miércoles 8/12/21

Todas las miradas apuntan a María Emilia Casas por la sentencia del Estatut

La presidenta del Constitucional puede verse en la tesitura de emitir su voto de calidad en caso de empate en la votación de la ponencia. Todos los partidos tienen la vista puesta en las elecciones catalanas que se celebrarán en otoño con una campaña que será protagonizada en buena parte por el fallo que emita el Alto Tribunal.
NUEVATRIBUNA.ES 13.04.2010

El Pleno del Tribunal Constitucional intentará de nuevo entre este miércoles y el próximo jueves alcanzar un acuerdo que, más de tres años y medio después, le permita dictar sentencia sobre el Estatuto de Cataluña, recurrido por el Partido Popular, el Defensor del Pueblo y cinco comunidades autónomas.

La convocatoria del Pleno ha creado gran expectación, ya que los diez magistrados que deliberan sobre este asunto han venido celebrando en los últimos meses diversas reuniones informales para tratar de llegar a un acuerdo sobre el texto de la ponente, Elisa Pérez Vera, si bien el Pleno no se había convocado para tratar la sentencia del Estatut en lo que va de año.

El fallo de la ponencia oficial ya está redactado y fue distribuido el jueves por la tarde a todos los magistrados. Se trata de la quinta ponencia redactada por la magistrada Elisa Pérez Vera y todo parece indicar que los magistrados llegarán al pleno sin el acuerdo cerrado.

POSIBLE EMPATE

A favor estarían la presidenta, María Emilia Casas, la ponente, Elisa Pérez Vera, y los magistrados progresistas Pascual Sala y Eugeni Gay. Radicalmente en contra estaría el grupo integrado por los conservadores Javier Delgado, Vicente Conde y Jorge Rodríguez Zapata.

Y, en medio, se situarían el vicepresidente, Guillermo Jiménez, el conservador Ramón Rodríguez Arribas, y el progresista Manuel Aragón Reyes, cuyas reticencias se dirigen hacia la utilización del término "nación" referido a Cataluña. Si Aragón consigue de Jiménez y Rodríguez Arribas se decanten hacia el apoyo a la ponencia, podría haber sentencia. Si sólo fuese Aragón el que se incorporase a la mayoría, se produciría un empate que obligaría a la presidenta a utilizar su voto de calidad para inclinar la balanza hacia la ponencia oficial.

Lo que preocupa de que haya que recurrir a esta segunda alternativa es el coste personal para la presidenta del Constitucional y el coste político que supondría para el Gobierno socialista y los nacionalistas catalanes.

Sobre esto se pronunció la ex juez decana de Barcelona Maria Sanahuja, quien instó a María Emilia Casas a ejercer su responsabilidad en caso de tener que utilizar el voto de calidad en la sentencia sobre el Estatut o dimitir.

En una entrevista de 'Rac1', Sanahuja recordó que si uno no quiere ejercer las funciones para las que ha sido nombrado, "la manera de fácil de acabar es dimitir".

"No obligan a ser presidente, a tener el cargo", criticó la juez, que apuntó a que la actual situación es "intolerable" y, añadió, "democráticamente insostenible".

LOS PARTIDOS MIRAN A LAS ELECCIONES CATALANAS

De momento, y ante la posibilidad de que la sentencia corrija a la baja el texto del Estatut, los partidos nacionalistas han empezado a barajar distintos escenarios con la vista puesta en las autonómicas de otoño. Lo que se da por segura es la reedición del 'frente único catalán' que pedía el famoso editorial conjunto que todos suscribieron en la prensa.

El presidente de la Generalitat, José Montilla, ha reconocido ya que el fallo del TC es una "espada de Damocles" para el tripartito y que esta fórmula no tiene por qué repetirse.

ERC aboga por una respuesta que rebase la actual Constitución, avanzando la posibilidad de que los comicios del próximo otoño sean un salto adelante a partir de la construcción de una "nueva legalidad".

El PSC, por su parte, no descarta nada. Montilla ha asegurado que defenderá el Estatut "de la primera hasta la última palabra, comas incluidas", dijo en declaraciones a RAC1. Está convencido de que tras los comicios de otoño la alianza CiU-PP es segura si ambos suman. Sin embargo, se muestra más prudente ante la "sociovergencia: "Todo es posible en política, aunque hay cosas que son poco probables menos en situaciones de emergencia".

Desde Convergencia Democrática de Catalunya (CDC) se apuesta por adelantar las elecciones después de la sentencia y formar un nuevo gobierno "fuerte" de CiU. El portavoz en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, advirtió que si el fallo del TC es desfavorable, las relaciones de su fuerza política con el PP quedarán "muy deterioradas" y la colaboración en el futuro será "mucho más difícil".

Al PP también le urge conocer el contenido de la sentencia y ya se ha apresurado a pedir un acatamiento de fallo, sea el que sea, porque los "populares" serán los primeros en aceptarlo, tal y como ha reiterado su líder, Mariano Rajoy. El PP está convencido de que puede ser decisivo en el futuro Gobierno catalán y con ese objetivo afrontará la cita de otoño, por lo que no parece preocuparle que al final el TC no le dé la razón.

Desde el Gobierno central, se trata de rebajar la tensión previa a la decisión que pueda adoptar el Constitucional. El presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado que, sea cual sea el contenido de la sentencia, su impacto político será "limitado".

Zapatero ha hecho estas declaraciones durante un encuentro informal con periodistas en Washington, previo a su participación en la Cumbre de Seguridad Nuclear que ha convocado el presidente estadounidense, Barack Obama, junto con otros 40 mandatarios.

Todas las miradas apuntan a María Emilia Casas por la sentencia del Estatut
Comentarios