. El PSOE abanderará el lema de “menos ladrillo, más ordenadores” que puso de moda Zapatero en Vistalegre para apuntalar su objetivo de cambiar el modelo productivo en España.

Si Rajoy se juega la credibilidad ante los suyos, Zapatero se juega la confianza ante el electorado de izquierdas cuyo voto de castigo se materializa tradicionalmente con una abrumadora abstención, de ahí impulsar su fuerza motriz, los derechos sociales, que tienen en la reforma del aborto, su principal referente en estos momentos, sobre todo en lo que respecta a los votantes más jóvenes.

La baja participación en estos comicios es el fantasma que amenaza al PSOE y que dulcifica al PP, que se jacta de tener un grueso de votantes fieles y disciplinarios.

Estas elecciones se plantean así como unas primarias y Zapatero y Rajoy se volcarán en la campaña. El líder del PP, que vive uno de sus mejores momentos tras la victoria de las autonómicas en Galicia, se dejará la piel para recorrer en su particular ‘caravana electoral’ toda España (sólo en precampaña ha llegado a hacerse 8 pueblos en un solo día). No será menos el presidente del Gobierno con una docena de mítines programados. No hay duda de que rebasarán la jornada laboral de las "65 horas", directiva europea que consiguió frenar el PSOE y que será una de las consignas de campaña de los socialistas.

Tan importantes se presentan estos comicios que si el PSOE ha echado mano de Felipe González, el PP hará lo propio con José María Aznar y Rodrigo Rato. La inexistencia del debate europeo se trasladará a la agenda nacional, y además, a nivel bipartidista.

En eso no le falta razón a la líder de Unión, Progreso y Democracia, Rosa Díez, principal amenaza para el PP, quien ha destacado que estas elecciones se plantean como unos comicios bipartidistas. Igual argumento defiende la nueva izquierda de Cayo Lara, que podrá testar sus primeros resultados electorales como coordinador general de esta formación y determinar los apoyos de la izquierda que espera giren hacia sus siglas a modo de castigo al PSOE.

La campaña arranca esta medianoche y podrá seguirse minuto a minuto por Internet. PSOE y PP han cuidado mucho su puesta en escena en la web con páginas interactivas y diarios de campaña de los candidatos. Durante quince días, los carteles y eslóganes españoles tomarán la geografía española. El debate ahora es Europa pero el ruido de la política nacional ensordecerá los asuntos que copan la agenda europea.

Zapatero y Rajoy rebasarán las "65 horas" en campaña
Comentarios