<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
lunes. 28.11.2022
LA COMISIÓN DE EXPERTOS DESIGNADA POR EL GOBIERNO RECOMIENDA EXHUMAR LOS RESTOS DEL DICTADOR

Zapatero deja en manos de Rajoy la decisión de sacar o no a Franco del Valle de los Caídos

El Gobierno presentó este martes el informe elaborado por una comisión de expertos en el que se recomienda sacar los restos de Franco para ser enterrados donde quiera la familia. 

Se recomienda que los restos de Franco sean llevados al lugar que designe la familia o el que se considere más adecuado

La Comisión de expertos designada por el Gobierno para el Valle de los Caídos propone en su informe que los restos del dictador Franco salgan de la Basílica del Valle para que sean enterrados donde decida la familia. 

La comisión está copresidida por Virgilio Zapatero y Pedro José González-Trevijano, que presentaron este martes las conclusiones del estudio junto al ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui.

Sólo el capítulo del informe dedicado al traslado de los restos de Franco no ha contado con la unanimidad de los doce miembros de la Comisión, ya que tres de ellos -González Trevijano, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y Feliciano Barrios- han incorporado un voto particular al considerar que deben permanecer en la Basílica.

González-Trevijano ha restado importancia a esa diferencia de criterio, pero ha argumentado que el traslado, 36 años después de la muerte del dictador, podría "servir más para separar, dividir y tensionar", algo que debe evitarse.

Sobre José Antonio Primo de Rivera, fundador de La Falange, este estudio recomienda mantenerlo en el Valle al ser víctima durante la guerra, y "dada la igual dignidad de los restos de todos los allí enterrados", 33.847 personas pero sin ocupar un lugar destacado sobre el resto de fallecidos. 

No sería necesaria la autorización de la familia

Esta comisión supedita esta decisión a que el Gobierno alcance un consenso parlamentario amplio así como la autorización de la Iglesia al ser la autoridad competente en un lugar de culto. No sería necesaria, sin embargo, la autorización de la familia, aunque sí sería conveniente consultarla, si bien al tratarse ya de restos cadavéricos se puede aplicar la misma normativa de los cementerios y proceder a su incineración una vez que ya ha pasado un tiempo considerable.

La Comisión asegura ser consciente de "la dificultad de revertir la situción de estos dos enterramientos. Cualquier actuación del Gobierno dentro de la Basílica exige una colaboración por parte de la Iglesia quien debe dar la preceptiva autorización para cualquier cosa". En ese sentido, insisten en que el lugar "estaba previsto para los restos de las víctimas y la guerra civil".

A partir de ahí, las conclusiones recuerdan que el resto del Valle sí es competencia del Estado por lo que han recomendado llevar a cabo una labor de resignificación del lugar en el que se rinda homenaje a las víctimas de los dos bandos con la creación de un mural con el nombre de todos los caídos en la contienda o un "centro de interpretación" entre otras medidas. Es necesario "resignificar el conjunto del Valle porque hasta ahora ha tenido una memoria de parte", han dicho los miembros de la comisión.

Carmen Franco cree que fue una decisión del Ejecutivo que entonces presidía Carlos Arias Navarro

Los miembros de la Comisión mantuvieron un encuentro con la hija del dictador, Carmen Franco, en una reunión "muy cordial y correcta" en la que ésta solicitó que los restos permanecieran donde están, como han explicado los copresidentes de la comisión.

Según esa conversación, Carmen Franco no tenía constancia de que su padre expresara alguna vez su deseo de ser enterrado en el Valle de los Caídos, algo que tampoco escuchó de boca de su madre. La familia Franco tampoco pidió al Gobierno de ese momento que el féretro fuera trasladado a ese lugar, por lo que Carmen cree que fue una decisión del Ejecutivo que entonces presidía Carlos Arias Navarro.

Pero es la Iglesia la que debe dar su autorización, aunque se desconoce su opinión en este momento. A pesar de que la comisión ofreció al abad de la Basílica participar en los trabajos, éste no quiso porque entendía que la situación de la orden benedictina que ocupa el monumento está consolidada y determinada por un convenio de 1958 que, según el informe, es ya anacrónico y que se podría denunciar.

La comisión pidió dejar el asunto fuera de la contienda electoral

Más tarde, se reunieron con el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, a quien le ofrecieron un contacto periódico con los representantes que él nombrara.
El arzobispo les dijo que les convocaría a una reunión con un obispo y un teólogo, pero a pesar de la insistencia de la comisión, no se produjo, ha señalado Virgilio Zapatero.

Los trabajos de la comisión se han conocido ahora porque sus miembros pidieron explícitamente al Gobierno que el informe no fuera objeto de debate político en periodo electoral, ha explicado Jáuregui.

Este lunes concluyó el estudio y Jáuregui lo remitirá en las próximas horas a todos los grupos parlamentarios. Tendrá que ser el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy el que decida si ejecuta las recomendaciones de los expertos que, tal y como han asegurado, ha asumido la tarea como un servicio a España conscientes de que se trataba de un asunto polémico. Pero la aceptaron por su deseo de aportar algo para "mejorar el clima de convivencia" en España, ha subrayado Virigilio Zapatero.

Proponen el nombre de "Memoria del Valle"

Los miembros de la Comisión barajaron dos posibilidades: dejar el conjunto monumental tal y como está, con un grado de deterioro importante, o proponer actuaciones para dignificar la memoria de los 33.847 españoles muertos en la guerra civil y allí enterrados, a los que se les debe "respeto sea cual sea el bando en el que lucharon". Optaron por esta segunda opción y han propuesto, entre otras actuaciones valoradas en total en unos 13 millones de euros, la ejecución de una "potente" intervención artística en la explanada delantera que recuerde a todos los fallecidos.

Se llamaría "Memoria del Valle" e incluiría la inscripción del nombre de todas las víctimas, salvo las de las familias que se opusieran a ello. Dignificar el cementerio, habilitar un espacio para la meditación de carácter cívico y la construcción de un centro de interpretación en el que se informe detalladamente de su historia son otras recomendaciones.

La comisión aconseja mantener el nombre de Valle de los Caídos y la continuidad de la Basílica, en la que debe acometerse obras de saneamiento "inaplazables".

Respecto a la reclamaciones de los familiares de las víctimas, la comisión entiende que les asiste el derecho moral de pedir la devolución de los restos, pero cree prácticamente imposible que se pueda llevar a cabo su identificación dado el deterioro de las criptas y los columbarios.

Para instrumentar estas recomendaciones, la comisión propone convertir la actual Fundación del Valle en un Real Patronato para que la institución pueda depender del Gobierno.

"Lo dejamos en la mesa del próximo Gobierno con toda honradez", dijo Jáuregui

El ministro de la Presidencia en funciones, Ramón Jáuregui, ha pedido hoy al líder del PP que "no entierre en el cajón" el informe de la comisión que ha estudiado, a instancias del Gobierno, el futuro del Valle de los Caídos. Jáuregui ha dejado claro, en nombre de su partido, el PSOE, y no como miembro del Gobierno, su deseo de que se cumpla todo lo que contempla el informe. "Que no lo entierren en el cajón", porque se trata de "un acto de justicia que por lo menos se merecen los enterrados" allí.

Respecto a las dificultades económicas para ejecutar las actuaciones que propone el informe debido a la crisis, Jáuregui ha recordado que éste cifra en 13 millones el presupuesto para acometer las medidas de reparación, cantidad que aumentaría con la construcción de un centro de interpretación de un memorial. De todos modos, ha recordado que el Ministerio dispone anualmente de unos 5 millones de euros para llevar a cabo políticas relacionadas con la memoria histórica que pueden ser utilizados para el Valle de los Caídos.

"Será el próximo Gobierno quien tenga administrar el informe. Lo dejamos en la mesa del próximo Gobierno con toda honradez", algo que ya sabía Jaúregui, tal y como ha reconocido. Pero ha insistido en que el informe responde a "una necesidad que aún existe" y no a una anacronismo y ha subrayado que las actuaciones que propone son un acto de justicia con los enterrados. A su juicio, el nuevo Gobierno debe recoger el informe "sabiendo que se ha hecho de forma tan rigurosa y plural" y debe gestionar con los partidos si lo ejecutan.

Zapatero deja en manos de Rajoy la decisión de sacar o no a Franco del Valle de los Caídos
Comentarios