lunes 26.08.2019
TRAS LA REUNIÓN DEL CONSEJO DE MINISTROS

Sánchez anunciará el viernes si hay adelanto electoral

El rechazo de la derecha y los independentistas a los presupuestos del PSOE obliga al presidente del Gobierno a mover ficha.

Sánchez y la ministra de Hacienda encargada de defender los PGE este miércoles en el Congreso.
Sánchez y la ministra de Hacienda encargada de defender los PGE este miércoles en el Congreso.

El socialista Guillermo Fernández Vara cree que “algunos deberían pedir perdón” a Sánchez

Todo parece indicar que habrá elecciones anticipadas. La incógnita se resolverá el próximo viernes tras la reunión del Consejo de Ministros, cuando el Gobierno anuncie si adelanta o no los comicios y de hacerlo cuál será la fecha elegida.

El rechazo del Congreso de los Diputados a los Presupuestos Generales del Estado para 2019 ha precipitado una decisión cuya potestad es en exclusiva del presidente del Gobierno.

Pese a que el PSOE y su principal aliado Podemos han apurado hasta el último minuto para ganarse el apoyo de los independentistas catalanes, los mismos que posibilitaron el cambio de gobierno con la moción de censura a Rajoy, finalmente el PDeCAT y ERC han votado de la mano del PP y C’s.

Al rechazo a las cuentas públicas se han sumado también los minoritarios de Coalición Canaria, Foro Asturias, UPN y Bildu, además de dos diputadas del Grupo de Unidos Podemos la gallega Alexandra Fernández, enfrentada con sus compañeros de En Marea; y la catalana Marta Sibina, de En Comú, en protesta por el bloqueo por el bloqueo del Open Arms.

191 votos frente a los 159 obtenidos por PSOE, Unidos Podemos, PNV y Compromís, han llevado al lastre el proyecto de presupuestos y abocado al adelanto electoral. El diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, se ha abstenido.

Aunque la derecha ha celebrado con entusiasmo este nuevo escenario político de adelanto electoral, con el rechazo a los PGE, se desmonta uno de los principales argumentos que han venido esgrimiendo estos últimos días sus principales dirigentes: la cesión por parte del Gobierno a los secesionistas. Los propios portavoces de las fuerzas catalanas han admitido que el portazo dado a las cuentas públicas responde a la negativa del Ejecutivo socialista a negociar el derecho de autodeterminación en Cataluña.

Este asunto unido a la polémica por la figura del relator provocó no solo críticas de la oposición sino también reproches en las mismas filas del PSOE, unos reproches que se han ido suavizando en las últimas horas en lo que parece será un cierre de filas de los socialistas para encarar con fortaleza el ciclo electoral que se avecina, no solo con las Generales, sino también las elecciones autonómicas, municipales y europeas que están convocadas para el 26 de mayo.

Este mismo miércoles, el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, planteaba en su cuenta de Twitter que “dónde está el pacto secreto” con los independentistas y afirmaba que “algunos deberían pedir perdón” a Sánchez.  

Desde el PSOE andaluz, cuyas relaciones con Ferraz siguen muy tensionadas, el portavoz en la cámara autonómica, Mario Jiménez, se ha adelantado a asegurar que el partido liderado por Susana Díaz apoyará sin fisuras al presidente del Gobierno ante la convocatoria de elecciones: “Tendrá todo el apoyo del PSOE-A y nos moveremos, como siempre hemos hecho, para contribuir al mejor resultado del partido en España”, ha asegurado.

Con el rechazo a estas cuentas quedan congeladas muchas de las medidas sociales aprobadas por el gobierno socialista abortando así la línea marcada por el PSOE para desmontar las políticas regresivas del PP en los últimos años.

Comentarios